¿Por qué me conviene pedirle prestado a una SOFOM?

SOFOM Crédito

Imagina que quieres venderle mermeladas a Wal Mart, el rey del retail. De entrada, tendrás que ingeniártelas para llegar frente al comprador, pero supongamos que consigues una cita. ¿Qué sigue? Pasar por un proceso de negociación de precio para ser autorizado y una auditoria para determinar tu capacidad de producción. Si logras pasar este primer filtro, hay que esperar a que Wal-Mart solicite su pedido.

Supongamos que ya solicitaron el pedido, el siguiente paso será entregarlo cumpliendo ciertos lineamientos del empaque, etiquetado y embalaje. También concertar una cita en el centro de distribución y esperar varias horas a ser recibido…

Una vez que cumples con los requisitos y Wal-Mart comienza a distribuir tus mermeladas en las tiendas seleccionadas, te dará 30 días para que desplaces tu mercancía. Si tu producto no cumple los pronósticos de venta, Wal Mart te regresará el sobrante , adicionalmente descontará de la factura los gastos de publicidad y te pagará 90 días después una parte de lo que facturaste.

Así es el vía crucis de los pequeños empresarios que tratan de vender en las grandes ligas y posicionarse en el mercado. Claramente, si tu producto pega ya la hiciste y podrás negociar mejores condiciones, pero se tiene que pasar por todo un proceso que involucra, mucho trabajo, esfuerzo y tiempo. A esto se le debe agregar una capacidad de financiamiento relevante para soportarlo.

Por el contrario, si quieres vender tus mermeladas en tiendas de abarrotes o restaurantes, tu proceso de venta se vuelve más sencillo. Después de conseguir una cita con el dueño o el encargado de compras y llegar a un acuerdo, podrás distribuir -sin tanto riesgo y procesos complejos- tus mermeladas para que las conozca el mundo.

Este proceso para vender mermeladas es similar al de solicitar un crédito. Las tasas más baratas –relativamente- las encuentras en los bancos, quienes tienen la capacidad de financiar menores tasas y mayores montos. Pero al igual que Wal-Mart, sus procesos son burocráticos, lentos y complicados. Además de que la probabilidad para que califiques todos los requisitos es baja y compleja.

Si no tienes la capacidad para calificar con un banco o no tienes el tiempo para esperar que se cumpla todo el proceso, existen otras opciones, cómo las SOFOMES. Los créditos que otorgan las SOFOMES benefician a los usuarios que necesitan dinero sin tantas complicaciones y de manera casi inmediata. Es mentira que las tasas son siempre altas, puedes encontrar de todo en este sector, inclusive debajo de las tasas de los bancos tradicionales, normalmente tienen condiciones de pago y esquemas de financiamientos más flexibles y adaptados a la realidad de cada PYME.

Existen 45 bancos (5 que controlan el 90%) y más de 1400 SOFOMES que realmente tienen ganas de que seas su cliente, acércate a una, te sorprenderá la velocidad, la flexibilidad y la creatividad de sus productos financieros. Y lo más importante, las SOFOMES vienen a ti, no tienes que ir a hacer colas a sucursales y esperar que salga tu numerito para que te atiendan.

Anuncios

¿Quién le teme a las Instituciones Financieras No Bancarias (IFNB)?

IFNB

El sector financiero no bancario es algo natural en todas las industrias financieras maduras y coexiste con el sistema bancario tradicional de manera eficiente.

El éxito del sector no bancario se debe a que se se encarga de atender y brindar distintas soluciones a todos aquellos usuarios financieros que los bancos están desatendiendo o que no atienden de manera eficiente.  En México hace 10 años este sector era micro, y aunque sigue siendo pequeño (en comparación con otros países), está creciendo y en constante evolución. Hoy ya representa el 2% del PIB del país.

Los bancos no deberían preocuparse  por este sector, pues como ya mencioné, los clientes de las instituciones financieras no bancarias, son aquellos que los bancos no toman a consideración tradicionalmente. Por esta razón me pregunto, ¿por qué las IFNB  arrastran una reputación de desprestigio?

Como en las empresas, siempre va existir la polarización entre las que actúan bien y las que actúan mal, es parte de la naturaleza de los negocios. No obstante, en el tema de las IFNB detecto un bombardeo agresivo desde el punto de vista bancario. Los bancos no quieren trabajar con este sector y los reguladores están buscando bloquearlo o cerrarlo.

Creo que en la interacción se atiende mejor al mercado, se desarrolla la economía y se genera más negocio para todos. Es latente que hay un mercado muy grande sin atender que pueden aprovechar todos los involucrados en el sector: sofomes, sofipos, crowdfunding, asesores financieros o cualquier institución que brinde soluciones financieras y que no sea un banco.

¿Qué le está faltando a las IFNB? Frente al sector bancario, que ya se encuentra bien posicionado, las IFNB son empresas relativamente pequeñas y en pleno desarrollo, lo cual complica que sean tomadas en cuentas de manera individual. La forma con la que las IFNB logran defender sus derechos, es a través de la formación de asociaciones que las protejan.

En esta fase el sector sigue poco engranado, México cuenta con nueve asociaciones que agrupan a las IFNB en diferentes especialidades, sin embargo, normalmente trabajan de manera independiente. No se correlacionan ni colaboran por un fin común en beneficio del sector.

Por lo tanto, para que siga madurando el sector financiero no bancario, es necesario crear un frente común de cooperación mutua y dejar a un lado las batallas que se generan dentro del mismo sector por temas de competencia. Es momento de colaborar con información, crear productos nuevos en conjunto y fortalecer recursos para ganarle batallas al sector tradicional.

Basta de ver en los medios la presión para reducir el tema de los crowdfundigs, las regulaciones estrictas que se les solicitan a las sofomes, el cierre de cuentas bancarias de parte de los bancos o la imposibilidad de abrir sofipos o cajas de ahorro. El gobierno debe dejar de perseguir al sector y ayudar a impulsarlo, es un tema de desarrollo de la economía.

Ahí esta el caso de Starbucks, (no voy hablar de la calidad del café) cuya entrada a México le dio un nuevo aire a la industria, generando una cultura cafetera, más mercados, más competidores y más clientes. Este panorama es lo que debería estar buscando el sector bancario y financiero tradicional.

En conclusión, el gobierno debe incentivar el crecimiento de este sector, las mismas IFNB deben unirse cómo gremio y los bancos deben impulsar su crecimiento y generar alianzas de negocios. ¿Por qué seguir siendo las ovejas negras del sector financiero? Un tema para reflexionar y superar, por que  hay con qué competir.

Papelito Habla

historial de crédito

 ¿Sabes cómo te evalúan las instituciones de crédito? Las sociedades de historial crediticio en México son conocidas como el Buró de Crédito y Círculo de Crédito.

El historial de crédito es un dato que se usa mucho, no obstante, en mi experiencia en el sector financiero, he percibido que a la gente no le queda muy clara su función.

La historia del Buró de Crédito y Círculo de Crédito en nuestro país no acumula los 40 años, pues son instancias relativamente jóvenes que poco a poco han ido madurando.

¿Qué función tiene el Buró de Crédito? Todos hemos visto instituciones financieras anunciado: te prestamos sin revisar buró o, por el contrario no te prestamos, si tienes mal historial en el buró. Dentro de esta dualidad muchas personas tienen la idea de que el Buró de Crédito es el malo de la película.

La realidad es que las sociedades de información crediticia, lo único que hacen es publicar la información que las instituciones financieras (bancos, aseguradoras o Sofomes) proporcionan sobre el comportamiento de sus clientes. No son buenas ni malas, sólo no le dicen al banco qué hacer. Comparten información crediticia, para que el sector financiero pueda tomar decisiones y evaluar si somos clientes confiables.

¿Es bueno aparecer en estás bases de datos? Claramente sí y más si tu historial muestra que eres una persona cumplida con sus pagos. ¡Presúmelo! Un historial de crédito positivo te abre muchas puertas, pero si incumples o te escondes de tus acreedores, las instituciones financieras van a negarte – sin explicación- tus solicitudes de crédito.

Cada día esta base de datos crece y produce más información. Hoy vivimos en la época del big data, donde el qué tiene más información manda. Por ello, las sociedades de información crediticia cada día adquieren más poder: no sólo conocen tu comportamiento de pagos, también conocen cada uno de tus movimientos financieros, tus trabajos y tus procesos legales. Estas sociedades le dan a los bancos a través de su historial, las probabilidades de pago de los solicitantes de crédito. Juanito Pérez, tiene una probabilidad de X% y en base a este porcentaje las instituciones financieras deciden los rangos de calificación para prestar o no prestar. ¡OJO! Se toman principalmente en cuenta tus comportamientos financieros de los últimos 12 meses.

El historial crediticio es una herramienta valiosa para los usuarios financieros responsables y también para los que por una u otra cosa incumplieron. ¿Es posible revertir la calificación en el Buró de Crédito? Sí, siempre y cuando se corrijan hábitos financieros, se cumpla a tiempo con los pagos, se busquen acuerdos para reestructurar deudas, etc.

Te dejo unos consejos:

  1. Es importante tener historial crediticio, aunque sea un producto financiero chiquito.
  2. Sé cumplido y si tienes un problema de pago, trata de llegar a un acuerdo.
  3. Revisa tu historial de crédito una vez al año y si vez alguna irregularidad aclárala.

Recuerda que papelito habla, los mexicanos tendemos a cantinflear, y dar mil pretextos y explicaciones para quedar bien, sin embargo, en el sector financiero todo se trata de la confianza y ésta se avala con tu historial financiero ¡Mejóralo! Te ayudará en venderte mejor.

Antilavado (Lavado de Dinero un Problema que nos Afecta a TODOS)

Lacado de Dinero

Cuando aparece una operación irregular relevante en el sector financiero, invariablemente se contaminan los procesos de los que operan correctamente. Esto sucede en el tema de las regulaciones que comprenden la Prevención del Lavado de Dinero (PLD).

Es un asunto complejo que afecta instituciones financieras (Bancos, Sofomes, Sofipos, etc), empresas e incluso cuentas personales. Es un tema impopular, especialmente en el sector financiero, pues las regulaciones han incrementado los costos operativos y de personal; pues se necesitan personas capacitadas en el tema que puedan prevenir, reportar y solucionar este tipo de irregularidades. Cómo ya había comentado, las regulaciones se han convertido en el pretexto ideal, para denegar créditos, cerrar cuentas o simplemente para hacer más difícil la vida entre usuarios e instituciones financieras. Claramente el tema regulatorio es de menos a más, y las regulaciones dependen de que tipo de institución eres y cómo te manejas. Entonces, me pregunto ¿De dónde nace todo este tema del PLD que afecta a todos?

Supongo que naturalmente ninguna institución, desea trabajar con dinero sucio proveniente de criminales o terroristas. Basado en que esa debe ser la ética en la se deben de manejar todo tipo de empresas, claramente no habría lugar para que los criminales llegarán al banco a decir “hola, quiero depositar dinero que proviene de actos ilegales”.

Frente a este panorama, “lobos disfrazados de ovejas”, el crimen y defraudadores se abrieron espacios con prestanombres, modelos de negocios, empresas y funcionarios corruptos. Obviamente a ésto los gobiernos y las mismas instituciones financieras de todo el mundo tuvieron que reaccionar, creando regulaciones para la PLD, para proteger a los usuarios y a las mismas instituciones financieras.

La columna vertebral de estas reglas de PLD, no son ciencia oculta, de hecho se basan en tres fundamentos principales:

  1. Conocer al cliente, ¿A qué negocio no le gustaría conocer a su cliente mejor?
  2. Armar un expediente del mismo cliente ¿Quién no quiere tener su base de datos e información del cliente actualizada?
  3. Comunicar todo lo que parezca extraño, notificar todo lo que se salga del rango de operaciones normales. Este es igual el mas polémico, pero de esta manera, se conecta un sistema gubernamental-financiero que ayuda a proteger que el dinero sucio no entre a los negocios.

La parte conflictiva del tema regulatorio es que el gobierno solicita certificaciones saca nuevas reformas y regulaciones de manera constante y a veces desconectadas de la realidad de cada sector y no tiene la experiencia, ni al infrastructura para llevarla a cabo de manera adecuada.

Ejemplo en el proceso de certificación de oficiales de cumplimiento del sector bancario sólo aprobaron el examen 30% y era una obligación que todos los oficiales de cumplimiento de bancos tuvieran que pasar, ¿qué va pasar con los que no lo lograron?

Los reguladores no se conectan entre ellos, ni los nacionales, ni los internacionales a pesar que muchas veces el dinero se mueve a nivel internacional, lo cual genera ineficiencias y contradicciones. México todavía esta en pañales, para enfrentar al 100% esta situación y aunque esta avanzando, (algo que debería ser positivo) esta siendo un dolor de cabeza para las instituciones financieras y los que pagan los incrementos de costos de operación de estas regulaciones y la ineficiencia de estos procesos son los consumidores honestos.

La regulación y el PLD, no debería ser un tema negativo, es necesario, ya que nadie quiere relacionarse con actos ilícitos, sólo se necesita trabajar en la falta de conexión total que existe actualmente entre gobiernos, instituciones y sociedad.