¿Cómo encontrar buenas ideas para emprender? Y volverlas exitosas

¿Cómo encontrar buenas ideas para emprender? Y volverlas exitosas

A veces basta tener una buena idea para lanzarte a emprender, por eso en este blog te hablaré de como encontrar esa buena idea y a resolver esa pregunta que la mayoría tiene al iniciar este camino. ¿En qué emprender?

El 99% de la gente sueña algún día con ser empresario, ser dueño de su tiempo de su propio negocio y las estadísticas lo demuestran, no importando en que parte del mundo se encuentren, en donde vivan o su nivel socioeconómico; menos del 10% realmente se convierte en empresario, mientras que el 90% se queda en un sueño. Y de ese 10%, que, si se convierte en empresario, lo hace mayormente porque ya no tuvo de otra, desde la mamá soltera que tuvo que combinar su tema de maternidad con trabajo y los puestos de trabajo ordinario no se acomodaban a su horario o la persona hombre o mujer que fueron liquidados de sus trabajos por edad, sustituidos por gente más joven, crisis en las que se incrementa el desempleo o necesidades como pagar la renta, la escuela en los que no queda de otra más que emprender.

La gran mayoría de los emprendimientos en el mundo se generan por necesidad (60%) y no tanto por el sueño. La pregunta aquí es, si todo el mundo sueña en algún momento de su vida con emprender ¿por qué casi nadie lo logra?

La realidad es que hay muchas razones, las más sonadas o las principales son las creencias como “necesito dinero para emprender y no tengo” la típica “no tengo experiencia” o “necesito aprender primero” y entonces en lugar de emprender empiezan trabajando en alguna empresa para intentar adquirir esa experiencia.

A veces quieren emprender, pero no saben en qué emprender o no saben por dónde empezar. Muchas veces también es el miedo a fracasar, las estadísticas demuestran que solo el 10% de las empresas sobreviven más allá de los 10 años de vida. La probabilidad de que un negocio no funcione es certera, hay una alta probabilidad de fracaso y al ser humano, no importando cual sea su condición no le gusta fracasar.

El fracaso es un común denominador de todos los seres humanos, así aprendemos, así crecemos, así aprendimos a andar en bici y así aprendemos muchas cosas en la vida, fracasando, equivocándonos. Sin embrago en el tema de emprendimiento, nadie se atreve a fracasar. Cierto, el fracaso es incómodo, duele, el fracaso te hace sentir menos frente a los demás, porque así lo concebimos. Pero cuando uno entiende que el fracaso es parte de la vida, es más fácil de enfrentar y sobre todo que TODOS FRACASAMOS. Será más fácil levantarte, más fácil reinventarte o más rápido encontrar otra idea exitosa.

Ninguna historia de ningún emprendedor exitoso ha estado exento a los fracasos, en toda su historia ha fracasado en algún momento, pero esos fracasos son precisamente lo que los convirtió en empresarios exitosos, a pesar del miedo.

Por eso, primero hay que normalizar el fracaso, como algo común y corriente, el fracaso no te mata, no te destruye, no es el fin de las cosas ni te define como un fracasado. El fracaso es algo que te va a ayudar a hacerlo mejor la siguiente ocasión, recuperarte, de todo se aprende. Si en el primer intento fracasaste, perdiste dinero, no es momento de rendirse. Habrá un segundo intento, podrás hacerlo mejor, pagarle a quienes les debes, no pauses por un fracaso tu sueño de emprender.

Cualquier buena idea de negocio, puede conseguir dinero relativamente fácil, en entidades financieras, con inversionistas o con familiares y amigos, simplemente debes tener muy claro que es lo que quieres o que problema quieres resolver. Hay mucho dinero en el mundo buscando buenas ideas para ponerse a trabajar, solamente hay que salir a buscarlo.

Tampoco es fundamental tener experiencia. Hay historias de emprendedores que con 0 experiencia crearon modelos o ideas de negocios exitosísimas y gente con muchísima experiencia no han logrado hacer ningún emprendimiento exitoso, no hay un rango de edad, no hay una característica que diga que entre más experiencia tengas mejor te va a ir, la edad, la experiencia, es un número, no es una métrica para decidir cuándo emprender.

Y pensando en que te estoy convenciendo de no tener miedo al fracaso, o de quitarte la idea de que necesitas tener grandes cantidades de dinero o mucha experiencia, la clave ahora ES EJECUTAR. La clave del éxito del emprendimiento no es la idea, no es la experiencia, es ejecutar, es intentarlo, es hacerlo. Claro hay que hacer un trabajo previo de planificación que cualquier negocio necesita, como hacer números, investigar el mercado y muchas otras cosas, pero no me voy a meter en detalle, solo en el primer paso, ejecutar, atreverte, hacerlo.

¿Convencido? Ahora, ¿Cómo encuentras una buena idea, ¿Cómo empiezas? ¿Qué es lo que tienes que hacer para que esa buena idea se convierta en una idea exitosa? para que no acabes (y no estoy diciendo que esté mal) abriendo una miscelánea más o una tintorería más. No quiere decir que sean malos negocios, pero si quieres tener un negocio latente pues más bien busca ideas innovadoras, disruptivas, diferentes que tengan más probabilidad de éxito que un negocio común y corriente, que la simple idea tenga una fuerza de éxito, de empuje a que te vaya bien. Porque al fin ese es el objetivo, que te genere recursos, que generes empleo, que tengas éxito, que derroches a tu entorno.

La idea no es ser empresario por ser empresario, no es lanzar la primera idea que se te ocurra, es encontrar una buena idea, no es tan difícil, no tienes que ser un genio, no necesitas tener gran creatividad, hay técnicas para encontrar posibles ideas muy buenas, de manera fácil.

Aquí te dejo una técnica fácil de hacer, con la que puedes destapar la creatividad:

Primer paso:

Escribe en un papel, todas las cosas que ames hacer, que te encanta hacer, que las puedes hacer, aunque no te paguen, es más, por las que pagarías por hacer. Escribe todas las que se te ocurran, dedícale todo el tiempo que necesites.

Segundo paso:

En otra lista, apunta todas las cosas en las que sientes que eres bueno, no importa si las amas o no las amas, hay muchas cosas que uno sabe que es bueno haciendo, aunque no se esté enamorado de ello, o no le apasione. En fin, todas esas cosas que te salen bien, en las que tienes buenos resultados o te es fácil hacer.

Todos los seres humanos no importando que hagas, donde estés o que has hecho, tenemos muchas cosas que amamos hacer y cosas que hacemos por ser bueno en ello.

Por ejemplo: Lo que amo.  A mí me encanta tomar mi café todas las mañanas, uno de mis momentos más felices de todo el día es cuando me estoy tomando esos primeros traguitos de mi café.

En lo que soy bueno, aunque no me apasiona, pero sé que soy bueno son las matemáticas, se me facilitan los números, analizo, me caen fácil, pero no es como que en mis tiempos libres me ponga a hacer matemáticas o cálculos. Soy bueno, se me hace fácil, no me encanta.

Tercer paso:

Ambas listas (las cosas que amas hacer y en la que eres bueno) tienen un proceso detrás para poder realizarse,  así mismo tienen actividades que se vinculan directamente a su ejecución, en esos procesos o actividades, siempre hay algo que no nos gusta tanto, que nos da flojera, que es complicado, que dificulta disfrutar o hacer esa actividad, todas esas cosas que no te gusten o te den pereza relacionadas directa o indirectamente con las cosas que ames o eres bueno, son las que van en la tercer lista.

Por ejemplo, a mí me encanta y me apasiona mi café de la mañana, pero es una realidad que me da flojera prepararlo, moler el café, poner la cafetera, el filtro etc. (No me gustan los cafés de capsulita, aunque solo debas apretar un botón y listo pero el sabor no me encanta, prefiero el café de grano) Los cafés de cafetería no me disgustan, pero tampoco puedo estar yendo todos los días a una cafetería a comprar mi café.

Para dejar claro, el café es una actividad que me encanta disfrutar, que tiene muchas actividades a su alrededor que no me gustan, me complican o que me generan dolores. La idea de esta lista es conectar cosas que ames hacer o en lo que eres bueno, con cosas que te molestan, te dan flojera o te generan pequeños dolores. Cada actividad que ames hacer va a tener varias que no te guste hacer, esto debes poner en la tercer lista, intenta encontrar todas las que te sean posibles, de cada pasión o actividad en la que eres bueno.

Cuarto paso:

De todos los problemas o dolores que encontraste, empieza a buscar como solucionar en el mundo ese dolor, por ejemplo, en mi lista de “Me encanta el café, pero me da flojera prepararlo” existen soluciones posibles como cafeterías, café instantáneo, capsulas de café, máquinas automáticas que programas con anticipación, puedo delegar la responsabilidad a una persona que te ahorre el proceso o simplemente puedo dejar de tomar café para evitar el dolor.

Con esto te darás cuenta de que para un problema siempre hay muchas soluciones y tu responsabilidad en esta lista es justamente encontrarlas, todas las que puedas encontrar,  puedes preguntarle a otros como resuelven esos dolores, para encontrar todos los que puedas El mundo, está intentando resolver problemas constantemente, cada servicio o producto que existe en la humanidad, sirve para resolver un problema o un dolor,  todos los emprendimientos, nacen a partir de un problema, no importando que tan eficiente o ineficientemente resuelven el problema, la idea es encontrar el mayor cantidad de ellas para cada problema que pusiste en tu lista 3.

Entonces hasta aquí vas a tener, 4 listas:

    1. Cosas que amas
    2. Cosas en las que eres bueno
    3. Cosas que no te gustan de lo que amas o eres bueno
    4. Soluciones existentes para todas esas cosas que no te gusten de la lista 3

Y viene la siguiente parte que es en donde empieza la creatividad

Quinto paso:

De cada problema, (lista 3) con sus soluciones existentes (lista 4).  Hacer una lluvia de ideas de como resolverías cada problema de una forma diferente a lo que ya existe, anota todas las formas, busca que sean diferentes a las formas en las que la gente ya las está resolviendo, aunque sea ligeramente diferente. La clave es meterle creatividad, no importa si crees que sea viable o no, ponle imaginación. Aquí te servirá hacerte la pregunta: ¿Cómo lo podría resolverlo yo de una manera diferente, como lo resolvería mi abuelita o mi mascota o el chofer del Uber?

Para soltar la creatividad te pueden servir estos ejercicios de imaginar que eres un superhéroe, un líder religioso, el presidente de tu país o un personaje mágico y pensar en cómo cada uno resolvería cualquier problema. Inventa personajes e imagínate como lo resolverían esas personas con cosas mágicas, poderosas y eso te va a empezar a abrir la mente para generar ideas diferentes, obviamente en ese proceso te van a salir ideas propias.

La idea es que empieces a generar una lista de ideas de cada problema (lista 5). Este proceso te ayudará a encontrar ideas o soluciones que no hubieras pensado antes, juega, piensa “hoy voy a ser Spiderman” imagínate “si yo fuera Dios como lo resolvería” o si fuera Aquaman y eso te va a generar una lista de muchas, muchas ideas. Todas esas ideas que te salgan, (sean viables o no) serán ideas disruptivas para resolver un problema de algo que amas. Todas serán oportunidades de emprender, alguna de esas ideas brillará y cuando encuentres la que más te guste o más te llame la atención, platícalas a tus familiares, a tus amigos, de esta forma sabrás si ese dolor que tú tienes, alguien más lo tiene y como ven tu idea para resolverlo.

No te preocupes con el tema de “me van a robar mi idea” acuérdate, muy pocos emprenden, a pesar de que todos quieran, casi nadie ejecuta, da igual que lo platiques con todo el mundo. La clave va a ser quien lo ejecute primero y si tú ya tienes claro cómo hacerlo, platícalo sin miedo a que te lo roben, rebota ideas para intentar validar si la idea que tienes es buena. La gente igual te dirá que es una locura o que eso no va a funcionar, pero no vas a salir a preguntar para que te aplaudan, vas a ir a preguntar para validar. Validar si hay más gente como tú que tiene el mismo dolor o si hay gente que este resolviendo ya ese problema. Lo que quiero decir es que no estas buscando aplausos sino validar la idea o para intentar racionalizar un poco más.

Esto te servirá mucho si no sabes por dónde empezar, porque las ideas exitosas no son las que hacen productos innovadores, no son las cosas de un genio, sino las que realmente resuelven problemas y si te fijas todo este proceso que hicimos fue encontrar un problema no resuelto o no resuelto bien. Cuando tú te enfocas en resolver un problema tienes una oportunidad de negocio, y cuando ese problema se relaciona con algo que amas o eres bueno haciendo, la probabilidad de éxito aumenta por 1000x.

Otra de las cosas que tiene hoy el mundo, es que está lleno de problemas. Cada problema, cada dolor es una oportunidad de negocio y si ese dolor se conecta con algo que eres bueno o te apasiona, ahí tienes una oportunidad de negocio aún mejor.  Países como México donde mucha gente, se está quejado todo el tiempo de que hay tantos problemas, es una zona de oro para emprender, porque hay tantos problemas que hay demasiadas oportunidades. El objetivo de un emprendimiento no es la riqueza, sino resolver un problema y si ese problema lo tiene mucha gente, vas a tener un negocio que mucha gente quiera.

Esto es lo que hace a un emprendimiento exitoso, encuentra problemas y resuélvelos. Si ese problema además lo conectas con algo que ames, las probabilidades de éxito suben. Esto quiere decir que, aunque exista siempre un riesgo de fracaso en cualquier emprendimiento, este camino, esta fórmula para encontrar ideas exitosas funciona.

Ahora que ya tienes tu idea o tus ideas ¿Cómo mantener tu mentalidad de éxito?

Somos lo que somos no por lo que la vida nos dio o en donde nos puso, somos lo que somos por lo que pensamos, la gente es pobre, no por lo que tiene en su cuenta de banco, la gente es pobre por cómo piensa. Hay casos de éxito de gente que nació sin nada y se convirtió en un empresario exitoso y gente que nació con todo y nada más no la armaron en la vida. Todo se trata de la forma en que pensamos y esa forma no va relacionada al lugar donde naces, claro te puede influenciar, pero no es determinante.

Te dejo 5 recomendaciones extras a tomar en cuenta:

1.- Observa más que los demás

Para lograrlo debes hacer más preguntas, cuestionarte todo. No te quedes con la primera respuesta, intenta leer a las personas, haz pausas, sé un observador. A veces basta con ver, oír, quedarte callado, oler, sentir, observar el entorno. Observar te hace darte cuenta de lo que ocurre alrededor, ver problemas que puedes tomar como oportunidades de negocio. Se sensible a lo que está pasando, detecta errores, busca soluciones.  Cada vez que alguien se queje, que tu mente la convierta en una oportunidad.

2.- ¿Cómo si se puede?

Las oportunidades y los éxitos son para la gente que cree que, si se puede, porque, si en tu mente tú crees que no se puede, no importa lo que pase a tu alrededor, no se va a poder. Si tu mente cree que si se puede ya tienes más de la mitad para adelante. No hablo de un optimismo sin sentido, ni de la fuerza de atracción del secreto, se trata de ser positivos y ver como si se puede. Todo, hasta lo más negativo del mundo tiene un lado positivo y hay que aprender a verlo. No existe el blanco y el negro, existen tonalidades de gris. Aprende a que tu mente se obligue siempre a encontrar el lado bueno de las cosas.  “El viento sopla para todos, pero solo ayuda al que está en la dirección correcta”.

Ayuda mucho ver las cosas desde otra perspectiva, tu punto de vista no es el único, las personas a tu alrededor tienen puntos de vista diferentes de lo que tu piensas, eso no quiere decir que ellos estén mal, simplemente es una realidad diferente. Para cada persona la realidad correcta es la propia. Aprende a ver las cosas desde diferentes puntos de vista, conéctalo con ser positivo. Hay estudios de psicología donde la gente positiva tiene más probabilidades de éxito, generan más dinero, tienen más atracción de gente y no por el optimismo puro, sino por tener una perceptiva positiva de como si se puede, se abren muchas puertas.

Estamos rodeados del no se puede. Pero cuando el mundo te diga no se puede, oblígate a contestarte como si se podría, y en esa respuesta vas a abrir tu mente a un sinfín de posibilidades. La mayoría de la gente es negativa, el mundo es negativo y para darte cuenta, simplemente prende la tele y ve el noticiario, todo es negativo, todo son historias negativas. Crecemos con negativismo, la vida empieza a poner límites desde que eres chico con tus padres diciéndote lo que puedes y no puedes hacer, desde que entras a la escuela y te dicen no se puede, cuando creces y en tu entorno laboral o el gobierno de nuevo te limita. Esto genera un bloqueo mental y comenzamos a creer que de verdad no se puede. Si lo quieres romper simplemente oblígate a contestarte ¿Cómo si se puede? obviamente sin infringir ningún tipo de ley.

  1. La vida es una carrera de resistencia

La vida traerá tropiezos y dolor, viene implícito, los seres humanos nacemos y morimos. Nos tropezamos en el camino, nos lastimamos, nos herimos, la gente que amamos también nos lastima sin querer o queriendo, los seres queridos mueren, se mudan, cambian eso duele. Cuando tu piensas de una manera, el mundo te responde de otra, la vida es difícil, es complicada para todos, no importando en donde estés, debes entender que esta complicación es parte de la vida, pero cuando haces algo que te gusta, facilita las cosas difíciles. Por eso es tan importante que el problema y la idea estén conectadas a algo que ames, porque cuando haces algo que amas, algo que te apasiona, todo es más fácil, incluso el fracaso y el dolor.

Si quieres tener éxito en lo que sea que hagas, no lo hagas por el dinero, no lo hagas por ninguna razón que no te apasione, que te guste hacer, que te motive, que te den ganas de hacer, aunque no genere dinero, Si lo haces por la razón correcta, brillarás, si lo haces solo por dinero no lo hará. Puede que algunos tengan éxito a pesar de hacerlo por las razones incorrectas, pero esto no siempre funciona y lo que es seguro, no durará mucho.

Observa, aunque el mundo gire detente, busca como si se puede y busca algo relacionado con lo que ames. Haciendo algo que te gusta la vida es más fácil.

Si te animas a hacer tu lista etiquétame en mi Instagram @fernandopadillaez para verla, espero te sirvan estos consejos prácticos y eches a andar tu emprendimiento. Nos leemos en el próximo blog, en capitalez.net.

Y si quieres verme en video sigue mi cuenta de YouTube o escucharme en Spotify

Publicado por CapitalEZ

Porque creo que existen soluciones financieras para todas las #PYMES CEO Pretmex, tu aliado Financiero / CEO Lendera Crowdfunding Consejero ASOFOM / AFICO / NAFIN Maestro y Mentor UIA / Masschallenge / Enlace E+E Blog Capitalez.net

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: