¿Y tú sabes cuánto vale tu empresa?

shutterstock_325650083Es una pregunta básica, muy importante y que pocos empresarios realmente pueden contestar. Los empresarios PyME o las Startup muchas veces no saben cuánto vale su empresa; sin embargo, es fundamental saber este dato y tener un sistema de evaluación.  Ya sea para saber cuánto valen tus inversiones o por si deseas levantar capital, vender o por si alguien te hace una oferta de compra o si alguien quiere invertir en tu negocio, tienes que saber de una forma fácil y rutinaria dónde estás parado o  si son oportunidades que hay que dedicarle tiempo o no.

Adicionalmente, tienes que saber el valor de tu empresa para ver cómo se ha apreciado el valor de inversión de tus acciones, para compararla contra otras empresas y poder valuar si lo que estás haciendo está dando resultados o no. Esta es una práctica muy común en los grandes corporativos -obligatorio en los que cotizan en la bolsa-  por lo que muchas veces las empresas y las riquezas de los grandes billonarios, se miden por la información pública del valor de sus acciones en el mercado, pero los empresarios PyMES que no tiene una ley de oferta y demanda para determinar el precio de su acción, entran en una disyuntiva de cómo valuarlo.

Entonces, ¿cuánto vale mi empresa?, ¿cómo valúo o cuánto estaría dispuesto a vender?

Existe una disyuntiva en general en referente a que a las PyMES les cuesta mucho trabajo determinar su valor, por falta de información generalmente. Aunque contablemente su valor está expresado en el capital contable de los estados financieros, la realidad es que ninguna empresa vale lo que dice su capital contable -sólo en algunos casos excepcionales- porque hay cosas que tienen valor como la marca, la infraestructura, el conocimiento, el posicionamiento, la experiencia, la red de clientes, o las bases de datos; pero normalmente no están expresados en los estados financieros y no se trata de mandar valuar estos intangibles para registrarlos en tu balance, porque normalmente estas valuaciones son poco claras y no se consideran tal cual, en una valuación para determinar el precio.

Al final la realidad es, que las cosas valen lo que el comprador está dispuesto a pagar.

En su mente, el empresario tendrá un número determinado y puede afirmar que su empresa vale miles, pero si el mercado está dispuesto a pagar pesos, su valor se convierte en pesos.

Entonces, ¿cuál es la técnica para determinar la valuación de una compañía? Normalmente son métricas referentes al número de veces de ventas al año, es decir, las ventas al año las multiplicas por un cierto número de veces. Otras métricas usadas es: Veces valor libros (es decir cuántas veces tu valor de capital contable) o veces utilidades. Y este múltiplo varia dependiendo el sector o la industria donde se desenvuelva tu empresa. De estas métricas, las más efectivas o reales son sobre datos reales e históricos fácil de comprobar, ejemplo las ventas del último año, ya que las que se basan en los estados financieros (valor libros o utilidades) en las PYMES son más complicadas, porque la mayoría de las PyMES manejan esta información de manera interna y no auditada, lo cual a un inversionista externo le cuesta más trabajo confiar.

Hay otras métricas que proyectan el valor de tu compañía basadas en presupuestos o en proyecciones tanto de las ventas como del valor del capital contable, en los ingresos que va a tener tu compañía o las utilidades que va a tener en el futuro. También puedes determinar una métrica de valor, basada en lo que creas que vas a vender; sin embargo, no es la mejor porque está basada en supuestos y en las hojas de cálculo (Excel) las ventas siempre van para arriba y todo está perfecto, ya que nunca he visto una empresa que pierda dinero en Excel. El Excel aguanta todo.

Entonces, ¿qué múltiplo es el que uso para mi compañía?

Tengo que conocer por cuántas veces multiplico las ventas o el valor libro de mi compañía. Hay empresas muy profesionales que se dedican específicamente a eso, entonces si ya estás en un proceso de venta o compra de una empresa, es importante que contrates a un equipo de profesionales y que inviertas para llegar a un número más exacto. Pero estos despachos no son baratos, por lo que si sólo quieres tener un aproximado para saber cuánto es el valor de tu inversión, no gastes dinero en un despacho profesional, lo puedes hacer tú mismo basado en estas técnicas.

PASO 1

Hacer un benchmark, el cual es un estudio de mercado de empresas similares a tu negocio en donde lo que tienes que buscar -más que empresas similares- son mismos giros para poder entender a cuánto valúa el mercado. Detecta las empresas que cotizan en la bolsa, entra a las páginas de internet de las casas de bolsa o a cualquier aplicación que informe de alguna compañía que cotiza en el mercado,  siempre va a tener una métrica de veces utilidades, veces ventas y veces libros. Esa acción significa que en el mercado de valores, cuántas veces vale ventas, utilidades y su precio en libros. Pero no te limites al mercado de valores de México, porque desgraciadamente todavía hay pocas empresas y no encontrarás de todos los giros. Consulta bolsas de Estados Unidos, Europa o Asia, y encontrarás empresas de todos los giros, que te darán una fotografía de cómo están las empresas. La clave es buscar de tres a cinco empresas, de preferencia las más conocidas -si hay conocidas en tu giro-, identificar las que coticen en la bolsa, ingresar a la acción donde cotizan y buscar estas tres métricas: veces ventas, veces libros y veces utilidades.

Existen muchas variables que juegan para sacar estos números, pero te va a dar una idea.

PASO 2

Dentro del benchmark realizado, busca los múltiplos más bajos o el promedio y ese podría ser un punto de referencia para sacar la evaluación. Sacarás tres números (x ventas, x veces libros y x utilidades) que son los rangos sobre los cuales podrás determinar el valor de tu compañía. Si quieres ser conservador toma el número más bajo, si quieres ser optimista el más alto.

Empresas de servicio

Para valuar empresas de consultoría o de servicio que dependen mucho de la persona que brinda el servicio, como las consultorías que dependen de los dueños o los consultores,  que cobran por honorarios o por proyecto, requieren una técnica adicional. Como son empresas que no tienen fierros, las proyecciones de ventas pueden ser muy volátiles porque funcionan mientras esté la parte intelectual desarrollando el servicio de consultoría, pero en el momento que deje de darse el servicio ya no se genera ingresos, entonces las valuaciones basadas en ventas o en valor libros e inclusive en utilidades son muy limitadas.

Esas empresas utilizan una práctica que hace referencia a que valen más o menos del 50% al 100% de la venta de un año -de las históricas, no de las proyectadas- y normalmente estas empresas no valen mucho más que eso, porque dependen de la persona, es como una forma de aterrizar la valuación. Se considera la facturación del año pasado y la empresa valdrá entre la mitad de la facturación del año y la facturación completa de un año. No se puede proyectar más veces ventas porque se depende de una gestión y la valuación no crece mucho.

Emprendedores o Startups

¿Cómo se evalúan las empresas de emprendedores que no tienen ingresos, que están en sus primeros meses de operación o tal vez ni siquiera han empezado a operar? Si mi empresa es un Startup o es una compañía nueva, necesito un inversionista, pero ¿qué porcentaje de mi compañía le doy? y ¿cómo reflejo?

Una de las técnicas que utilizan los emprendedores para valuar su empresa es proyectar los ingresos de los próximos 5 años y en base a eso utilizar las mismas fórmulas que explicaba anteriormente. Sin embargo, en las hojas de cálculo la empresa siempre gana porque difícilmente se proyectan pérdidas, entonces es muy fácil exagerar en las ventas para generar que la evaluación sea alta. Muchas veces los inversionistas ven esto y se espantan.

Una forma en la que los emprendedores pueden levantar dinero sin saber cuánto vale su empresa es a través de “Notas Convertibles” es decir, como nadie tiene ni idea realmente cuánto vale la empresa, debido a que todo es proyección o supuesto, la nota convertible es una deuda a una tasa establecida (normalmente baja) la cual al momento de que la empresa ya empieza a operar o a generar ingresos o cuando se haga un primer levantamiento de inversionistas institucional, tu deuda (Capital y los intereses acumulados) se convierten en acciones a la valuación que se determine en el futuro, menos un descuento x, esto hará que el dinero del inversionista, si la empresa tiene éxito, que se aprecie su inversión por arriba de cualquier deuda, recibiendo un premio importante. Para ambas partes se vuelve fácil de documentar ya que sólo se hace con un contrato, un contrato de préstamo con condiciones de cómo se convertirá en capital, no hay que gastar ni en valuadores, ni en notarios para iniciar y el emprendedor captaría a los inversionistas, que prácticamente les gustó la idea.

Cuando los inversionistas aportan cantidades importantes, muchas veces pueden requerir sillas en el consejo, es decir, estar involucrados en la toma de decisiones estratégicas, incremento de capital, entrada de un nuevo socio, venta, etc., entonces vas a requerir de su permiso. Existen algunos inversionistas que son pasivos y se van a sentar a ver cómo funciona el negocio, estos son los que prácticamente creen ciegamente en lo que presentaste o en el emprendedor.

Emprendedores, mis consejos, cuando necesiten levantar capital y meter nuevos socios:

1.- Es importante que el socio que metes en tu compañía, entre menos operativo sea, mejor.

2.- Cuando una empresa está en una fase Startup, sí necesitas consultoría pero también necesitas que te dejen las manos desatadas para poder operar, moverte y tomar decisiones. Si el inversionista quiere amarrarte mucho la toma de decisiones, no sólo las estratégicas sino también a nivel operativo, es peligroso porque te puede limitar el crecimiento.

3.- Si el inversionista quiere involucrarse en la toma de decisiones estratégicas muy puntuales, es válido y es inclusive sano.

4.- Entre menos socios tengas es mejor. Evita tener muchos socios, entre más socios tengas, más te estás diluyendo. Indistintamente de tu proceso de venta, te conviene aguantar lo más que se pueda con tus accionistas iniciales hasta llegar a un punto donde si realmente requieres realizar un levantamiento institucional y si valga la pena diluirte un poco más pero porque ya la empresa vale mucho más, en una fase inicial donde todavía no hay ingresos es carísima la dilución.

Anuncios

¿Por qué es bueno el fraude a Fondeadora?

shutterstock_423871108¿Por qué es bueno el fraude que cometió la empresa Foodies a Fondeadora? ¿Cómo puede ser bueno para el sector el tropiezo de este crowdfunding?

Muchos pensarán, “cómo va a ser bueno” es una mala noticia que puede ahuyentar a los emprendedores y a los inversionistas. No obstante, yo considero que es una buena noticia por las siguientes razones:

  1. El hecho que exista un primer fraude -en el que un cliente no pagó y defraudó a una plataforma- está demostrando que el negocio empieza a funcionar. Efectivamente, hay clientes que no pagan y eso ayuda a consolidar la industria. Claramente, a nadie le gusta perder su dinero y las personas de la plataforma tampoco van a estar contentas por este fraude, pero es innegable que ocurren estos casos cuando el número de operaciones es tal que el sector empieza a consolidarse y conformarse como industria. No existen los negocios de préstamo donde todo sea perfecto, ni para bancos, instituciones financieras ni para la financiación colectiva. Siempre existe un riesgo y que eso haya sucedido nos deja claro que es parte del juego y, efectivamente por eso se puede ganar dinero.
  1. Siempre que hay un tema de préstamo, existe un riesgo, por eso te pagan una tasa de interés, la cual va relacionada con el riesgo del negocio. Entre más riesgo, mayor será la ganancia. En todas estas plataformas existe un riesgo latente a que algunos créditos no te los van a pagar, para ganar dinero debes invertir en muchos, pulverizar tu dinero en inversiones con diferentes riesgos. Al final tendrás inversiones donde perdiste (como el caso de Foodies) e inversiones donde ganaste. Ese debe ser el modelo de negocio que ayudará a que el mercado se consolide.
  1. Cuando hay un escándalo o un fraude -y que se viraliza en redes sociales- las autoridades se ponen nerviosas y quieren controlar todo. Actualmente, está pendiente la Ley Fintech, la cual conformará las reglas básicas de operación para mitigar fraudes. Por lo que lo que ocurrió con Fondeadora, al haberse dado a conocer en redes sociales, va a empujar a las autoridades para que saquen más rápido la regulación para estas plataformas. Ojalá que la regulación no mate el negocio, ya que en ocasiones cuando las autoridades quieren meterse a regular hacen leyes que bloquean o amarran las manos de la operación.
  1. Debido a que estas plataformas se basan en redes sociales y el caso de Fondeadora se viralizó en éstas, la foto del defraudador ha recorrido infinidad de celulares, por lo que la sinergía debe ayudar a que la persona que cometió el fraude no se pueda esconder. También se medirá la fuerza de las redes sociales, para atacar este tipo de problemas, porque actualmente están muy posicionadas para señalar a los corruptos –ladies y lords- o políticos pero no ha salido una tendencia de señalización a alguien que está defraudando a un sector financiero o a inversionistas. Puede ser un buen ejercicio para medir el músculo del social media para evidenciar a los que se se ocultan a través de fraudes.

Es sano que sucedan estos fraudes. Es un modelo del negocio y se tiene que dejar muy claro cómo funciona, cuáles son los riesgos, las ganancias y enseñarle al mercado que no se gana prestándole a uno solo, sino pulverizando y asumiendo que algunos créditos no se van a recuperar o desafortunadamente van a ser fraudes. Pero esto va a ayudar a que el ecosistema de estas plataformas (crowdfunding o peer to peer) evolucione el mercado y generará una nueva mercadotecnia.

Lo anterior puede asemejarse a la publicidad que se dio cuando unos taxistas golpearon coches de Uber cerca del aeropuerto. Fue noticia de primera plana e hizo que se masificara el uso de Uber ya que mucha gente que no tenía idea del servicio, simplemente por curiosidad bajó la aplicación y empezó a probarlo. El servicio se masificó y comenzó a ganar terreno. Después de esa publicidad negativa el número de usuarios de Uber y Cabify incrementó en cantidades impresionantes.

Esta noticia va a ser buena para el sector: va a dar a conocer este tipo de soluciones para préstamo e inversión, va a alinear a las autoridades para que pongan las reglas más claras, ayudará a madurar al mercado inversionista y medirá la fuerza de nuestras redes sociales para perseguir y señalar este tipo de gente defraudadora y engañosa que quiere aprovecharse de estas nuevas iniciativas.

6 Puntos Clave para que una PyME tenga éxito en ventas.

shutterstock_367336784Claramente, una empresa que tiene éxito es gracias a sus ventas, las cuales son el motor de cualquier empresa, sin importar si es chica, mediana o grande. Si no vendes, te mueres. Por lo que a continuación enlisto seis puntos clave para tener una buena estructura comercial y buenos resultados en ventas:

1.   El emprendedor o dueño siempre va a ser el mejor vendedor.                                        

Ya sea como nueva empresa o como emprendedor, si estás creando tu negocio, normalmente, eres el que hace todas las actividades y también eres el vendedor principal. No hay de otra, tienes esa necesidad. Esto ocurre en la mayoría de las PyMES –las cuales representan el 99% de las empresas del país- y conforme crecen las empresas, se empiezan estructurar y las actividades que originalmente llevaba el emprendedor, empiezan a delegarse. Esto provoca que el emprendedor o dueño  se aleje de las ventas  y es ahí donde normalmente empiezan a sufrir las empresas con temas de mal servicio, mala atención al cliente u omiten amenazas en el mercado.

Por lo anterior, “Nunca debes dejar de vender”, eres el que más conoce la empresa y las ventas las realizas con pasión, porque crees en el negocio más que nadie. En la mayoría de los casos el motor natural de los vendedores son las comisiones, pero para el dueño de la empresa  es el resultado de la compañía, por lo que tiene mucho más peso que un simple vendedor o un área de ventas.

En el mundo actual donde encontramos clientes que están cambiando a gran velocidad sus usos y costumbres en cuanto a la forma en que consumen, se comunican y compran; el líder o tomador de decisiones principal debe estar cerca de las ventas y del cliente para entenderlo.

2. Desarrolla, evoluciona y enseña. 

La estructura de ventas es complicada de formar, porque el puesto inicial de “Ejecutivo de Ventas” o “Vendedor” -a nivel conceptual-, no es un puesto de lujo o reconocido lo cual hace que el puesto lo ocupen personas que se motivan por las comisiones, lo que no siempre atrae al mejor talento. Indistintamente que esa es la realidad, la estrategia de remunerar a tu equipo de ventas tiene que ir acorde a la ganancia del negocio, eso es innegable, por lo que el esfuerzo de las personas tiene que ir conectada a las utilidades o al ingreso que tiene la compañía.

Por lo anterior, es importante que encuentres gente que se apasione por lo que haces, para que su motor no sea sólo el dinero. Esto lo puedes lograr reclutando personas que se apasionen por el producto que estás vendiendo, por el cliente o por el sector  donde te desenvuelves. Desarrolla una cultura organizacional en tu compañía para que los empleados estén contentos de trabajar y pertenecer a la empresa. Siempre tienes que estar buscando incentivos que hagan que la estructura comercial esté en tu empresa no solo por las comisiones, sino por el producto, la forma de entrega, el equipo, las prestaciones o por lo que les aporta para su desarrollo profesional.

Generalmente un buen vendedor no está desempleado, porque a un buen vendedor ninguna empresa lo quiere dejar ir. Por esta razón algunas empresas practican la estrategia de robarse talento de la competencia a billetazos, lo cual es extremadamente riesgoso, porque el personal que entra contigo por billetazos, se puede ir muy fácilmente por la misma razón. Mi  recomendación es que desarrolles una estructura donde formes vendedores desde abajo. Personas con la habilidad de comunicar, socializar y empatizar con los demás; que puedas desarrollarlos y transmitan pasión a toda la organización. Los vendedores se forman, no se contratan, es el camino largo pero el mejor y más estable.

3. El Ingreso del Vendedor debe basarse en resultados. 

El sueldo de un vendedor, sin importar el producto que venda, debe estar basado en resultados. Un pequeño porcentaje de su ingreso debe ser fijo y suficiente para cubrir sus necesidades básicas, ya que los vendedores que quieren sueldos fijos altos y poco variables, no sirven como equipo comercial, ya que tienden a entrar en su zona de confort. Es importante que exista un balance, pero es preferible que el ingreso fijo sea bajo y que sea más alto el variable. Además, ésta es tu forma más sencilla de depuración, ya que si un vendedor no está dando los resultados esperados, va a renunciar sin que tú tengas que hacer algún esfuerzo para despedirlo, no quieres que un vendedor malo se quede en tu compañía.

4 Matemáticas: El Porcentaje de Conversión

Las ventas se comportan como las reglas matemáticas y están conectadas directamente a la regla más básica del mundo: “más flujo hacía afuera, significa más flujo hacia adentro”. Si de cada 10 personas que contacto obtengo una venta, entre más personas llame, más ventas voy a tener, por lo que si le hablo a 100 personas entonces tendré 10 ventas y si le hablo a 1,000 tendré 100 ventas.  Alguien en este mundo globalizado comprará lo que yo venda, pero la clave es que toque suficientes puertas para encontrar a ese alguien. Para lograr lo anterior, es importante que tengas métricas para detectar cuántas llamadas, visitas y correos electrónicos genera tu equipo de ventas. Teniendo una base de un número determinado de contactos, es importante que día a día busques incrementarlo de forma gradual y que saques la conversión, es decir, del total de llamadas o contactos, cuántos terminan en venta y sacar la estadística diaria. Prueba esta técnica y vas a ver que el resultado se da.

Esta regla matemática tiene un límite. Va a llegar el momento en que por más esfuerzo que hagas y por más contactos que tengas, llegarás al tope de contactos, prospectos o puertas que puedes tocar al mismo tiempo. Si pretendes continuar incrementando dicho número, puedes afectar la calidad y efectividad. Por ejemplo, no es lo mismo que esos contactos sean a través de visitas de calidad o a través de correos electrónicos masivos que lleguen a millones de direcciones electrónicas. Es una forma de generar más contactos, pero en ambos casos claramente hay herramientas y formas de contacto que son más eficientes que otras. Tendrás que sacar el porcentaje de conversión de correos electrónicos y de visitas, con lo que observarás que necesitas menos visitas para concretar una venta que correos electrónicos.

5 Actualiza tus técnicas de venta

Ya que tienes suficientes prospectos alcanzados y medidos,  es momento de mejorar tus técnicas de ventas. Es vital la forma de cómo comercializas tu producto o servicio. ¿Cómo es tu mensaje? ¿Qué lenguaje utilizas? Existen millones de libros y videos en Youtube o empresas que dan cursos, donde te enseñan técnicas de ventas. Actualízate, ve cuál técnica te funciona mejor. Nunca debes dejar de actualizarte, así como buscas nuevos clientes, debes buscar nuevas herramientas o estrategias de ventas.

6 Clasifica a tus Clientes

Después de que has cubierto lo puntos anteriores, debes empezar a clasificar a los clientes, por tipo, tamaño, sector, región, etc, para empezar a hacer un cherry picking y seleccionar a quién y qué puertas tocar en el primer paso. Debes empezar a segmentar qué puertas escoger, más que volumen, aquí es donde empiezas a incluir calidad. A las puertas que sean más rentables o más escalables es donde tu tiempo será más rentable.

Cuando llegues al límite de prospectos a contactar, ya te hayas capacitado y estés mejorando tus técnicas, entonces es cuando empiezas a seleccionar y clasificar a tus clientes para dirigir tus esfuerzos en los más potenciales y observar quiénes pueden ser mejores clientes.

Fintech: la gran oportunidad de los emprendedores mexicanos y la gran oportunidad de México

shutterstock_475876528Fintech: la oportunidad de los emprendedores mexicanos.

Fintech: la gran oportunidad de México.

Para entender mejor, Fintech es la combinación entre servicios financieros y herramientas tecnológicas. Ejemplo de ello son los servicios financieros tecnológicos que están cambiando el cómo usamos y consumimos, entre los cuales se encuentran: asesores de inversiones y ahorro, medios de pago, préstamos en línea, plataformas de crowdfunding de capital, deuda, o intercambio,  peer to peer Lending, administradores de ahorros, comparativas de productos financieros, contratación de seguros, etc. Estas nuevas herramientas buscan solucionar necesidades financieras a través del uso de la tecnología, de una forma más rápida, más barata y más sencilla.

¿Por qué es la gran oportunidad del emprendedor mexicano y de México? Bueno, porque actualmente es un sector que a nivel mundial está revolucionando las formas en que se utiliza y se mueve el dinero entre personas y empresas, por lo que está poniendo en un nivel de reto al sector bancario tradicional y a las instituciones financieras que utilizan métodos y modelos tradicionales.

No por el hecho de innovar por innovar, sino porque el mercado, las necesidades, los usos y costumbres de los clientes o consumidores están cambiando. La presencia de la generación millennial está empezando a tener poder en las tomas de decisiones, comienza a ser el grupo de consumidores más importante incluso que las demás generaciones (40% de la población) y, como en cualquier otro negocio, o te adaptas a las necesidades del mercado y a la forma de hacer negocio o te mueres, esa es la perspectiva.

Hoy en día en México al ser un sector novedoso, existen ciertos temas aún pendientes como lo es la regulación, ya que al ser un servicio que involucra el dinero de la gente, tiende a ser algo que las autoridades quieren regular y la primera versión de esta regulación está en proceso. A pesar de esto, actualmente México se está convirtiendo en un Hub de Fintech de Latam, hoy ya es el país de Latinoamérica con más empresas Fintech. En el último año, la inversión que hubo en estas empresas incrementó 124%, por lo que el mercado, las necesidades y la forma de hacer negocios está cambiando en todos los sectores y giros, no solamente el sector financiero.

El crecimiento del sector Fintech se está dando a nivel mundial, el dinero de inversionistas, capital de riesgo, venture capital, capital ángeles y capital semilla se está dirigiendo cada vez más a este sector.

Bussiness Insider realizó una encuesta en Estados Unidos a diferentes segmentos de la población, pero me llamó mucho la atención que a los millennials les preguntaron si utilizarían los servicios financieros de Amazon o Google y el 49% de este segmento respondió que sí estarían dispuestos a transferir todos sus servicios financieros a estas dos empresas. Este número realmente es relevante, porque el 49% del segmento que en unos años será el de mayor poder adquisitivo, está dispuesto a moverse a una empresa que hoy no existe y que no sabemos si su gestión será correcta. Lo que nos está diciendo este porcentaje es que si la gente estuviera satisfecha con los productos y servicios que ofrece el sector financiero tradicional  no estarían considerando moverse. Si esta encuesta se aplicara en México les aseguro que el número sería mucho mayor, porque sé que los mexicanos no estamos satisfechos con las soluciones que los bancos nos están ofreciendo.

Existen algunas estadísticas que nos demuestran por qué es una gran oportunidad emprender en el sector Fintech:

-Solo el  39% de la población tiene una cuenta bancaria, lo cual es generado por la base de la pirámide. Donde la gente de más bajos recursos vive en poblaciones donde no hay sucursales ni cajeros, por lo que hay una oportunidad tremenda.

-Solamente el 14% de la población ahorra en una institución financiera formal, menos del 1% de la clase media tiene inversiones formales en instituciones mexicanas (cetes, pagarés, bolsa, fondos de inversión, etc.)  y sólo el 4% si consideramos a toda la población. Por lo que el 99% o 98% tiene otro sistema de inversión para generar rendimientos de sus ahorros, ya sea abajo del colchón, tandas, o ahorran directo en su cuenta de cheques o de nómina que no generan rendimientos, solamente cuestan, de nuevo, otra oportunidad enorme.

-Sólo el 6% de los mexicanos utilizan Internet para realizar compras o pagos, muchas veces porque los negocios no aceptan esa forma de pago o porque consideran que el trámite con los bancos es muy complicado y caro.

-El 81% de la población no tiene algún tipo de seguro.

-México es uno de los países con el mayor número de fraudes por robo de identidad, por lo que quien traiga una solución para esto será un buen negocio.

-Hoy en día menos del 6% del dinero que prestan los bancos va dirigido a las PyMES. No obstante, el 99% de las empresas del país son PyMES, por lo que existe un área de oportunidad muy importante por desarrollar, que con tecnología puede ser más sencillo y escalable.

-Actualmente, todas las instituciones bancarias tienen sus Call Centers para que te resuelvan tus necesidades, pero tienes que navegar como por 4 horas escuchando mensajes grabados hasta poder hablar con un ser humano. Pero el 59% de los usuarios de productos financieros bancarios ni siquiera intentan llamar porque saben que no les van a poder resolver su problema. Es evidente que no se está entendiendo al mercado, ni se están atendiendo las necesidades, aquellos que volteen a ver estos números y empiecen a dar soluciones seguramente van a ser negocios exitosos.

¿Cómo podría ser el mundo en unos 10 años? Pienso que será 100% móvil, interconectado totalmente -inclusive habrá menos usuarios de web y más de aplicaciones móviles- con soluciones vía celular y mejores servicios. Con instituciones financieras que ofrezcan mejores experiencias, soluciones a problemas de una forma rápida y sencilla, más instituciones que se acoplen a las necesidades del cliente y menos instituciones que tarden en atender a los clientes.

Con un enfoque de máxima seguridad con sistemas de control por medio del uso de la tecnología, como la identificación biométrica, sistemas de llaves de identificación, que servirán para demostrar que el usuario realmente es el que está requiriendo el crédito, ahorrando o depositando el dinero. Esto será por temas de identificación del cliente, lavado de dinero y prevención de fraudes por robo de identidad.

Existirán nuevas metodologías y métricas para evaluar el riesgo de una persona -como analizar su comportamiento en Facebook- lo cual el sector financiero utilizará las redes sociales como algo clave para poder determinar si se puede otorgar un crédito. Hoy en día los métodos tradicionales de los bancos se basan en una garantía y en el historial crediticio, que se seguirá usando, pero existirán métricas más relacionadas a la forma que nos comunicamos y relacionamos hoy en día.

México es como una mina de oro para desarrollar este tipo de emprendurismo. Algunos pensarán que debemos esperar a que salga la regulación para el sector Fintech, pero los emprendedores tienen que ser un poco más arriesgados, se tienen que animar a invertir, a tomar decisiones antes de que el mercado esté ahí. Poner en práctica la metodología del oceano azul, es decir, cuando no hay nadie es más fácil hacerlo, tendrás que correr riesgos y hacer cosas que nadie ha hecho, lo que generará innovación, mayores oportunidades y crecimiento. Si esperas a que todo esté ordenado y 100% seguro, en ese momento ya habrá millones de personas queriendo entrar al sector.

Si tú eres una institución financiera (banco o Sofom) y todavía utilizas modelos o procesos 100% tradicionales, tienes que poner atención y mejorar tus metodologías.

Si eres un cliente, PyME, empresa o persona física, no tengas miedo a utilizar la tecnología para manejar tu dinero. Hoy en día ya hay muchas soluciones muy atractivas y eficientes. No digo que mandes el 100% de tu dinero a una de estas empresas nuevas, pero experimenta porque hacia allá va y hay muy buenas soluciones en el mercado. Explora las credenciales de la herramienta con quien decidas probar, no decidas sin comparar y sin evaluar referencias, para evitar caer en algún fraude.

Los bancos deben empezar a desarrollar de manera seria esta parte tecnológica para aprovechar el mercado -que en teoría controlan-  ya que no se trata sólo de sacar un centro o laboratorio de innovación. Si realmente no están proponiendo soluciones concretas para el mercado, sólo están haciendo mercadotecnia y los consumidores se dan cuenta de ello. Hay una gran oportunidad, México es una mina de oro y deben voltear a ver eso.

¿La privacidad todavía existe?

shutterstock_83711539¿Todavía podemos ser entes totalmente privados y confidenciales o el mundo nos está llevando a ser una sociedad completamente pública?

No es novedad que hoy vivimos en un mundo interconectado, estamos conectados unos con otros y compartimos –consumimos- información vía redes sociales, páginas web  y todo lo que es online, registran todos nuestros movimientos, usos y costumbres, todas las empresas en general están volteando a utilizar herramientas para “conocernos mejor” (big data),  por lo cual están desapareciendo las fronteras y el control de tu información. Hoy en día una persona o empresa que no está presente en las redes sociales, prácticamente se puede considerar como un analfabeta moderno, un analfanáuta. También, vivimos en una sociedad donde ya existe la inteligencia artificial a través del big data, es decir, sistemas inteligentes que aprenden sobre tus usos, costumbres y consumo digital (celular, computadora o social media), donde dicha información es utilizada por empresas para poderte ofrecer mejores productos y soluciones de acuerdo a tu perfil o para realizar un análisis de ti.

Para las generaciones más jóvenes, los millenials y la generación “Z” ( los que nacieron después de 1980), las redes sociales son parte de su vida, su información se encuentra expuesta y almacenada en ellas. Ahí plantean sus ideas, comparten fotos y colocan información de su vida, por lo que no es novedad que cuando publicamos información en las redes sociales estamos cediendo los derechos de ésta a la plataforma sin importar los candados de seguridad y privacidad que pongamos.

La información que tienen los bancos, las empresas de telefonía e inclusive los sistemas electorales, en teoría y de acuerdo a la ley, es confidencial, pero indistintamente siempre -no sé cómo- recibes llamadas de promoción a pesar de que prohibiste que usaran tus datos. Sin embargo, tú quieres que tu información esté tan bien conectada que, si por ejemplo, viajas a Japón y quieres sacar dinero de un cajero con la tarjeta de un Banco Mexicano, más vale que ese cajero tenga la información de tu cuenta de banco para que puedas retirar efectivo rápidamente. El hecho que tú puedas acceder desde cualquier parte del mundo a tu información, hace que esté interconectada, podrá tener o no candado de seguridad, pero está conectada y la tendencia del mundo va todavía más allá.

Todos queremos proteger nuestra información confidencial -sobre todo en México- por temas de seguridad, nos preocupa mucho qué datos son expuestos y a quiénes llegan, pero la realidad es que hay una tendencia a que la información sea cada vez más pública. No descartaría la idea que en algún momento nuestros medios de identificación en lugar de credenciales, sean nuestras cuentas de Facebook, Twitter o LinkedIn, porque esas van a hablar mucho más que una simple credencial. Incluso, hoy en día existen Instituciones Financieras que utilizan tu información de redes sociales para autorizarte o negarte un producto financiero o empresas que usan tu historial en redes sociales para evaluarte para una vacante de trabajo.

Claramente, el mundo nos está llevando a un lugar donde se desvanecerán las fronteras de privacidad. Y aunque a muchas personas les atemoriza ese panorama, sigue vigente porque desconectarnos digitalmente es un paso aún más difícil. Nuestra información personal va a ser cada vez más pública y será utilizada tanto de forma positiva, como negativa.

Pero como tienes que seguir conectado si quieres seguir participando te dejo 2 consejos:

  1. Quítate el miedo de no compartir. Hace unos años mi papá decía que no debíamos abrir cuentas en Facebook porque los secuestradores sacan de ahí tu información, pocos años después, mi papá creó su cuenta de Facebook. Hoy en día, me entero más por las redes sociales de lo que están haciendo mis amigos que por otros medios. No debes tener pánico en compartir información, y por mas que no te guste, ya es una realidad en nuestro mundo actual, por tanto, como no vas a poder evitarlo, cuando compartas algo, sé sincero (las mentiras serán difíciles de esconder) y pórtate bien. No aparentes algo que no eres ni pretendas vender o entregar algo que no tienes.
  2. Cuida la información. Dentro de este mundo que cada día es más público hay información que debes procurar mantener privada y no hacerla tan pública porque tampoco te estás ayudando. Saber distinguir qué información es irrelevante y cuál no. Como ejercicio, cada vez que vayas a escribir algo en una red social pregúntate ¿Qué pasaría si todo el mundo se enterara de esta información? Si en la respuesta hay más puntos negativos que positivos, entonces no la publiques.

La idea es que dejemos de preocuparnos por tanta confidencialidad, mejor, entendamos el mundo en el que estamos viviendo y veamos cómo podemos administrar nuestra información de la mejor manera. Involuntariamente, hay datos que estás haciendo públicos, por ejemplo, tus usos y costumbres de navegación. La inteligencia artificial es una realidad e irá evolucionando cada vez, por lo que efectivamente, esa información va a llegarle -hagas lo que hagas- a las empresas que te taggean como cliente potencial. Otro ejemplo es desde el lado de tu información financiera y fiscal, tu información ya está tan conectada (facturas electrónicas, consumos vía tarjetas de crédito y débito, etc.),  que en breve veremos la desaparición del tradicional contador y  tus utilidades fiscales y las contables serán cada vez más parecidas, por más estrategia que quieras hacer.

Del lado empresarial, ¿qué estás haciendo para obtener big data o tener información para entender mejor a tus clientes?

Como consumidor o usuario final, ¿cómo te comportarías tú si todo lo que hicieras fuera totalmente público? ¿te comportarías igual?

Al fin y al cabo esta interconectividad nos tiene que llevar a una sociedad más sincera, más honesta, porque ya no podemos escondernos tras la privacidad. Inclusive los políticos.

¿Y tú, le tienes miedo a ser una persona pública?