La historia de como emprendí: Fernando Padilla Ezeta

La historia de como emprendí: Fernando Padilla Ezeta

Muchos me han preguntado cómo me convertí en emprendedor o como inicié mis empresas, por ello, hoy quiero compartirles mi historia con afán de que mi experiencia, mis procesos y como yo he vivido estos años puedan ayudarles con sus emprendimientos o negocios.  

Desde los problemas que enfrenté, cómo los solucioné y cómo fui llegando hasta donde estoy el día de hoy.   

Soy Ingeniero industrial y cuando estudiaba mi carrera quería trabajar en la industria; por suerte en ese tiempo pude conseguir un trabajo en una empresa de plásticos agrícolas, familiar, encargada de producir mallas para invernaderos. En ese tiempo me cuestionaba cuando veía a ingenieros en el sector financiero —¿Por qué los ingenieros siempre acababan como financieros? ¿Por qué trabajaban en bancos y no en sus áreas?  

En esta empresa empecé como mecánico, ayudante de planta, planeación de producción, nuevos proyectos industriales, etc, mi curiosidad me hizo escalar poco a poco de estas áreas, a las ventas, temas administrativos y finalmente acabé como director general.   

En este puesto siendo muy joven, tenía como reto crecer el negocio, innovar, meter tecnología y encontré como hacerlo mediante la implementación de maquinarias nuevas. Sustituir las que se tenían de los años 60´s por máquinas más actuales que mejorarían la eficiencia y la producción. La empresa tenía 40 años funcionando, 100 obreros (entre operadores, tejedoras, mecánicos) quienes hacían funcionar estas máquinas viejas gracias a su creatividad.  

Esta empresa a pesar de estar en crecimiento y ser exitosa, no tenía un sobrante de caja para adquirir maquinaria nueva. Se sostenía a través de socios y familia quienes tampoco querían meter más capital a ese punto.   

Siendo una empresa PyME, familiar, con cierta informalidad en sus procesos, el tema de salir a buscar capital institucional de fondos no era una opción, así que lo más “fácil” fue ir a un banco a buscar el financiamiento.  

Esta fue mi primera experiencia y acercamiento al mundo financiero y con ingenuidad en el tema, creí que sería sencillo que un banco respaldara el proyecto, los números eran claros mostrando que la demanda era más alta que la producción y que esto se solucionaría con la nueva maquinaria. Prácticamente todo estaba vendido antes de fabricarse.   

Para este momento, las ventas de la empresa excedían un 30- 40% la capacidad de producción, por lo que se tenían datos e información que servirían para mostrar la capacidad de pago. Se necesitaban 5 máquinas que en total costarían un millón de pesos, estas máquinas incrementarían el 200% de productividad y sustituirían 60 máquinas antiguas.  

Armé el proyecto y acudí al banco para financiarlo, banco que por cierto, tenía los mismos 40 años de la empresa, trabajando con ellos. Tenían toda nuestra información, movimientos de nóminas, cheques, pagos, terminales, puntos de venta etc., pero ni esto ni toda la documentación entregada con pruebas, fue suficiente para obtener el financiamiento.  

Y tristemente, como ocurre a la mayoría de las empresas PYMES, no calificamos.   

No quiero decir con esto que el banco estuviera equivocado al no brindarnos el crédito, había muchas razones institucionales por las que no era posible. Los estados financieros de una empresa familiar suelen ser medio formales, no siempre hay utilidades o los gastos claros.  

Posteriormente acudí a otra empresa que no era un banco, que se dedicaba a prestar dinero de manera formal/informal que estaba registrada en el SAT pero no tenía las mejores condiciones del mercado. Sin embargo, esta empresa nos escuchó, nos estudió a fondo, visitó la plata, conoció la maquinaria, las proyecciones y en menos de una semana finalmente nos otorgó el cheque por el millón que necesitábamos.   

¿Cuál fue la diferencia para que esta empresa si nos otorgara el financiamiento?  

Que esta empresa dedicó su tiempo a entender las necesidades de la nuestra, a realmente comprendernos por encima de lo que los estados financieros decían. Y esta historia del financiamiento es muy relevante porque sembró en mí una semilla de visión al futuro.   

Posterior a la compra de la maquinaria la empresa de plásticos se fue a la alza con las ventas, pudiendo pagar sin problema el financiamiento  

Por otro lado, conviviendo con otros empresarios, detecte que el problema que yo había sufrido, también lo tenían otros empresarios. Estudié a fondo el sector, investigué que el 99% de las empresas en México eran PyMES pasando por la misma situación.   

Todo esto se conjugó el día en el que por casualidad leí en el periódico Nacen las SOFOMES, un nuevo modelo para resolver la falta de inclusión financiera” esta noticia brindaba a los emprendedores, la oportunidad para crear empresas del sector financiero formales y atender las necesidades que los bancos no podían resolver.   

En ese momento decidí tener mi propia SOFOM, por ahí del 2006 y un año más tarde nació PRETMEX www.pretmex.com , la primera de mis empresas, dedicada a apoyar y entender a las PyMES mexicanas de manera personalizada.   

Las SOFOMES para quién desconozca el término, son instituciones financieras no bancarias, que pueden prestar dinero a empresas o personas, bajo todas las reglas y regulaciones para proteger al usuario.   

Crecimos muy rápido, resolvimos problemas en las empresas de distintas formas, nos pusimos a la par de los retos del emprendedor y a conocer las necesidades reales de empresas reales. Mi intención no era ayudar a las empresas gigantes, empresas públicas que cotizaban en la bolsa, que tienen auditores de primera o procesos sumamente transparentes, que además tienen múltiples soluciones financieras. Mi intención era voltear a ver a esa mayoría de empresas que generan el 70% de empleo del país, a los Fernandos que los canales tradicionales simplemente no los estaban entendiendo.   

En PRETMEX nos enfocamos en soluciones de financiamiento, enfocadas en aumentar la productividad o disminuir los costos en las empresas. Así que, a pesar de ser el ingeniero industrial abnegado a entrar al sistema financiero, la vida me llevó a convertirme en emprendedor del sistema financiero no bancario e iniciar actividades el mismo año que nació el iPhone (2007).   

Todo este camino y experiencia, más mi perfil innovador me llevó a implementar tecnología dentro de todo el proceso y de esta manera logramos modelos más rápidos, digitales y con tasas competitivas en el mercado. Queríamos hacer el proceso fácil y rápido para el empresario PyME sin necesidad de que entregara hasta el acta de nacimiento de la abuela. Es decir, convertirnos en FINTECH cuando todavía ni existía el término o al menos no estaba de moda como hoy en día. 

Así llevamos la empresa de ser una financiera tradicional a una FINTECH (una empresa de financiamiento a empresas con tecnología) también llamada LEND-TECH.  

De nuevo la curiosidad me llevó a ver que en el mundo había otros modelos de negocios que también estaban disrumpiendo y resolviendo necesidades no atendidas de empresas y personas.   

Habían crowdfundings en Europa y Estados Unidos que estaban creciendo demasiado rápido y lo que hacían estas empresas era conectar al usuario con el cliente, experiencia tipo Uber que lograba quitar del medio la intermediación y el costo de cualquier institución bancaria. Un solicitante de crédito podía recibir dinero más barato y la gente que tenía sus ahorros guardados podía invertirlos y ponerlos a trabajar sin necesidad de sofisticación o grandes cantidades de dinero.   

En ese momento los dolores de PRETMEX eran quedarnos muchas veces sin materia prima (dinero) para seguir otorgando créditos y debíamos frenar la atención a clientes. Esto era un problema no solo porque desatendíamos a los clientes nuevos, sino porque teníamos clientes creciendo más y más, que pasaban de necesitar financiamiento para 5 máquinas a 10 máquinas y luego 20 y era frustrante que tuviéramos que frenar porque la materia prima se acababa. (Cabe señalar que las SOFOMES, son entidades financieras que pueden prestar, pero no pueden captar ahorro del público general, así que las fuentes de materia prima eran los bancos, fondos y canales institucionales). 

Una de las cosas que hacíamos para resolver esta situación era buscar a otras SOFOMES o FINTECH para financiar al cliente, en este rubro se llama sindicar, cuando un cliente es atendido con fondos de dos instituciones diferentes. Pero esto llevaba tiempo y ralentizaba el proceso para nuestros clientes, quienes sufrían por esta situación, además de que involucraba temas contables y legales para ambas empresas.  

Mediante un crowdfunding ya no sería necesario pasar por esto, puesto que el recurso, siendo colectivo no estaría limitado, porque ese canal si se podía conectar masivamente y que además con datos del Banco de México, veíamos que los mexicanos tienen cantidades enormes de dinero guardados en cuentas de cheques que no generan ni rendimiento y solo generan costo, y que muy pocos mexicanos, realmente tenían formas para invertir su dinero, porque los canales públicos eran sofisticados y requerían grandes cantidades de dinero.   

Nos dimos cuenta de que esto, era parte del complemento de lo que ya estábamos haciendo y de que requeriríamos innovar distintas atenciones, áreas y tecnologías para empezar a hacer las cosas distintas, pero regulatoriamente no podíamos implementar este sistema en PRETMEX. 

Con esto en mente y con el enfoque de que los clientes no se quedaran sin atender, mi primera intención fue acercarme a empresas de crowdfunding, que ya estaban establecidas, tanto en otras partes del mundo como España, Estados Unidos y en México para hacer alianzas. Al final después de varios meses no se concretó, no logramos alinear los puntos en común. La realidad es que en México apenas iniciaban estas empresas, apenas estaban validando sus modelos, y yo sabía que la necesidad estaba ahí y nadie estaba realmente atendiéndola, así que decidí dejar de buscar a un tercero,  para hacerlo por mi cuenta, como un emprendimiento independiente, pero utilizando todo el know how de PRETMEX que llevaba ya 10 años atendiendo a las PYMES mexicanas.   

La clave de todo el centro, de nuevo era el cliente y cómo atender mejor sus necesidades, no para fondearnos en la SOFOM, sino para no limitar su financiamiento, crecimiento o inversión que necesitaban para máquinas o sus instalaciones.

De esta manera, podíamos atender de manera personalizada, con un sistema novedoso que permitía el modelo de crowdfunding para financiar a las PyMES y conectar con su comunidad.   

Yo necesitaba socios que tuvieran ese acercamiento tecnológico y que me ayudaran en este nuevo emprendimiento sin distraerme de mis responsabilidades en Pretmex y platicando con un amigo con el que jugaba futbol y que trabajaba en otra SOFOM surgió esa posibilidad de asociarnos. Ambos conocíamos el mundo financiero, él por su parte compartía el sueño conmigo, había incluso hecho su tesis de crowdfunding en sus años de universitario. En ese momento no existía en México ninguna empresa de crowdfUnding enfocada en empresas y por nuestra experiencia y visión, decidimos hacerlo juntos.   

En el 2017 este modelo se vuelve realidad, inicia LENDERA CROWDFUNDING www.lendera.mx como una empresa dentro del grupo, pero totalmente separada de PRETMEX para atender al mercado de manera diferente y bajo este nuevo modelo. 

Aquí no le pides a una institución financiera que te preste y nadie se entera, el modelo crowdfunding se vuelve público y le dices a toda la comunidad -Oye, esta empresa necesita cierto dinero para su flotilla de coches, bajo un contrato de arrendamiento- entonces la gente, que busca poner su dinero a trabajar, de manera fácil en algo que entiende, invierte  de manera sindicada (en co-propiedad o de manera proporcional) en esos coches, de manera directa a la empresa y la empresa en lugar de pagarle el financiamiento o arrendamiento a un banco, se lo paga a los que invirtieron el dinero, obteniendo así el beneficio que antes se quedaba el banco, la plataforma de LENDERA solo sirve para conectar a la empresa con el dinero, de muchos, dicho de otra manera, en lugar de pedirle un millón al banco, le pides un peso a 1 millón de personas.  

De esta comunidad de inversionistas nos dimos cuenta de que no solo eran personas con interés de invertir su dinero en empresas mexicanas, sino que detectamos que los mismos empleados, clientes y proveedores de las empresas se volvían inversionistas. La gente se volvía fiel a la marca en la que invertía y aumentaba su interés para seguirla, ver cómo le iba, consumir e incluso recomendarla. Porque siendo inversionista, te interesa que esa empresa florezca.   

Entonces imagínense, apoyar a una empresa cuando está levantando un arrendamiento o un crédito y sus mismos colaboradores se vuelven inversionistas, cómo convierte la psicología de un empleado ser ahora inversionista de la misma empresa para la que trabaja.   

Se genera una conexión a un nivel muy profundo entre la persona que tiene el dinero y la persona que lo necesita, situación que es imposible lograr muchas veces entre un banco y un cliente o una institución financiera y su cliente.  

Detectamos en Lendera que los empresarios y emprendedores tenían una cosa en común: Desde la pequeña miscelánea hasta la gran empresa necesitaban activos, computadoras, muebles, coches, máquinas, y el producto ideal para financiar cualquier equipo o maquinaria es el arrendamiento; por sus ventajas fiscales y porque de esta forma el activo no pierde su valor y la empresa no se descapitaliza.   

Entonces convertimos a Lendera en una plataforma de arrendamiento colectivo que sin querer era la primera empresa de este tipo en México y en el mundo. Así es como se formaron estas 2 empresas, en el camino he abierto otras empresas del sistema financiero no bancario que están en sus fases iniciales, inclusive un fondo de capital ángel para emprendedores.   

Mi personalidad colaborativa, competitiva y de crecer juntos, me empujó a convertirme en presidente de la ASOFOM (www.asofom.mx) en 2019 y 2020, representando al sector financiero no bancario; así mismo me convertí en consejero de la AFICO, la Asociación de Plataformas de Fondeo Colectivo (www.afico.org), que posteriormente  me llevo a ocupar puestos en el consejo de  NAFINSA y BANCOMEXT la principal banca de desarrollo del país y trabajar en las mesas revisando leyes que afectan al sector financiero para intentar mejorar la inclusión financiera en el país.   

En el 2022 me convertí en presidente de ENLACE (https://enlacee.org )  la aceleradora del Tec de Monterrey para el capítulo Ciudad de México.   

También soy consejero de otras empresas, emprendimientos, soy inversionista ángel, mentor de varias aceleradoras, como ENLACE  y Masschallenge (https://masschallenge.org) , doy clases de desarrollo emprendedor en la Universidad Iberoamericana porque tengo un afán y una obsesión por ayudar a los empresarios a crecer en todos los aspectos.  

Ese es mi mundo, esta es mi historia resumida, lo que soy, lo que hago. Si me preguntaran -¿Qué eres? – Diría que soy un emprendedor del mundo FINTECH pero más que eso, soy un apasionado de ayudar al empresario a que más empresas florezcan.  

Cuando yo era empresario industrial me sentía abandonado, me sentí solo, era joven, no tenía experiencia, no tenía consejeros o quien me ayudara, entonces todas esas necesidades que viví cuando era empresario, he ido cubriendo mi carrera, mis empresas y emprendimientos a resolver, para que los empresarios que vayan empezando, tengan a alguien que los pueda acompañar desde el punto de vista mentoría.   

Por eso también escribo este blog y mi podcast para darles consejos muy sencillos y prácticos para la gestión de su negocio, como financiarla, como emprender, como dirigir, estrategias.   

Todo esto porque me gusta enseñar, me gusta compartir, y sobre todo ayudar a los empresarios a que salgan adelante, porque creo algo muy claro, un emprendedor o un empresario PyME que genera esa riqueza de manera local, genera empleo en México, derrocha bienestar a su entorno y en México nos urge bienestar, nos urge que las cosas mejoren para todos.  

¿Qué quiere decir? Que entre más PyMES, entre más emprendedores haya en el mundo y en México que es el país donde vivo y amo, más gente va a tener empleo. De esta manera hay más estabilidad económica y toda mejora, por que una persona que tiene empleo no está pensando en hacer tranzas o dañar a otros, una persona que tiene empleo, puede pagar educación, salud, hacer lo que quiera con el dinero que genera de su trabajo y cuando alguien tiene esas necesidades básicas como alimentos, educación, salud, no necesita que alguien le regale nada.  

Me considero un emprendedor del mundo del financiamiento, enfocado a resolverle los dolores y necesidades a los empresarios hoy en México, mañana a otros países de Latinoamérica, espero que un futuro cercano a todo el mundo.  

No estoy en contra de la política y sé que tienen sus técnicas, pero no me gusta que en las políticas (esto ocurre en todo el mundo) los gobiernos regalen dinero y quieran mantener económicamente a la gente para volverlos sus fans y pienso que cada quien puede votar por quien quiera, pero pienso que es mejor que tengan cubiertas esas necesidades para que nadie los pueda manipular, cubriendo sus necesidades con regalos.  

Logramos un mejor país, una mejor sociedad de esta manera, por eso mi afán de querer ayudar a más empresarios a que crezcan, eso es lo que creo, esa es mi pasión, esa es mi historia y no la cuento para que digan “miren que bueno soy” lo hago por si a alguien le sirve de inspiración, o por si alguien vive algo similar y puedo ayudarles.   

En fin, este canal está abierto para ustedes, me pueden escribir, hacer las pregunta que quieran, estaré encantado de contestar y compartir.   

Gracias por leerme.

 

   

Publicado por CapitalEZ

Porque creo que existen soluciones financieras para todas las #PYMES CEO Pretmex, tu aliado Financiero / CEO Lendera Crowdfunding Consejero ASOFOM / AFICO / NAFIN Maestro y Mentor UIA / Masschallenge / Enlace E+E Blog Capitalez.net

Un pensamiento sobre “La historia de como emprendí: Fernando Padilla Ezeta”

  1. Felicidades Fernando, Gracias por compartir tu historia, eres una persona con ideas frescas y tus comentarios en tus videos muy claros y sobre todo muy sinceros. Por eso estas donde estas, en horabuena, saludos desde Leon, Gto

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: