Please disable Ad Blocker before you can visit the website !!!

Todo lo fijo es el peor enemigo de tu negocio y tu crecimiento

by CapitalEZ   ·  16 julio, 2018   ·  

Una vez un profesor y su alumno se fueron a una expedición de enseñanza al bosque, se adentraron y le enseñó sobre las plantas, animales, pero se distrajeron del camino y se perdieron. Pasó todo el día, se les terminó la comida, el agua y encontraron una cabaña humilde, con una familia muy pobre que tenía una vaca. La familia los recibe muy amable, les da de comer, les explica cómo regresar a su camino, los dejan descansar.

Cuando se preparan para irse, el profesor saca un cuchillo y se lo clava a la vaca en el cuello. Salieron corriendo, el alumno, muy enojado y sin entender por qué lo había hecho, simplemente siguió al profeso. Un año después el profesor le pidió al alumno regresar al bosque, a pesar de que el alumno no quería saber de su profesor lo acompañó con la promesa de pasar a disculparse con la familia humilde. Después de adentrarse en el bosque, llegaron a donde estaba ubicada la cabaña humilde, solamente que ahora había una pequeña granja, con una producción agrícola moderada de ciertos vegetales, algunos animales, y la familia.

La familia no los reconoce y los reciben, les cuentan que hace un año encontraron a su vaca muerta, la cual les daba de comer y sustento, al no tener esto comenzaron a sembrar para poder sobrevivir y se dan cuenta que les sobraba alimento y eso lo empezaron a vender y ganar un poco y con eso se pusieron a producir más, vender más, y eso fue lo que los convirtió en granjeros.

Se van y el profesor le dice al alumno: “Muchas veces para poder crecer tienes que matar a la vaca que no te deja.”

Eso es lo que nos pasa prácticamente a todo mundo, en nuestro trabajo, en nuestras empresas, inclusive en nuestras vidas, en la forma que evolucionamos, en la forma que trabajamos, subsistimos y nos relacionamos, desde que tenemos uso de razón adulta, constantemente luchamos para encontrar esas vacas que nos den estabilidad en la vida (el trabajo, un buen sueldo, clientes, proveedores, empleados comprometidos), y cuando nos va bien, empezamos a encontrar esas vacas, que nos dan felicidad por haberlas encontrado, nos empezamos a sentir seguros, estables, muchas veces exitosos, pero el problema es que muchas veces cuando encontramos a esas vacas, dejamos de buscarlas, y ahí es donde está el peligro, no solo de dejar de crecer, muchas veces en la seguridad de la estabilidad, está la causa de la inestabilidad. Y si no me creen pregúntenle a Kodak, Blockbuster, a Blackberry o cualquiera de las empresas exitosas que hoy ya pasaron a mejor vida.

Todos, no importando el nivel socioeconómico, lo exitoso o no que seamos, todos tenemos una vaca que no nos deja crecer, así como los sueldos fijos, esa fuente de ingreso, proveedores, cliente de siempre, que nos impiden evolucionar, que no vemos como un peligro sino como una victoria. ¿No deberíamos actuar todos los días como si no tuviéramos a la vaca que no de comer?, ¿No deberíamos matar o enfermar a la vaca de repente?  

Pero la verdad en nuestra rutina, pocos son los que se atreven a matar a su vaca, pocos son los que deciden arriesgarse, por ello existen tan pocos emprendedores y por eso vemos tantas empresas consolidadas morir de repente, o ese súper cliente que te ayudo a escalar hoy convertirse en un gran problema, por eso un excelente trabajador, puede convertirse en un pésimo empleado, por eso ese trabajo que te encanta, de pronto lo pierdes poniendo en riesgo todo lo que habías logrado

Por lo anterior, nuestra tarea es siempre, generar nuevos caminos, innovar, cuestionarte todos los días y poner en riesgo a tu vaca. Hay que vivir como si se te fuera a morir todos los días.

¿Tú sabes cuál es tu vaca?

Fernando Padilla

Director de Pretmex Presidente de ASOFOM Consejero en Lendera

Deja un comentario

ads
View : 143 Click : 0
A %d blogueros les gusta esto: