¿Por qué México necesita el “Sector Financiero NO Bancario”?

shutterstock_247151437El sector bancario está constituido por 45 instituciones de banca multiple que se concentra en 5 grandes bancos, los cuales controlan prácticamente el 90% de los activos. 4 de ellos son extranjeros y permiten que las principales decisiones estratégicas sean tomadas fuera de nuestro país, acción que no es mala en nuestro mundo globalizado, simplemente tienden a tardar mucho y eso nos afecta como usuarios.

Esto me lleva a poner atención en el “Sector Financiero No Bancario”, pues nace, sirve y vive para cubrir aquellos huecos que las grandes empresas no están aprovechando. Tienen más flexibilidad, se mueven rápido, toman riesgos, desarrollan nuevos mercados y retan los modelos tradicionales para tomar la misma posición y porcentaje de mercado de los grandes bancos y corporaciones. El Sector Financiero NO Bancario se obliga a entender al cliente para poder entregar un mejor producto, un mejor servicio, que sea adaptable, flexible y de mejor calidad. Pero como no siempre presentan un mejor costo, entonces buscan crear nuevos ambientes de competencia, nuevos mercados, distribuyen el Pie y crean nuevos espacios de mercado.

Los primeros incursores del Sector Financiero No Bancario motivaron a muchas empresas a tomar el riesgo e incitaron a muchos empresarios que no eran del Sector Bancario a ingresar al mismo y desarrollar la industria. Por ejemplo, la entrada de Compartamos Banco como una ONG, que terminó siendo una SOFOM y luego banco, fue la primera empresa de Microfinanzas en obtener y lanzar su IPO con un resultado extraordinario. Hoy en día esta empresa Mexicana, es un banco de microfinanzas que ingresó a Bolsa en el año 2005, generó gran éxito en México y a nivel mundial pues desarrolló un sector y creó una industria. Después de su éxito, hubo muchos seguidores que comenzaron a atender a una sociedad que estaba hasta ese momento ignorada por cualquier modelo bancario.

Varias historias de éxito se gestaron entre las SOFOMES y las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en el Sector de Arrendamiento y Financiamiento a los Activos, lo que generó muchos copiadores de su modelo de negocio. Esta situación hizo que muchos Bancos voltearan a ver ese segmento que en México se encontraba prácticamente por los suelos. Otro ejemplo de disruptores lo encontramos en el sector de crédito nómina donde dos grandes precursores, desarrollaron un negocio impresionante que generó repetidores en sectores que los bancos tenían, pero claramente, no estaban atendiendo. Este sector financiero brindó oportunidades principalmente a quienes eran los más desatendidos por los bancos -que representan entre el 80% y 90 % de la población- pero no para brindarles una cuenta de ahorros, sino servicios electrónicos, crédito, arrendamiento, factoraje etc. Todos estos modelos generaron una industria que en 2014 tenía 5,000 instituciones financieras bancarias. Hoy en día, esta cifra se ha reducido dramáticamente por temas regulatorios, pero el total de los activos que administran las SOFOMES representa actualmente cerca del 5% del PIB del país. Cada vez vemos más bancos intentando utilizar este modelo ya sea comprando SOFOMES o incursionando en estos sectores de la población mal atendidos.

Otro modelo muy exitoso en países como Inglaterra y Estados Unidos que está empezando a surgir en México es el de crowdfunding. Es un modelo donde le dan oportunidad, tanto a la gente que tiene recursos como a la que necesita financiamiento. Más que instituciones financieras son empresas de tecnología que conectan al que tiene dinero con el que necesita dinero y eso genera un ganar – ganar. El que tiene dinero puede obtener rendimientos que ningún banco le pagaría y el que está necesitando dinero obtiene préstamos a tasas que los bancos tampoco están dispuestos a otorgar. Este modelo viene a disruptir la forma en la que hacemos banca. No desestimo que en unos años tendrán mucho éxito, lo que generará muchos seguidores y dará pie a una industria consolidada en que los mismos bancos querrán -de nuevo- participar.

Otro modelo son las SOFIPOS, que aunque no ha tenido un gran éxito que genere un ¡Bum! han logrado demostrar que en el sector popular y rural, el ahorro es una necesidad y un producto que la gente consume. En años anteriores se estimaba que la gente de bajos recursos no ahorraba en lugares formales, pero no porque no quisiera, sino porque en los lugares donde radicaban, a los bancos no les interesaba estar. Las SOFIPOS han creado modelos de ahorro formal para toda esta gente y han descubierto una necesidad y un mercado impresionante que todavía no han logrado cuajar en un modelo de negocios exitoso que genere muchos seguidores, pero han destapado una necesidad que hay en el mercado.

Como cualquier industria, los pioneros siempre vienen a disruptir y a cambiar los modelos de negocios. Sacuden a las grandes empresas para que mejoren, para que cambien o para que mueran y permiten que nuevos jugadores generen nuevas industrias con beneficios para el usuario y para las mismas empresas. El empuje tecnológico ha generado que la industria de las finanzas y la tecnología estén desarrollando nuevas actualizaciones donde surgen aplicaciones, y nuevas formas de hacer banca.

Una Industria Financiera No Bancaria mueve a las tradicionales y al final genera nuevos mercados, nuevos usos y costumbres. En México tenemos un tema de pobreza y desigualdad grave, la mejor solución para desarrollar crecimiento y bienestar en cualquier economía no vendrá del gobierno. Será a través del comercio, a través del desarrollo de las industrias y de elevar la economía de la población común y corriente desarrollando nuevas empresas, generando riqueza, y generando empleos. Es por ello que necesitamos un Sector Financiero NO Bancario.

6 pasos que todo empresario debe seguir ante una crisis económica.

pretmex-Ante la situación económica que estamos viviendo ¿Qué debemos de hacer los empresarios?, ¿Cómo deben reaccionar las empresas? Aquí les dejo seis puntos que todo empresario debe realizar para hacer frente a esta crisis:

1.- No apanicarse con las notas de prensa.

La economía son ciclos, siempre habrán subidas y bajadas. Las noticias que nos llegan normalmente tienen un tema de catastrofismo porque es lo que vende la prensa. No es una crisis igual que las del pasado, la situación económica de México es mucho mejor que en circunstancias anteriores y la proyección de México -indistintamente del petróleo- es positiva. Es cierto, estamos viviendo un ciclo económico de estrés que impacta en las tasas y en el tipo de cambio, sin embargo, somos socios de una de las naciones que más está desarrollando y creciendo que es Estados Unidos. El horizonte no es color negro, la economía se estabilizará y las métricas macroeconómicas se recuperarán.

2.- Conoce dónde estás parado, dónde estás fuerte y dónde débil.

Analiza cada uno de los costos y gastos que tienes en tu negocio. Revisa tus presupuestos, detecta cuáles costos o gastos pueden tener impactos por tipo de cambio o por tasa de interés variable. Detecta también cuáles son probables que incrementen en el mediano plazo. Así mismo, analiza tus fuentes de ingresos, ubica qué clientes son recurrentes, cuáles son sensibles a tipos de cambio, cuáles les afecta y cuáles se benefician. La tarea es ubicar tus puntos de riesgo y oportunidad.

3.- Reduce costos y gastos.

En un mercado pragmático, al subir mis costos, subo mi precio de venta. Pero a veces la competencia o el canal no lo permite. Lo que tengo que hacer es no voltear a ver mi precio de venta sino voltear a ver esos costos o gastos.

  1. Lo primero es cerrar filas, reduce todos tus gastos y costos superfluos, todos los excedentes, todo lo que no creas que impacte directamente a tu productividad.
  2. Negocia con los proveedores que facturan de dólares un precio en pesos, si no se puede lograr, busca cotizar coberturas con un banco o instituciones financieras. Estas coberturas te dan una seguridad para bloquear el tipo de cambio según tu proyección de compras, tus ordenes de compras o tus requerimientos de dólares. Eso te ayuda a que si hay una devaluación mayor no te afecte más, lo puedes controlar y lo puedes presupuestar.
  3. Si ves que no puedes negociar con tus proveedores el precio en pesos y te es complicado llegar a cotizar una cobertura con una tasa de cambio, te sugiero que salgas a buscar nuevos proveedores. No importa que tu proveedor lleve 30 años trabajando contigo, que sea eficiente y confiable, tienes que buscar alternativas para hacer frente a un incremento de gastos. Siempre hay opciones de proveedores sustitutos, muchas veces en las empresas caemos en la zona de confort con los proveedores de siempre y nos cegamos a nuevas opciones. Si tienes que hacer frente a un tipo de cambio crucial, más vale que tengas opciones.

4.-Revisa tus financiamientos.

Ubica perfectamente cuáles de tus financiamientos -que tengan tasa variable- puede impactarte con un incremento. Analiza perfectamente que líneas de crédito son las que más te cuestan y entonces enfoca a pagar o enfoca el recurso a ir liquidando o las deudas de menor plazo y más caras.

Si no cuentas con líneas o créditos autorizados, es buen momento para salir a buscar. Es de suma importancia que en épocas de estrés económico tengas procesos de crédito o financiamiento abiertos, idealmente una línea de crédito revolvente, que no te cueste si no usas. El acceso a financiamiento es una herramienta que siempre juega a favor en las épocas de crisis, tanto para hacer frente a un momento de baja liquidez, como para aprovechar oportunidades de compra o adquisición. En épocas de estrés siempre gana el que mayor liquidez tiene.

5.- Vender, Vender, Vender.

En momentos de estrés, todo mundo tiende a frenarse, a cuidar lo que tiene y a eliminar los gastos de ventas y publicidad. No recomiendo ahorrar en aquellos rubros que ayuden a la prospectación de clientes. En tiempos de crisis es cuando más se tiene que salir a vender, es una época de oportunidades, las ventas son el motor de cualquier empresa y donde mayor energía se debe dedicar. Adicionalmente, el tipo de cambio en las ventas se vuelve una oportunidad más que un problema, aunque considero que el mercado local tiene fuerza a pesar de todo, no te limites a tu mercado local, en el extranjero hay muchas oportunidades y no es tan difícil de encontrarlas en este mundo global en el que hoy vivimos. Invierte en redes sociales, acércate a las oficinas comerciales de las embajadas, navega en internet, hay mucho potencial de venta para productos mexicanos.

Crisis Financiera ¿Cómo nos afecta realmente?

recession3En los últimos días hemos visto en las noticias la devaluación del peso, la caída del precio del petróleo y movimientos en las bolsas. Un panorama que tiene a la gente preocupada y hace oír voces que proclaman ¡El fin del mundo se acerca! En mi opinión, debemos informarnos antes de entrar en la histeria colectiva. ¿Es una crisis? sí ¿nos afecta directamente? no. Es falso que están reviviendo los fantasmas de la crisis de los 80’s o del ‘94. Estamos en una situación financiera totalmente diferente.

Primero que nada debemos de calmarnos y dejar de estresarnos. No tenemos que salir a comprar dólares o bienes raíces como estrategia de inversión. En primer lugar toda esta variación económica (Volatilidad) se genera por el mismo nerviosismo colectivo, que al final es porque nadie sabe que va pasar y eso genera que la gente tome decisiones con miedo. Hay que entender, que toda la información nos llega a los terráqueos (“no banqueros”) a través de la prensa y desgraciadamente la prensa vive y vende a través de las notas alarmistas. Basado en esto, toda la información que recibimos tiene un tono catastrofista y genera la paranoia colectiva de crisis financiera.

La realidad es que así es el ciclo económico. Hay buenos momento y hay malos momentos. Aunque vemos el tipo de cambio a la alza, este aún no se ve reflejado en la inflación (hoy en día está relativamente controlada), pues el efecto secundario hacia el consumidor común es mínimo, aunque seguro los precios de algunas cosas van subir. Pero desde el punto de vista macroeconómico, el efecto no se ve reflejado porque ya no somos un país importador per ce, somos un país productor. En el mismo petróleo, somos un exportador, pero también somos un importador de gasolinas. El 80% de la producción del petróleo del país, se convierte en gasolina. Entonces se compensan, es decir, el ingreso que no le llega al gobierno por venta de petróleo, le llega por venta de gasolina. Mientras el tipo de cambio no vaya acompañado de una alza a la inflación, no hay nada que nos genere un impacto a corto plazo, que aunque al final termine impactando algunos productos, tampoco es que genera un problema que no se pueda resolver o ajustar con el tiempo.

México, se está volviendo un país competitivo y como ejemplo tenemos a la industria automotriz o aeroespacial que esta anunciando inversiones multimillonarias para traer plantas de producción al país, infraestructura, trabajo, etc. Vemos muchas industrias que originalmente se habían ido a China por el tema de precio, hoy regresan a México. Estados Unidos se está fortaleciendo como nación, proyectándose económicamente robusta en los próximos años. ¿Qué creen que le va pasar a uno de los principales socios de las economías más fuertes? Pues efectivamente nos empujará positivamente hacia delante, con mejores oportunidades de negocio y más inversión de largo plazo.

La crisis actual es un reto. Si eres una empresa que se dedica a importar materia prima, te está poniendo en aprietos con la utilidad. Hay dos opciones: o subir los precios -lo cual hoy en los mercados globalizados no es un camino muy viable- o la otra es trabajar internamente tus procesos y reestructurar un poco el negocio.

Los momentos de crisis nos retan a salir de nuestra zona de confort y a pensar en mejores formas de optimizar nuestros negocios. Nos obligan a buscar oportunidades en los mercados internos y a desarrollar la economía local lo cual nos beneficia a todos. México esta fuerte y hoy más que nunca tiene lo necesario para derrotar a la crisis.

Las crisis, no son zonas de peligro, son de oportunidad, si te afecta directamente tómalo como una oportunidad de replantear tus costos, procesos, al final los cambios bien enfrentados te llevan a mejores posiciones, pero si quieres seguir haciendo lo mismo, como siempre lo realizas, el futuro no es muy optimista para ti. Y si no te afecta directamente, abre bien los ojos que habrá muchas oportunidades para hacer negocio.

¿Qué necesito saber antes de pedir un crédito?

pret

Muchas veces la gente tiene necesidad de un financiamiento, no obstante, llenan la solicitud de crédito sin revisar previamente si cuentan con los requisitos para calificar a éste. Ya seas un emprendedor, una pyme, un empresario o un simple mortal, debes contar con una serie de requerimientos para acceder a crédito. ¿Qué necesitas revisar antes de solicitar un crédito y no perder tu tiempo?

El proceso de solicitud de crédito en cualquier institución financiera, va a requerir dedicarle tiempo – desde la generación de información hasta la entrega de documentación- y el tiempo es muy valioso, así que debes tomar en cuenta qué necesitas preparar para tener más probabilidad de acceder a un crédito. No hay una regla general, el universo de las distintas opciones de las entidades financieras que dan crédito en México (Bancos, Instituciones financieras no bancarias como SOFOMES, crowdfundings, cajas de ahorro, Fondos del Gobierno, etc.), más o menos van a revisar las mismas cosas, aunque cada una tiene sus propias características a evaluar.

Desde el punto de vista de empresas, hay algunos requisitos fundamentales que todos revisan: en primer lugar es como te has comportando ante otras deudas, tanto de tu empresa, como de sus representantes legales y/o accionistas. Esto se hace por medio del Historial Crediticio, en México se puede hacer a través del Buró de Crédito (http://www.burodecredito.com.mx ), del Circulo de crédito (http://www.circulodecredito.com.mx) o revisando con tus proveedores tus costumbres de pago. Como ya he mencionado en blogs anteriores, los mejor que puedes hacer para tener conocimiento de tu historia, lo mas importante es ser responsable y ser honesto. Es decir, si por alguna razón dejaste de pagar el SKY, el celular, la tarjeta de crédito, etc. y eso hace que aparezca mal tu historial, es importante mencionarlo a la institución, al final ellos detectan cualquier irregularidad. Es mas fácil para la institución financiera entenderte bien para brindarte la mejor solución y si tienes un caso grave de deuda, lo mejor es solucionarlo o al menos iniciar una negociación con tu acreedor, lo cual será importante dar a conocer en tu proceso.

No significa que tener algún tropiezo en historial crediticio, significa que nadie te va prestar, efectivamente los Bancos no van a ser tu camino ideal, ya que cualquier incidente para ellos es motivo de declinación. No van a ser muy abiertos a entender los porqués del tropiezo, pero no es tan estricto en las instituciones financieras no bancarias (ejemplo SOFOMES) donde podrás encontrar esquemas más flexibles y contar con más tiempo para entenderte a ti y a tu negocio.

Por ejemplo, las SOFOMES, cuentan con esquemas de reestructuración de deuda, que te ayudan a mejorar tu historial crediticio a través de liquidar tus deudas por medio de una negociación, para que puedas solicitar crédito nuevo -y si lo pagas bien- te ayudará a crear un mejor historial.

Es el principal requisito y aunque veas empresas que en su publicidad dicen que no revisan tu historial crediticio, es una mentira, todas lo revisan de una forma o otra. Mi consejo, muy personal, es que no te acerques a empresas que manejan ese tipo de mercadotecnia, por que puede ser una estafa. ¿Quién quiere prestarle dinero a alguien que no quiere conocer?

No significa que jamás accederás a crédito si tienes un historial negativo, simplemente eres una persona con más riesgo y no vas a ser candidato para muchas instituciones. Para las que lo seas, te ofrecerán tasas altas y te pedirán algún tipo de garantía. Y lo mas importante, el historial crediticio es una historia, por más mala que sea, siempre puedes escribir nuevas historias buenas, que entre más tengas serán más importantes que las malas.

El segundo requisito fundamental es el destino del crédito. ¿Para qué necesitas el crédito? Normalmente lo que más les gusta a las instituciones financieras es que el destino del crédito sea para algo productivo: un negocio, invertir en maquinaria, para capital de trabajo, etc., actividades que puedan generar rendimiento a ese crédito. Es importante que tengas un objetivo claro y productivo al solicitar el crédito. Entre más detallado mejor. Recuerda que si no tienes una meta fija, se considera como una solicitud de riesgo y es más probable que te lo nieguen. Otras de las cosas que revisan la gran mayoría de las instituciones financieras, tiene que ver con el negocio actual, es decir, no evalúan la idea, el proyecto o el futuro de tu negocio; le prestan a lo que tienes hoy, a tu presente. Van a voltear a ver tu flujo de efectivo en los bancos, tus estados financieros, tu capacidad de pago, etc.

Aunque gran parte del crédito es para iniciar nuevos proyectos o comprar maquinaria, las instituciones financieras normalmente no te pueden prestar por proyecciones de dinero que no generas aún. Evalúan la capacidad de ingresos y egresos de tu negocio actual. Así que en está etapa mantén preparados estados financieros de ejercicios anteriores o estados de cuenta bancarios (de todos los bancos que tengas), cualquier institución financiera va buscar cuál es tu fuente de pago ya que el riesgo para la institución financiera se basa en ello. Entre mayor flujo de dinero tienes, mayor es tu capacidad de pago, y mayor es el monto que te pueden autorizar. En caso de tener un negocio estacional e ingresos intermitentes, trata de presentar el mejor parte de tu ciclo económico o al menos donde se reflejen las bajadas y subidas. Si el banco te pide tres estados financieros, tu entrégale seis. Normalmente presenta una buena explicación y aquí te recomiendo visitar una SOFOM que va buscar entender mejor el ciclo de cada tipo de negocios.

En resumen lo que necesitas tener listo para obtener un crédito es: un historial de crédito positivo -no perfecto pero si con historias positivas- tener claro el destino del crédito y tener bien documentada tu capacidad de pago.

 Casi todas las instituciones financieras, te van a pedir una documentación básica: comprobantes de domicilio actualizado, identificaciones oficiales, actas constitutivas, altas en hacienda, poderes de los representantes legales, e información de los accionistas. Dependiendo de la institución algunas pedirá garantías adicionales, tipo un bien inmueble (casas, terrenos, edificios, etc) o mueble (coches, maquinas, etc) Así que antes de solicitar tu crédito, ten listo este expediente básico (y con copias) para que no pierdas tu tiempo. Porque el tiempo es dinero.