Please disable Ad Blocker before you can visit the website !!!

Contado, crédito o arrendamiento, ¿qué te conviene más?

by CapitalEZ   ·  22 mayo, 2017   ·  

Como empresarios, nuestra tarea es contar con activos (equipo, maquinaria, mobiliario, etc.) para cubrir las necesidades de nuestros clientes  y para que todos los empleados puedan desempeñar sus funciones de forma correcta. Existen diferentes opciones para adquirir activos en las empresas: contado, crédito y arrendamiento.

El pago de contado es en el que simplemente adquieres el activo de manera inmediata pagando el total de su valor y pasa a ser de tu propiedad Este pago se basa en la liquidez que tengas en tu empresa.

El crédito es el derecho a disponer de un dinero ajeno o capital a cambio de un interés, pagando capital e intereses en un plazo establecido. En el crédito, el activo sólo sirve de garantía del mismo, por lo que eres dueño del activo pero te dan la propiedad hasta el último pago.

El arrendamiento es donde pagas una renta por el uso del activo. Al final, puedes regresar el activo o comprarlo a un valor descontado a la arrendadora pagando su valor residual o depreciado. El activo es propiedad de la arrendadora y el contrato te concede el derecho del uso durante un plazo forzoso -normalmente en las rentas- se incluyen algunos rubros como accesorios, seguros, comisiones, trámites, tenencias, etc.

Pero ¿cuál es el más conveniente para mi empresa?

Depende de los gustos personales o de la estrategia de flujo y fiscal de las empresas. A continuación, analizo las ventajas de cada opción de acuerdo con algunas recomendaciones realizadas por la CONDUSEF.

Conviene que sea de CONTADO cuando:

  1. No te gusta deber dinero.
  2. Te sobra el dinero.
  3. No te gustan las finanzas o no las entiendes y en lugar que el dinero trabaje para ti, prefieres no complicarte la vida.
  4. Normalmente no tienes nuevas oportunidades de negocio o inversión.
  5. Puedes negociar un mejor precio con el proveedor directamente.
  6. No te gusta hacer estrategias fiscales, te gusta pagar impuestos sobre tus utilidades, ya que tu activo se depreciará bajo normas contables no comerciales.
  7. El mantenimiento y las modificaciones del activo es voluntario lo puedes o no hacer, ya que el riesgo que se descomponga o deteriore es tuyo.

Conviene que sea de CRÉDITO cuando:

  1. Quieres que el activo sea tuyo, pero no te sobra capital y prefieres aprovechar el dinero de alguien más para lograr adquirirlo.
  2. No te preocupa el apalancamiento de tu empresa
  3. Te gusta hacer pagos anticipados. De inicio, el crédito siempre te requerirá un enganche, normalmente es arriba del 25% y en la vida del crédito te gusta poderlo pagar anticipadamente.
  4. Normalmente no usas estrategias fiscales, para reducir tu cargo de ISR.
  5. Eres una persona física y no declaras impuestos o no los pagas directamente.
  6. Te gusta tanto el activo y piensas conservarlo para dejárselo a tus nietos. Quieres sentirte dueño de los fierros, por lo que es muy buena opción para los que les gustan los autos que se van a convertir en clásicos.
  7. Lo quieres modificar. Recuerda que tú eres responsable del mantenimiento del activo y no lo puedes modificar. Si te gusta personalizarlo, cambiarle su apariencia y ponerle equipo especializado esta es la opción correcta para ti.

Conviene que sea con un ARRENDAMIENTO cuando:

  1. Te gusta el olor a nuevo, es decir, quieres que tus autos, máquinas, equipo de cómputo se mantengan al día, ejemplo, te gusta cambiar tus autos cada 2 o 3 años, modernizar tu maquinaria cada 3 o 5 años, o tu equipo de computación cada 1 o 2 años.
  2. No te gusta pagar enganches ni pagos anticipados altos. Dependiendo de la institución podrías arrancar el arrendamiento sin enganche o pagos anticipados. Aunque en la práctica se pide algún depósito de garantía que normalmente no supera el 10% del valor del activo.
  3. Quieres que tus pagos mensuales sean lo más bajos posibles. En arrendamiento los pagos son más bajos que en crédito, porque sólo representan la depreciación que el activo sufre durante la vigencia del contrato y no el costo total del activo.
  4. Quieres que el costo del mantenimiento sea bajo, ya que cuando el activo es nuevo normalmente sus costos son bajos. Esta es una buena opción para personas que no conocen mucho de mecánica y odian el trato con los talleres.
  5. No estás seguro que quieras quedarte con el activo, y prefieres decidirlo al final del contrato y no al principio.
  6. Te gusta pagar una renta en vez de pagar el valor del activo.
  7. No quieres apalancar a la empresa, ya que el arrendamiento no se registra en el pasivo de la compañía debido a que es un contrato de rentas.
  8. Aunque pagas tus impuestos, haces estrategias fiscales legales que te ayudan a reducir tu carga de impuestos. El impacto directo en la reducción de pago de impuestos puede llegar hasta el 40%.
  9. Te gusta mantener tus activos en buen estado. La arrendadora te va a obligar a tenerlos en buenas condiciones

Consejos al comprar de contado, sacar un crédito o arrendar:

  • Siempre busca las ofertas y compara.
  • Cuando hagas tus cálculos de cuánto cuesta cada opción, no es comparable el crédito y el arrendamiento, porque la idea del arrendamiento es que no quedarte con el activo, sino modernizarlo, la única decisión de comprarlo es porque le vas a ganar si lo vendes.
  • El dinero más valioso y que más te cuesta es el que está en tu bolsillo, el que es líquido, el que está en tu cuenta de banco, porque el hecho de gastarlo te cierra la oportunidad de invertirlo en más cosas, y aunque no veas un costo claro, no tener la capacidad de tomar una oportunidad, se vuelve mucho más caro que la tasa más alta del mercado, por eso no debes de comparar sólo la tasa y el costo total.
  • La formalización de un crédito o arrendamiento siempre debe hacerse mediante un contrato. Lee todos los detalles del contrato, identifica en especial los gastos que te corresponden.
  • Busca activos que mantengan su valor en el tiempo del contrato.
  • Siempre en la compra de un activo evalúa los costos de mantenimiento, las garantías y el servicio postventa.
  • Si piensas adquirir el activo al término del plazo de arrendamiento, pregunta desde un principio el monto que deberás cubrir al finalizar el contrato, ya que usualmente el costo residual es mucho más alto que las mensualidades, aunque casi siempre es más bajo que el valor en el mercado.

Fernando Padilla

Director de Pretmex Presidente de ASOFOM Consejero en Lendera

Deja un comentario

ads
View : 307 Click : 0
A %d blogueros les gusta esto: