Fondeo colectivo, Crowdfunding, Peer to Peer. ¿Qué demonios es esto?

shutterstock_186943337Todo en la vida nos cuesta por la intermediación que hace alguien para que las cosas sucedan. Por ejemplo, un agricultor que siembra tomates en Sinaloa los vende a un distribuidor regional, quien a su vez lo vende a una gran distribuidora o una central de abastos, la cual conecta los productos con grandes supermercados o tiendas, donde llega al consumidor final. Cada persona que se involucra en la distribución de los tomates gana dinero, eso hace que aumente el costo y el consumidor final paga la utilidad, costos y gastos de cada uno de los intermediarios.

En todos los productos o servicios que consumimos, los precios siempre  se ven afectados por la intermediación. Por ello, observamos el nacimiento de empresas como Uber o Airbnb que están cambiando la forma de comercializar y desintermediar, es decir, quitar a los distribuidores de en medio para que el productor pueda llegar directo al consumidor final a un mejor precio. La tecnología actual facilita el desintermediar ya que hoy en día al menos el 60% de los mexicanos ya contamos con un celular donde se pueden tener aplicaciones y realizar la compra de productos o servicios.

Los negocios tradicionales van a sufrir. Las empresas no se tienen que volver tecnológicas porque el mundo se está volviendo digital o porque existe Facebook, sino porque el consumidor (nuestro cliente) y sus hábitos de consumo se están volviendo digitales y está buscando mejores oportunidades.

Esta revolución está sucediendo en todos los mercados y el sector financiero no se queda fuera. Fondeo Colectivo, Peer to peer y Crowdfunding son conceptos que cada vez escuchamos más en los medios de comunicación, pocas personas las entienden, pero en palabras sencillas, se refiere a conectar a la gente que tiene dinero con quien lo necesita, quitando intermediarios.

El proceso natural del dinero en la actualidad es: tienes dinero -no importa si es mucho o poco- y lo ocupas para realizar compras, pagar servicios y ahorrar. Pero el ahorro lo conservas en la misma cuenta de banco – algunos todavía dejan sus ahorros abajo del colchón- o lo inviertes en pagarés, inversiones bancarias, en la Bolsa de Valores o en algún negocio, esto ya dependerá de la cantidad de dinero que tengas y tu estrategia de inversión.

La intermediación tradicional de los Bancos:  El dinero de los ahorradores, en teoría, lo tienen los bancos. La forma en que el banco gana dinero es prestándolo a la gente que necesita dinero, a través de tarjetas de crédito, créditos simples y crédito a empresas; cobrando comisiones. Pero para que las instituciones financieras cuiden el dinero necesitan medidas de seguridad, sucursales, cajeros, banca por Internet, edificios enormes, ejecutivos y directivos. Eso cuesta dinero, por eso el costo de un crédito en un banco es alto y el rendimiento al ahorrador es muy bajo.

Lo que quieren los modelos de fondeo colectivo es que tú que tienes dinero ahorrado o guardado, en lugar de tenerlo abajo del colchón o  detenido en una cuenta de banco en donde no te van a pagar nada o casi nada, por medio de plataformas de fondeo colectivo, te conectes con personas o empresas que necesitan dinero y prestarles, decidiendo poner parte de tu dinero, lo que estás dispuesto a poner a trabajar,  a prestarlo a otras personas o empresas por un rendimiento, acciones o alguna ganancia.

Claramente, muchas de estas plataformas hacen un filtrado inicial de la gente o empresas  que necesita crédito o algún tipo de financiamiento, investigan, califican, hacen un análisis de riesgo y los publican colocando la información de manera transparente, así mismo te ponen en contacto con el posible acreditado, para que le hagas la pregunta que quieras. De esta forma, tú decides a quién le prestas el dinero que tienes ahorrado, por lo que juegas un rol de banquero y la utilidad –rendimiento- es para ti. De esta forma, estás quitando los gastos de toda la infraestructura que tienen los bancos y esto se ve reflejado en que el crédito sea más barato para quien lo solicite, ya que las plataformas no requieren gastar en sucursales ni instalaciones, sólo en el mantenimiento de las mismas.

Otra ventaja de estas plataformas es que ponen al alcance de todos y no necesitarás grandes cantidades de dinero, ya que prácticamente podrías invertir desde $100.00 en estas plataformas.

Otro dato importante es que estas plataformas no son solo de emprendedores, fuera del sistema financiero, hay muchas entidades financieras  Bancos, SOFOMES, entre otras,  participando cada vez más activamente en este tipo de soluciones, lo cual le dan mucho más seguridad y respaldo a tu operación.

Existen diferentes tipos de plataformas de fondeo colectivo:

De préstamo o deuda. Conectan a una persona o empresas que tiene dinero con quien lo necesita y puede ser en forma de inversión, sistema de pagarés, o arrendamiento la forma en como recuperará su dinero y generan ganancias. Algunas modalidades es el préstamo directo a la persona o empresa y en otras inclusive tienes garantías reales como propiedades, equipo y maquinaria, entre otras.

De capital o equity. Una empresa necesita dinero para arrancar o crecer, y a cambio te ofrece un porcentaje de acciones. Entonces la forma en que vas a poner tu dinero a trabajar es comprando acciones de esta empresa,  con las que podrás obtener ganancias si la empresa genera buenos resultados y tu dinero está respaldado por acciones de empresas reales.

De intercambio. Una empresa necesita dinero para desarrollar un producto nuevo o una persona va a desarrollar un proyecto y a cambio de tu inversión te da algún producto de valor, como una fotografía firmada, un cuadro o el primer modelo que se fabrique o similar. Si el dinero es para desarrollar un producto nuevo te pueden ofrecer ser uno de los primeros usuarios de ese producto, por ejemplo, si es para editar un libro de fotografías, a cambio de tu inversión te otorgarían el libro autografiado por el autor, o si es un grupo musical que requiere dinero para lanzar su primer disco, te pueden ofrecer como intercambio el material discográfico autografiado, lo cual en el mundo de la música tiene gran valor.

Estas son las tres modalidades de fondeo colectivo que existen en el mundo, y lo único que están haciendo es desintermediando el proceso del dinero para que el que tiene el dinero y el que necesita el dinero salgan beneficiados.

“Cuida tu dinero siempre diversificando, no pongas todo en un solo lugar.”

Anuncios

Las empresas no necesitan empleados

shutterstock_362816681Considero que existe un error referente a que los dueños o directores de las empresas deseen tener empleados, no debería ser así. Yo no quiero tener empleados ni quiero ser el jefe de nadie. Lo que quiero es tener un equipo de colaboradores que crea en lo mismo que yo, que haga las cosas por la misma razón que las hago yo, que no estén ahí nada más por lo que se les paga, sino porque les gusta y les apasiona.

Para lograr eso, los directores y líderes tenemos que tener claro que el líder no es el que está a cargo, sino el que cuida a los que están a su cargo, es decir, a su equipo de trabajo, a sus proveedores y a sus clientes.

El líder no es el más inteligente, ni es el que tiene más experiencia, es el que más inspira. Para poder hacerlo debe ser honesto, justo, saber comunicar, tomar decisiones, y de esa forma inspirar. Cuando tus colaboradores, proveedores y clientes empiezan a conectar con la idea antes mencionada, querrán estar a tu lado, seguirte y colaborar contigo, es decir, tus clientes querrán tu producto o servicio y tus proveedores te querrán vender a ti.

La gran mayoría de las empresas se enfocan en los productos o servicios que ofrecen, las presentaciones de ventas están enfocadas en la empresa, su oferta y su know how, es decir, en QUÉ HACEN o CÓMO LO HACEN. Son pocas empresas las que se enfocan en explicar el porqué lo hacen y la realidad lo que hace que una empresa destaque, que sus colaboradores se enamoren de su trabajo y que los clientes y proveedores generen lealtad a la marca es el POR QUÉ SE HACE, POR QUÉ EXISTES.  Eso es lo que inspira, mueve masas, hace que la gente se enamore de tu marca.

Y eso es lo que te da una ventaja frente a tu competencia, porque tu producto o servicio lo pueden copiar o repetir, pero lo que diferencia a una empresa de otra es saber por qué lo hacen, esto muchas veces es muy claro para el emprendedor o líder de la empresa, pero no tanto para los demás.

¿Quieres tener colaboradores y no empleados, quieres vender y atraer más clientes, quieres que los proveedores se peleen por ti? Ten claro por qué haces las cosas y por qué existes, y asegúrate que todos en tu cadena de valor lo tengan igual de claro que tú.

¿Te estresan los problemas de tu empresa?

shutterstock_644137630En la vida, sin importar lo que hagas, la función que desarrolles, la posición en que estés o la edad que tengas, siempre buscamos no tener problemas o conflictos. Inclusive hay una enfermedad de este siglo que es la principal causante de muchos males y problemas: el estrés. Todo el tiempo estamos luchando por evitar problemas y cuando los tenemos normalmente nos estresamos, nos preocupamos, algunas veces nuestra mente opera a manera de catástrofe y a veces corregimos o cerramos los ojos esperando que pasen solos.

A nivel empresarial, no hay mayor estrés que el que tiene el director general de una compañía. Es la persona que toma las principales decisiones de la empresa, las cuales pueden llevarla al éxito o al fracaso, por lo que una mala decisión podría significar su fin. Esto implicaría, no sólo la pérdida de trabajo para el director, se consideraría como un fracaso por no haber logrado sacar adelante un negocio y generaría estrés porque hay muchas familias que dependen de esa empresa, de manera directa (empleados) o indirecta (proveedores y clientes). Por otro lado, están también los socios, las personas que creyeron en él como líder e invirtieron su dinero y  más el tiempo invertido de todos.

Hay un estudio que dice que una persona promedio toma entre 50 y 70 decisiones al día, cada decisión genera cierto tipo de estrés, pero un director general toma, en promedio, 300 decisiones diarias. En una empresa hay problemas con el personal, con los clientes, los procesos, regulaciones, autoridades, impuestos, etc.

Todo el tiempo queremos resolver o evitar problemas, sin embargo, la vida en general es un constante manojo de problemas, en todo momento estamos enfrentándolos y resolviéndolos, no importando el esfuerzo que hagas o lo inteligente que seas, siempre va haber un nuevo problema que resolver. Todos soñamos con la vida sin problemas y pensamos que la felicidad está en la vida sin inconvenientes, pero la realidad es que todo el tiempo tenemos algún tipo de problema. Si eres estudiante, cada examen o pregunta que te hace un profesor es un problema que tienes que resolver, si eres ama de casa tienes que resolver temas de comida, servicio, hijos, y ámbitos del hogar. No importa el ámbito o el giro en el que te encuentras, constantemente estás enfrentando problemas.

Todo el tiempo estamos queriendo evitar el estrés y los problemas, también constantemente nos preocupan posibles problemas que podrían suceder (que solo están en mi imaginación), pero queda claro que los problemas no desaparecerán, simplemente va a haber nuevos problemas que debemos resolver.

Lo que debemos hacer es cambiar la forma en que vemos los problemas, porque actualmente nos estresamos y dejamos que nos afecten. Nos quitan energía, nos hacen sufrir y logran que nos pongamos tristes, deprimidos y estresados, por lo que debemos aprender a vivir con los problemas y entender que la vida se trata de resolverlos. Además, la felicidad no radica en no tener problemas, si no en resolverlos.

Si cambiamos la forma en como vemos los problemas, por ejemplo, en lugar de estresarnos cada vez que tengamos uno o por los posibles problemas que podría tener mañana, mejor alegrarnos cada vez que uno toca a la puerta, porque es una oportunidad nueva para poder resolver algo y ganar un poquito de felicidad. Cada vez que resuelves un problema te sientes bien, cuando no lo solucionas, en lugar de sentirlo como un fracaso, lo puedes ver como un aprendizaje.

¿Qué pasaría si en lugar de estresarnos o dedicar energía para intentar evitar problemas aceptamos que la vida es un cúmulo de problemas constantes y mejor nos divertimos o nos enfocamos a resolverlos? Cuando soluciones un problema, vendrá otro y así sucesivamente. No existe el mundo sin problemas. Analízalo.

¿Por qué explicar nos hace fracasar?

shutterstock_520788676Constantemente nos encontramos explicando por qué no suceden las cosas.

Por ejemplo, cuando hablamos de México, siempre argumentamos que el país está rezagado porque el PRI nos gobernó 70 años y actualmente los políticos –que son unos corruptos- no han hecho algo por la nación. Si soy una personal impuntual, me justifico diciendo que el tráfico estuvo impresionante y no lo calculé. Si no me va bien en el trabajo, me quejo de que a mi jefe le caigo mal, o si me va mal en la escuela digo que el maestro me odia o el maestro exageró en el examen y así constantemente. Cuando no se cumplen los objetivos en una empresa decimos que el cliente se fue o que un empleado obstaculizó el proceso o que la competencia me está jugando chueco. Siempre estamos explicando por qué las cosas no suceden y el pretexto se vuelve la razón fundamental. En lugar de concentrarnos en hacer que sucedan las cosas y ser parte de la solución del problema.

Existe una anécdota que me gusta mucho y que denota claramente lo que estoy planteando:

“Una fábrica de chocolates en México tenía su grupo de ventas y había vendedores separados de manera regional que se dedicaban a acudir a las tiendas de menudeo a vender los productos.

Uno de los vendedores se encontraba en Tierra Caliente, zona quue se localiza entre Guerrero y Michoacán. Cuenta con un clima sumamente cálido por lo que en verano el calor es infernal y en las pequeñas poblaciones rurales la gente relativamente vive en pobreza extrema.

El vendedor encargado de esa zona tenía en sus proyecciones de ventas de todos los años que las ventas en época de verano se caían porque él argumentaba que las tiendas pequeñas son sencillas, muchas de ellas no tienen refrigeradores –y si los tienen son para los refrescos- y el chocolate en los mostradores, con el calor, se derrite y no se vende. Entonces era lógico que en verano cayeran las ventas, por lo que año tras año gerentes, supervisores, directores, dueños, avalaban esa explicación porque era 100% lógica.

Cuando llegó el momento del retiro del vendedor, fue sustituido por otro más joven y sin experiencia vendiendo chocolates. Tenía muchas ganas de aprender, vivía en Tierra Caliente y le asignaron las cuentas del vendedor retirado.

El nuevo vendedor en su primer verano rompió los récords históricos de ventas en esa zona llamando la atención de todos los directivos y dueños de la empresa, por lo que lo llamaron a junta. A la reunión acudieron supervisores, gerentes y diectores porque todos querían que el vendedor les explicará qué había hecho. Incluso lo consideraron un genio de las ventas y deseaban aprender de él para aplicarlo a otras regiones del país.

Cuando inició la reunión, la primera pregunta que le formularon fue ¿qué había hecho para romper las ventas de la peor temporada del año? El joven vendedor, confundido, contestó que él no sabía que las ventas se caían en verano, nunca pensó en el detalle que el chocolate se derretía y simplemente salió a vender.  Los dueños de las misceláneas sorprendidos, le preguntaba qué hacía él ahí, porque en verano los vendedores nunca les llevaban chocolates. Los dueños de las tiendas compraron los productos.

La historia de las ventas de una región se creó con base en una explicación 100% lógica y justificable. Una persona nueva como no tenia esa información (barreras) lo resolvió.

Esta anécdota demuestra que cómo en las organizaciones, en las empresas, y yo creo que en cualquier situación que se nos presenta en la vida, constantemente nos estamos justificando de por qué no se logran los resultados. Lo peligroso es creerse esas excusas.

¿Qué pasaría si todos cambiáramos esa fórmula mental que traemos de explicar y nos enfocáramos en resolver? Nos obligaríamos a analizar lo que se tiene que hacer para lograr los resultados.

Al estar explicando en todo momento, es muy fácil salir y seguir con la vida, pues tomamos una actitud en la que no nos preocupamos por resolver los problemas ya que siempre tenemos forma de explicar e incluso nos volvemos expertos en dar explicaciones. Los empleados y los directivos explican constantemente por qué no tienen resultados o por qué los objetivos no se logran, pero cuando se tienen resultados, no hay necesidad de explicar. Deberíamos de concentrarnos en explicar menos y resolver más.

Cuando te enfrentes con una idea fija ya sea de tu jefe o de un compañero quien dice que no, así no se puede porque nunca se ha podido, cuestiónalo, enfréntalo y no asumas historias. Si cambiáramos esa mentalidad México sería otro, ¿tú qué opinas, o me vas a explicar por qué no?