¡Me urge dinero para mi empresa! Estas son las 3 formas para obtenerlo

¡Me urge dinero para mi empresa! Estas son las 3 formas para obtenerlo

Todas las empresas no importando su tamaño, llega el momento en el que necesitan dinero, adicional al que se tiene en caja de la empresa, todas estamos constantemente persiguiendo el dinero, ya sea para crecer nuestro negocio, para generar utilidades o para momentos de estrés en caja. Como empresarios o emprendedores debemos de conocer todas las alternativas y estrategias que existen para conseguir dinero cuando lo necesito. 

Antes que nada. 

Siempre debes tener claro para que quieres el dinero, puede ser que lo necesites porque está estresada tu caja, para los pagos de nómina, pagos próximos a vencer, pagos grandes y no tengas suficiente dinero en caja para hacerles frente, eso estresa a la empresa porque pone en riesgo su continuidad, tu relación con los proveedores o con tus empleados. También puede ser que necesites comprar equipo y maquinaria para tu empresa, dar un enganche, abrir una nueva sucursal, remodelar tu oficina o comprar a tu competencia.  

Lo primero es identificar las razones para salir a buscar el dinero, es decir, si no tienes claras las razones no deberías buscarlo, en este caso te recomiendo antes, sentarte en tu escritorio, hacer números, planear exactamente cuánto necesitas y para que usarás ese dinero, la regla de oro para una estrategia efectiva, es que tengas claro cuanto necesitas y para que lo vas a usar. 

Lo segundo, es definir si el uso del dinero será para algo de corto plazo como pagos inmediatos (o con un uso menor a los 6 meses) o largo plazo para algo que te va a impactar más tiempo, como maquinaria, sucursales, inversiones, atracción de talento, estrategias de mercadotecnia (proyectado en un tiempo mayor a los 6 meses) definir tu necesidad de acuerdo con el tiempo y tipo de uso. 

Ya teniendo claro para que lo quieres y el plazo, debes tener claras las 3 fuentes o canales más sencillas para obtener el dinero para tu empresa.  

#1 – VENTAS  

La fuente más común que todas las empresas consiguen, son las ventas. La forma de generar dinero para tu compañía es saliendo a vender, convertir tu producto o su servicio en dinero, es la primera forma en la que entra dinero, que es lo que ya haces todos los días. Pero lo que tienes en caja sirve para financiar la operación de tu negocio, esto quiere decir, este dinero es para continuar cosas de corto plazo, ver como cubro la nómina, la materia prima, para esto la primera estrategia es -sal a vender más- no hay que dejar de vender nunca. Todas las empresas tenemos como prioridad vender, aunque a veces no se cierren los contratos, se debe pagar la nómina, y eso empieza estresarnos porque pone en riesgo la continuidad del negocio.  

¿Qué ocurre cuando esta primera fuente no está funcionando como debe? ¿Cuándo no cubre la operación del negocio? 

Cuando la caja no está siendo suficiente para cubrir la operación diaria, será necesario conseguirlo mediante otro canal. 

Por otro lado, cuando la operación diaria está cubierta, pero no es suficiente para una inversión no recurrente de mayor escala o igual es suficiente, pero usar el dinero de caja para adquirir un equipo o maquinaria o para una campaña de alto alcance de mercadotecnia que tendrá impacto por más de un año, puede estresarme la operación diaria ¿Qué hago? ¿Descapitalizo a la empresa estresando la caja o busco otro canal? 

#2 – CAPITAL 

El segundo canal en donde puedes obtener dinero es capital, se refiere al dinero que invierten los socios en tu compañía, es dinero que entra de los socios fundadores o alguien más que quiera adquirir una parte de tu compañía a cambio de sociedad. Puede ser una persona o puede ser un fondo que vaya a invertir en tu compañía, inyectarle dinero a tu empresa. Hoy existen múltiples canales para conseguir capital, desde tus familiares y amigos, family office y fondos, nunca en la historia habían existido tantas opciones como hoy, y siguen creciendo todos los días.  

Hay que tener claro que esta decisión de invertir capital en tu empresa de parte de un socio se hace siempre sobre la proyección de rentabilidad a futuro que esperan tener con esa inversión. ¿Cómo funciona esa rentabilidad? A través de las utilidades que tu negocio genere todos los meses o años, es como irá cobrando este capital más su rentabilidad. Pero hay que entender varios puntos de este canal. 

El capital (al estar vendiendo parte de tu compañía) como participación accionaria, llámenlo que es como un matrimonio. Y como un matrimonio, tampoco se toma a la ligera la decisión de con quién “te casas” tienes que analizar mucho, tanto para el que quiere recibir como el que quiere dar, esto significa que siempre debes tocar y conocer muchas puertas antes de tomar una decisión, normalmente el capital es una fuente de dinero importante y fundamental de los negocios, pero debe ser estratégica, porque estas decisiones no son “para salir del hoyo” son decisiones a largo plazo. “Casarte” en el sentido de sociedad de tu empresa, es vender una parte de ella y permitir que la persona obtenga beneficios por ese dinero que entrará. Al mismo tiempo, esa persona apuesta al mismo riesgo que tienes tu como dueño del negocio. 

Por lo anterior, los retornos que busca la persona que decide invertir su dinero en tu empresa tienen que ver con que la posibilidad de que la ganancia sea muy alta, muy buena o atractiva, lo cual hace que el dinero de capital sea caro, siempre. Es el dinero más caro, aunque no tenga una tasa de interés, aunque no tenga un costo escrito, aunque no haya un contrato, pues si la empresa no sale bien, el capital se pierde, este es el costo alto que genera el riesgo compartido. Quien invierte, espera ganar por arriba de cualquier otra opción que tenga en donde pueda ganar ese dinero, entonces cuando uses este canal ten claro que es el dinero más caro y complicado en su relación con la otra persona, por lo que tienes que ser muy cuidadoso y estratégico cuando uses este canal. Porque tampoco es fácil la terminación de la sociedad si en el camino la sociedad (el matrimonio) no funciona. 

Por ello la estrategia se debe dirigir y enfocar a planes de largo plazo, nunca para cosas de corto plazo, no uses este canal solo por el dinero, busca que el capital tenga algo más que solo dinero, estrategia, conocimiento de mercado, acceso a clientes o relaciones, lo que sea, que genera más valor que solo el dinero. 

#3 – DEUDA 

La tercera fuente para meterle dinero a tu empresa es deuda. Deuda significa préstamos o créditos solicitados normalmente a través de las instituciones financieras, bancarias o no bancarias o personas físicas. La deuda es que alguien te de dinero a cambio de que se lo regreses con un interés, con un rendimiento, o con un extra. Eso, es el costo del dinero, es la ganancia que el que te está prestando está buscando obtener por su dinero, que normalmente debe ser mayor a lo que le genera el dinero estacionado en una inversión tradicional. Y quitémosle el sentimiento cultural que la deuda es algo malo para la empresa, no existe ninguna empresa en el mundo, indistintamente de su tamaño, giro o país que tuviera éxito y crecimiento, sin un uso inteligente de la deuda. 

Funciona como cualquier producto o servicio que cualquier empresa vende para obtener un margen de ganancia, en este caso por el dinero prestado. Y dependerá de cada empresa para conocer las condiciones o márgenes que ellos manejen. El tema de la deuda es que no se están casando al riesgo contigo, no van al capital, no van a la sociedad, el tema acá para prestarte es la confianza, la salud de tus números o en tu buen flujo de efectivo, ya que en la deuda el dinero se debe regresar, casi siempre en pagos mensuales, esto quiere decir que quien te preste el dinero, tendrá que ver claro que tendrás la capacidad y la voluntad de pagar el dinero en el plazo y condiciones acordadas.  

Para entender los términos más comunes usados en la deuda, el capital de una deuda es el dinero que te prestan, los intereses es el cálculo adicional al capital que se te cobra por el dinero, y este siempre se calcula diario en base al monto de capital que debes. Mes a mes pagas el capital y los intereses hasta que termines de pagar la deuda.  

Solicitar este dinero a una institución es mucho más barato que capital ¿Por qué? Porque no están comprometidos como un matrimonio ni están apostando al riesgo, además tú los puedes meter y sacar en cualquier momento porque no se están metiendo en las acciones, es un contrato de crédito, de deuda, de arrendamiento o de cualquier producto financiero. En este caso tú tienes el control del contrato y puedes decidir al pagar, si renovar o deshacer, no hay un compromiso de sociedad por el dinero.  

La deuda suele ser más versátil porque hay distintos productos financieros de acuerdo a las distintas necesidades en tu empresa. Incluso hay deuda para corto plazo y deuda para largo plazo. Cuando la caja o las ventas no te ayudan a cubrir tus necesidades, la deuda de corto plazo es una solución. Cuando tu capital no te cubre necesidades de largo plazo existe la deuda de largo plazo. 

Deuda de corto plazo: Los productos financieros ideales son créditos revolventes, funcionan como una tarjeta de crédito que usas y pagas, usas y pagas, siempre tienes esa línea y puedes usar saldo para cosas de corto plazo. Estas líneas no se usan para adquirir maquinaria ni hacer mejoras en las instalaciones, funcionan para cuestiones más inmediatas. Factoraje, funciona para clientes y para proveedores, el factoraje a clientes se llama factoraje y el factoraje a proveedores se llama factoraje inverso. ¿Cómo funciona? Es una forma de financiar, si tu cliente te paga a 60 o 90 días y no quieres esperar o financiarle todo ese tiempo, si para venderle a tu cliente debes dar ese tiempo, te acercas con una institución financiera para llevar tu factura y la financiera compre o te pague tu factura y sea la financiera quien espere a que el cliente pague. De esta manera tu no tienes que financiar a tu cliente, utilizas a una institución financiera que te ayude.  

Lo mismo con los proveedores, cuando quieres pagarle a tu proveedor en más días porque es lo que se tarda tu cliente en pagarte, en lugar de hacer una negociación o desgastarte con el proveedor, lo haces a través de una institución financiera, así le pagas de contado a tu proveedor, el estará contento y tu tendrás el plazo que necesitas. De hecho, si tus pagas de contado al cliente, podrías conseguir algún descuento con ellos. 

¿Dónde encontrar este tipo de productos? Normalmente en bancos, en SOFOMES en instituciones financieras no bancarias, en crowdfundings.  

Deuda de largo plazo:  Cuando tu dinero lo usarás para algo de lo que te beneficiarás hasta dentro de 6 meses o más se considera de largo plazo, para ello hay muchos productos financieros. Están los de crédito simple con garantía, sin garantía, con garantía hipotecaria, garantía de equipo o maquinaria, de cuentas por cobrar, por ejemplo. Crédito simple la institución te da el dinero que necesitas y a partir de ahí tú vas pagando; en este crédito no puedes solicitar más dinero conforme lo vas pagando como ocurre con las líneas revolventes, sino que te entregan la cantidad completa y tú lo organizas y lo pagas en los plazos que se hayan acordado. Puedes usar este dinero para lo que tú quieras, remodelar, contratar talento, campañas de marketing, desarrollar una plataforma, inversiones, etc. Otro producto de largo plazo, para todo lo que signifique adquisición de activos (equipo y maquinaria de cualquier tipo) es el arrendamiento ya sea financiero o puro en el que le rentas a la institución financiera el activo que necesitas en lugar de comprarlo, arrendarlo. De este tema tengo una entrada completa: cómo manejarlo, solicitarlo, por qué conviene. Si quieren saber un poco más de arrendamiento da clic aquí para ir a leerlo.

 Pero a grandes rasgos, la razón por la que es un gran producto financiero es porque al comprar de contado, el activo se deprecia. Todos los activos se deprecian, sobre todo el equipo y maquinaria, entonces poner tu dinero en algo que se deprecia, es invertir en algo que te va a generar un rendimiento negativo, por ende, el producto financiero con el que recomiendo financiar cualquier activo es arrendamiento. Solo pagas a la financiera una renta al mes, tiene beneficios fiscales y además al final del plazo puedes elegir si lo compras o lo regresas, lo importante es que el arrendamiento funciona para financiar todos los activos de una compañía. 

Otro producto de largo plazo es el crédito hipotecario funciona como un crédito simple, solo que tiene de garantía que el destino siempre es contra el bien inmueble y solo sirve para adquirir o remodelar un bien inmueble.  

Lo importante es tener claras tus opciones y con esto en mente tomarte el tiempo necesario para encontrar lo que más te convenga, en estos casos la urgencia es el peor enemigo. Te recomiendo buscar cuando no lo necesites, para que tengas tiempo de comparar, evaluar, leer contratos. Lo peor que puede suceder cuando necesitas dinero es que sea urgente. La urgencia te hace aceptar al primero que te ofrezca financiamiento y eso demostraría que no estás planeando bien en tu contabilidad, entonces cuidado con las urgencias.  

Hoy en día en el mundo financiero hay múltiples instituciones bancarias, no bancarias y productos de soluciones inmediatas del tipo: “da clic a este botón y tienes tu dinero inmediato” sin decir que sean malas opciones, la urgencia suele ir relacionada a costos altos, condiciones no tan atractivas para el empresario. Lo mejor es planear para encontrar las mejores condiciones de financiamiento.  No te concentres solamente en bancos, yo sé que todo el mundo conoce los bancos y normalmente es su primera opción, pero busca otras alternativas, compara la opción del banco, con la de una SOFOM (Sociedad Financiera de objeto múltiple), con un crowdfunding (Plataforma de fondeo colectivo) y muchas más, busca al menos 3 alternativas diferentes. 

Entendiendo que el inmediato es el peor enemigo, también hay instituciones que se van al extremo contrario de inmediato y se tardan 6 meses en resolverte y esos tampoco funcionan. Tienes que buscar en todas las alternativas que hay allá afuera. Pero lo más importante sobre el tiempo que se tarden en resolver, es para quien, si calificas para una deuda, no calificaras para todas las instituciones, pero siempre hay muchas que sí, hay mucha oferta, al igual que en el capital, nunca habían existido tantas opciones, pero eso no quiere decir que todos estén dispuestos y que todos quieran dártelo ¿Qué quiero decir? Que tienes que estar dispuesto a tocar las puertas suficientes y encontrar quien está dispuesto a prestarte o a invertir capital en ti.  

Esto no quita que dejes de vender, lo más importante para tu negocio es que sigas vendiendo, no dejes de vender nunca, sobre todo cuando estás estresado en caja, lo primero que debes hacer es fortalecer tus ventas. Y si las ventas no pueden cubrir todo, para eso existen el capital y deuda. 

Espero que esta información te ayude a guiarte un poco mejor para elegir tu estrategia para conseguir dinero.  

No dejen de seguirme en mis canales como capitalez.net en Spotify o @fernandopadillaez en mis redes sociales.  

Spotify:

YouTube:

Publicado por CapitalEZ

Porque creo que existen soluciones financieras para todas las #PYMES CEO Pretmex, tu aliado Financiero / CEO Lendera Crowdfunding Consejero ASOFOM / AFICO / NAFIN Maestro y Mentor UIA / Masschallenge / Enlace E+E Blog Capitalez.net

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: