Please disable Ad Blocker before you can visit the website !!!

¿Por qué todas las empresas en México deberían tener cerca una SOFOM (IFNB)?

by CapitalEZ   ·  5 febrero, 2019   ·  

Es una realidad que las empresas necesitan tener acceso a financiamiento para poder crecer. Muchas veces puedes cubrir con tu caja ciertas inversiones, maquinaria u otras necesidades, pero siempre trabajar con el dinero de alguien más, de una institución financiera, va a salir financieramente más rentable y productivo.

“Invertir tu dinero en un fierro que cada día vale menos, por evitar un costo financiero, es como invertir tu dinero en un fondo que te promete rendimiento negativo”

“Y tener una línea de crédito lista en caso de emergencia, es más fácil que querer buscarla cuando estas dentro de una emergencia”

Y, ¿por qué una Sofom? (Conoce qué es una Sofom)

Esto es independiente de que ya tengas algún financiamiento ya contratado u ofrecido con tu banco —lo cual sería bueno tener—. Pero tener una Sofom cerca, además de ser un complemento a cualquier otra fuente de financiamiento, tiene grandes ventajas.

Por un lado, son el tipo de entidad financiera con mayor número de jugadores en el país (55% de los intermediarios financieros del país son SOFOMES), lo cual tiene que ver con que son normalmente PyMEs especializadas en ciertos productos, sectores o regiones; son empresas locales y no empresas enormes, lo que les da una ventaja que ningún gran banco te podrá ofrecer: FLEXIBILIDAD y PERSONALIZACIÓN. Van a esforzarse mucho más en comprender tu modelo de negocio y en poder encontrar una solución financiera basada en las necesidades de tu empresa.

Adicionalmente, una PyME tiende a operar más rápido y con menos procesos burocráticos, por lo que sus tiempos de respuesta llegan a ser mucho más RÁPIDOS. Y cuando se habla de productos financieros, la flexibilidad, la personalización y la velocidad, son claves en la toma de decisión, por encima del costo.

Cuando llegas a una gran empresa, indistintamente del sector, el comprador del producto o servicio se tiene que adaptar a la oferta de la gran empresa. En cambio, cuando tratas con una empresa similar a tu tamaño o incluso más pequeña, esta siempre buscará adaptarse a tus necesidades. Las grandes instituciones financieras tradicionales como los bancos ofrecen productos estandarizados donde tú tienes que adaptar tu empresa a su producto.

Hay cerca de 1500 Sofomes en el país y hay de todo tipo: dan créditos personales, créditos a empresa, arrendamientos, factoraje, créditos nómina, microcréditos, estudiantiles, etc. Prácticamente hay una o varias Sofomes para cada necesidad existente de una empresa.  Las Sofomes se han especializado y se han vuelto entidades de nicho enfocadas en soluciones financieras.

Cuando una empresa está en sus planes de crecimiento, o cuando tiene un tema de emergencia que requiere liquidez inmediata, tener una Sofom al lado puede ser relativamente más sencillo. Además, las Sofomes no se enfocan solamente en ofrecer créditos, también pueden ayudarte a crear fideicomisos, estructurar financiamientos a tus clientes, para trabajar con el factoraje de tus proveedores, entre muchas cosas. O sea, no sólo puede ser tu proveedor de financiamiento, puede ser tu aliado en el desarrollo de la estrategia financiera de tu empresa.

Muchas veces en el sector empresarial se cree que las Sofomes tienen tasas muy altas, o que su financiamiento es caro, pero eso no es del todo cierto ya que en el universo de Sofomes hay todo tipo de jugadores. Inclusive hay muchas que ofrecen financiamientos más baratos que la banca tradicional, hay algunas cuyas tasas son muy similares a los bancos y otras que sí, probablemente tengan tasas más altas. La realidad es que en el universo de las Sofomes, y dependiendo el sector, producto o región, las tasas varían mucho.

La tasa también es relativa, porque una cosa es la tasa que tienen la publicidad que llega de tu banco y otra es la tasa con la que realmente logras contratar el financiamiento. Primero, antes de la tasa hay que evaluar qué institución te autoriza un financiamiento al final. Pues, ¿de qué te sirve una tasa muy baja en la publicidad si al final no te la autorizan? La probabilidad de  aprobación de una línea financiera es mucho más alta en las Sofomes que en los bancos.

Por otro lado, lo más importante con esto, y muchas veces la gente no lo contabiliza ni lo considera en su toma de decisión, es el tiempo que se tardan en darte un crédito. ¿Cuánto cuesta tu tiempo y el de tu gente? El costo de oportunidad es clave en la decisión de contratación. Si tienes el tiempo para esperar meses a que un banco te dé un crédito, está bien. Pero si el tiempo es clave en tu toma de decisión, también lo es el costo/tiempo de resolución.

Las Sofomes, por su tamaño, flexibilidad, enfoque y segmentación, normalmente operan a una velocidad mucho más rápida que un banco grande, además de la personalización de los productos, adaptados a tu necesidad.

Cabe destacar que los cambios políticos que está viviendo México están generando claramente movimientos macroeconómicos y volatilidad. Esto no significa una crisis, pero sí genera nerviosismo y volatilidad sobre todo en los grandes capitales, lo que provoca que las instituciones financieras tradicionales jueguen una posición más conservadora. Lo cual significa que estas instituciones normalmente ofrezcan menos créditos o sólo a los más seguros o más colateralizados.

Inclusive, si tú eres una empresa que tal vez tiene una línea de crédito revolvente con un banco, puede que te la detengan, que la cierren sin avisar si no estás clasificado en su tabulador de riesgo más bajo. No es porque los bancos sean malos, pero tienen una responsabilidad prudencial de proteger el ahorro y por eso deben actuar conservadores.

Las estadísticas muestran que en México, el 100% de las grandes empresas obtienen financiamiento a crédito de cualquiera de los canales. De las empresas medianas, solamente el 39% tienen acceso a financiamiento. De las pequeñas, solamente el 27% tienen acceso a financiamiento y de las microempresas solamente el 10%.

Gran parte de las empresas y empresarios PyME no tienen acceso a un financiamiento formal, lo cual es fundamental para crecer tu negocio o para hacer frente a emergencias, y  también para crear un historial crediticio y crear una experiencia financiera.

Hoy en día en México, el 60% de las empresas obtienen su primer crédito en una SOFOM. Muchas veces el crédito de una SOFOM sirve para abrirte puertas en mejores momentos con un banco; sirve como estrategia para mediano y largo plazo para desarrollar tu estructura financiera.

Y en tu estrategia de financiamiento, tampoco es correcto concentrarte en un solo proveedor de financiamiento. Es importante que tu empresa tenga alternativas y productos diferenciados. Por ejemplo:

  • Una línea revolvente o crédito de cuenta corriente para necesidades de corto plazo.
  • Factoraje para hacer líquidas tus facturas cuando tu cliente se financia contigo.
  • Arrendamiento para adquirir equipo y mobiliario.
  • Crédito simple para capital de trabajo productivo de mediano y largo plazo.
  • Crédito hipotecario para adquisición de edificios u oficinas.
  • Crédito nómina para financiar a tus trabajadores.
  • Entre otras.

Y muchas veces o casi siempre, es imposible contar con todas las soluciones en una sola institución. Diversifica tus fuentes de fondeo, utiliza el financiamiento a tu favor y de manera inteligente; eso generará rentabilidad y crecimiento a tu negocio.

Hay Sofomes de todos los colores que te van a poder ayudar a implementar y fortalecer tu estructura financiera. Obviamente, la deuda siempre tiene que ser manejada de manera inteligente y con responsabilidad para que realmente te ayude a ser frente a crecimientos o emergencias.

Acércate a una SOFOM, hay muchas. Y compara, porque al final pueden ser tu mejor aliado financiero. Un lugar para explorar distintas Sofomes serias es la ASOFOM (www.asofom.mx). No es la única pero es la asociación de Sofomes más grande de México y Latinoamérica.

CUIDADO, con las empresas que dan prestamos y que no se encuentran reguladas por la CONDUSEF o por CNBV, porque los riesgos como usuario, pueden ser altos. No es que sean malas empresas, simplemente que no tienes la seguridad ni de la procedencia de los recursos, ni tienes protección como usuario ante cualquier abuso.

Fernando Padilla

Director de Pretmex Presidente de ASOFOM Consejero en Lendera

1 Comment

  1. Pedro Vivían C

    Suena bien lo q describen aquí, espero me ayuden con mi proyecto.

Deja un comentario

ads
View : 657 Click : 1
A %d blogueros les gusta esto: