¿Por qué las mujeres acceden a un financiamiento más fácil que los hombres?

shutterstock_129032045

 

Las mujeres tienen un perfil de menor riesgo cuándo se habla de créditos. El género por si solo no es el diferenciador, la realidad radica en que las mujeres en México y varios países en vías de desarrollo se han convertido en el objetivo primordial de las microfinanzas y la base de la economía para eliminar la pobreza. La actividad microempresarial entre mujeres marca la pauta para desarrollar las economías locales, vía la creación de nuevas empresas, fortalecer las existentes, y buscar ingresos adicionales para la economía familiar.

Las microfinanzas se han convertido en el vehículo financiero de las mujeres para incrementar y forjar su patrimonio a través del tiempo, principalmente en zonas rurales y semiurbanas. Esta actividad está enfocada a la idiosincrasia natural del género. Esto tiene que ver, históricamente -aunque no es una regla- que la mujer tiende ser la que se queda en el hogar. Es decir, normalmente la maternidad funge como un vehículo motivador, de lucha y de desarrollo que genera una responsabilidad natural en la mujer. Lo cual traducido a un perfil de riesgo, genera más constantes para las entidades financieras a la hora de evaluar un crédito.

Está naturaleza de esfuerzo por sacar adelante a su familia, genera un motivante que muchas veces no es tan arraigada en los hombres. Por ejemplo, si vemos en las migraciones, normalmente el que migra es el hombre -aunque tampoco esto es una regla- pues regularmente tiene el perfil de proveedor y está necesidad lo desarraiga del hogar. En cambio la mujer, es más difícil que migre ya que se que queda a cargo de los hijos y el hogar. Situación más relacionada a costumbres del pasado, que cada día cambia más a un nivel mucho menos diferenciado.

Estás son algunas de la razones por las cuales las mujeres cuentan con mejor score como sujetos de crédito:

De acuerdo con el INEGI, 25% de los hogares tiene como cabeza de familia a una mujer, 38.5% de la fuerza laboral en México es mujer y 62% de los mexicanos prefiere tener como jefa a una mujer.

En la banca social, el enfoque va principalmente dirigido a las mujeres, especialmente en zonas rurales. La sociedad ha orillado cada vez más a que la mujer se desenvuelva activamente como microempresaria. Optan por sacar provecho de sus talentos –más detallistas- dentro de las empresas o comercializando productos de todo tipo. Tienen un motor natural de generación de trabajo por objetivos que incrementan su competitividad empresarial.

Hoy en día México cuenta con alrededor de 4 millones de mujeres emprendedoras, el impacto que tienen en la economía es de gran alcance. Las instituciones financieras tenemos las tareas de brindarles soporte a sus aspiraciones y ayudarlas a crear negocios con una ventaja competitiva clara.

 

Anuncios

El estrés financiero de tus trabajadores, afecta tu rentabilidad como empresa

 

c30504e5-8a9c-4d65-9ab5-3105e6fdf580

La realidad financiera de los empleados afecta en gran medida la productividad y estabilidad de las empresas. Es un tema al que los empresarios no son sensibles -tal vez- por la diferencia entre el perfil del patrón y el del trabajador. Pero el empresario puede resolver el estrés financiero de los trabajadores y generar un mejor ambiente de trabajo para que sus empleados se desarrollen, sean más eficientes y adquieran permanencia.

Qué genera estrés financiero en tus trabajadores:

  • Falta de educación financiera.
  • Tener una necesidad financiera y no saber dónde resolverla, los bancos tienen horarios iguales a las horas laborales, y el trabajador no quiere pedir un permiso para eso.
  • Sobreendeudamiento en productos de consumo.
  • Endeudamiento por cubrir gastos corrientes.
  • Deudas con prácticas de cobranza agresiva.
  • Pedirle prestado al patrón o a un compañero de trabajo.
  • Participación en tandas con compañeros de la oficina.
  • Cuando familiares que viven en tu casa adquieren deudas sin control.

Las estadísticas señalan que la antigüedad laboral en las empresas oscila entre los 2 y los 4 años. Cada vez es más complicado que la gente haga carrera dentro de las empresas. Este es un punto que los empresarios deben desarrollar con detenimiento. En la actualidad, las estrategias de remuneración deben adaptarse a las necesidades de los empleados. Hoy en día el perfil generacional, es decir, el millennial, no tiene las mismas motivaciones que tuvo el baby boomer o la generación X. La pirámide de Maslow ya no es punto de partida para determinar cómo cubre sus necesidades el trabajador. Esta falta de estrategia impacta al empresario, pues la falta de conexión con su capital humano la ve reflejada en costos y en la rentabilidad del negocio.

¿Cómo resolverlo? En primer lugar se tiene que comprender dónde radica el estrés financiero. Hay que ponernos en los zapatos de los trabajadores y entender la idiosincrasia socioeconómica de la gran mayoría. Si nos vamos al nivel del personal operativo, encontramos que es una realidad la falta de educación financiera, pues desconocen como administrar su cartera, sus flujos de dinero, sus incentivos y ya ni se diga el saber cómo funciona un crédito o una tasa de interés.

La falta de conocimiento de conceptos financieros básicos lleva muchas a veces al trabajador a tomar malas o repentinas decisiones financieras. Entre menos cultura financiera, menos acceso a productos financieros útiles y de calidad. Por ello, vemos que mucha gente cae en las trampas -por ejemplo- de comprar Televisores en “pagos chiquitos”, que elevan hasta 8 veces el precio del producto y que si no hay constancia, provoca un sobreendeudamiento. Y es exactamente el sobreendeudamiento, el factor clave del estrés financiero. Cuando ya no le alcanza, lo primero que hará será pedir un aumento de sueldo. Si no lo recibe, comienza el descontento y a interrogarse si le conviene quedarse dentro de la empresa.

El empresario no puede estar cubriendo este tipo de necesidades, pero las debe de tomar en cuenta. El estrés financiero es una las causas principales de rotación de personal y genera costos adicionales en reclutamiento y capacitación. Propicia el 20% de las incapacidades del personal, debido a la presión psicológica que se vuelca en malestares físicos. Todo esto adicionalmente al problema de inasistencia que merma la productividad de la empresa. Por ello, hay una obligación por parte de los empresarios de reducir el estrés financiero, generar alternativas y evitar que utilicen canales clandestinos, como prestamistas o métodos de dinero fácil cómo las famosas “tandas”.

Si quieres empezar a crear una diferencia entre tus trabajadores para que mejoren su desarrollo, calidad de vida y permanencia, debes contar con un plan estratégico de remuneración como sistemas de cajas de ahorro, acceso a crédito de nómina controlado e incentivar la educación financiera. Muchas SOFOMES se especializan en dar soluciones financieras de Capital Humano con beneficios agregados, te sugiero acercarte a una.

El estrés financiero de los trabajadores es un tema que al ponerle atención puede elevar la productividad del negocio. Finanzas sanas, relaciones laborales largas.

OJO: no porque el banco te preste como empresario a tasas muy atractivas, quiere decir que tus trabajadores pueden acceder a ellas, así que nunca compares estás condiciones con las mismas con las que resuelves tus necesidades financieras como empresario, ésto adicional a que estadísticamente el trabajador promedio, no le gusta ir a la sucursal bancaria, además de que no tiene tiempo.

La banca tradicional y las Pymes están desconectadas, Esto Tiene Que Cambiar….

 

nota pymes

Los usuarios de los productos financieros vemos que la publicidad de los bancos promociona productos pyme, atención pyme y a emprendedores. Lo cual nos hace asumir, que la banca está brindando productos y servicios financieros, principalmente de crédito, al sector. Pero la realidad es que los bancos y las pymes están desconectados, estadísticas del Banco de México arrojan que sólo alrededor de un 10% de los créditos que otorgan los bancos es para el sector pyme. Lo chistoso es que las pymes representan más del 80% de las empresas en México y generan más del 70% de los empleos del país.

Hablando con empresarios pyme, me topo con que muchos de ellos no consideran a los bancos como fuente de financiamiento, porque los procesos son lentos y complicados, la tasa de rechazos es alta por la mala atención que reciben. Las pymes ven a los bancos como vehículos para hacer pagos de nómina y para administrar sus cuentas de cheques, son muy pocas las que los ven como su fuente de fondeo principal. El 90% del financiamiento de las PYME´s son los proveedores y F&F (familia y amigos), que normalmente son fuentes limitadas y de corto plazo.

Como ya he comentado en otras entradas, la naturaleza familiar, poco institucional y algunas veces informal de las pymes es el principal obstáculo para recibir crédito. Y los bancos no saben leer está naturaleza o no quieren hacerlo. Por tal, basado en está premisa ¿Por qué nos saturan con publicidad de crédito pyme, si el sector está muy mal atendido?

El gobierno está incentivando y medio obligando a que parte de la cartera de los activos crediticios de los bancos este colocado en el sector pyme. Es por ello que vemos publicidad para este sector, pero claramente con una participación del 10% es más que obvio que a los bancos no les interesa o no están pudiendo otorgar crédito a las pymes. Los bancos prefieren colocar créditos en transnacionales y en el gobierno, además de su negocio altamente rentable de cobrar comisiones por todo, naturalmente las pymes como clientes de crédito bancario son consideradas como clientes de alto riesgo. Y es válido, entre otorgar un crédito de 100 millones a una empresa grande a 100 créditos de 1 millón a empresas familiares, los bancos lógicamente preferirán el que les aporte mayor ganancia, menos riesgo, menos trabajo y menos costo. Sin embargo, si la base de la economía se basa en las pymes, no podemos seguir en la misma situación, las cosas deben de cambiar, o los bancos cambian (lo cual va ser difícil para los bancos tradicionales, porque ya son estructuras muy grandes, consolidadas y que además ganan mucho dinero) o los nuevos jugadores financieros, bancarios y no bancarios se enfocan en atender a este sector con nuevos productos y creatividad o las pymes evolucionan creando nuevas soluciones para cubrir su necesidad.

¿Cómo puede cambiar este panorama?

Volteando a ver a otros sectores financieros no bancarios como las SOFOMES.

Sí se enfocan en las pymes, las ven como clientes viables, son creativos y más flexibles, Cualquier SOFOM afiliada a la ASOFOM está enfocada en atender PYME´s. Esto indirectamente crea una punta de lanza de desarrollo de pymes financieramente, para que en un punto puedan calificar para acceder a crédito en los mismos bancos.

También encontramos modelos no bancarios, para resolver esta necesidad en startups de Fintech y vehículos de Crowdfunding; que están revolucionando la forma en que las pymes están accediendo al financiamiento.

En el Reino Unido 15 de cada 20 pymes se financian a través de empresas de financiamiento alternativo. La evolución del sector financiero enfocado en las pymes debe cambiar drásticamente: por un lado el gobierno debe incentivar la competencia financiera para brindarle al usuario más opciones, y por otro lado, el sector tradicional debe cambiar su modalidad y correr riesgos.

Los bancos deben dejar de tratar a las pymes como clientes físicos y las Pymes deben dejar de voltear a ver a los bancos únicamente. Hoy en día existen en México una infinidad de modelos desarrollados. Hay oportunidad, y como dicen ¡La cosa, es buscarle!