¿Bancarización?, esa no es la solución

Banco Vineta_1

“We need banking but we don’t need banks anymore.”

Bill Gates

La bancarización es una palabra que lleva un rato de moda, por lo menos como clave de progreso en los países en vías de desarrollo. Ésta inicia, en el momento que una persona comienza a utilizar servicios bancarios, el que sea, por ejemplo: cuentas de nómina, tarjeta de crédito, etc. La teoría dice que si tienes a la población bancarizada, tienes un sistema financiero formal, con el que tienes forma de interactuar y mover la economía. Pero…¿es esto cierto en México?

Para entender más a fondo la bancarización les comparto algunas estadísticas de Global Findex, y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV):

  1. En México en el 2011, el 27% de los adultos tenían una cuenta bancaria, para el 2014 la cifra creció a 39%. Cabe señalar que el promedio de Latinoamérica está arriba del 50%.
  2. Se logró que el 39% de adultos en México tuvieran cuentas bancarias debido a dos factores: la bancarización de la nómina gubernamental y la bancarización de los programas sociales del gobierno. ¡Ojo! esta iniciativa empujó un crecimiento por imposición, lo que significa que el sector financiero no hizo nada relevante para bancarizar nuevos usuarios.
  3. El 90% de los adultos en zonas metropolitanas de México tienen cuenta bancaria, en zonas urbanas baja a 79% y con gran contraste en  zonas rurales, menos del 31% cuenta con una.
  4. El 51% de los usuarios que tienen cuenta de banco la utilizan como “monedero”, es decir, una vez que reciben un depósito, sacan el 100%. Los usuarios, no utilizan realmente servicios bancarios, prefieren utilizar solamente efectivo. SÓLO el 19% de los adultos en México, utiliza realmente los servicios bancarios.
  5. De acuerdo al Banco de México y a la CNBV, el 95% de los usuarios mexicanos prefieren usar efectivo.

México está estancado en bancarización, lo poco que existe está empujado más por iniciativas gubernamentales que por una estrategia del sector. La estrategia de captación de clientes de los bancos se encuentra en zonas metropolitanas y urbanas y no toma en cuenta la población rural, semirural y muy poco a la semi urbana. Por el otro lado, es evidente la desconfianza y desconocimiento de los usuarios en utilizar servicios bancarios, por lo que las personas prefieren hacer sus transacciones en efectivo.

Claramente, hay una oportunidad enorme para bancarizar en México. Pero como ya he mencionado en otras ocasiones, el sistema bancario se encuentra en las manos de 5 bancos que controlan el 90% de los activos del país. Frente a este hecho, es difícil que crezca la penetración, ya que no hay un genuino interés por parte de la banca tradicional, además que la competencia todavía es poca y limitada.

Aunque el planteamiento parece ser que bancarizar es indispensable y lógico para el desarrollo de la nación, lo que las estadísticas hacen, es cuestionarme como usuario financiero si realmente queremos bancarizarnos. ¿Cuál es el obstáculo? ¿por qué la gente se resiste? ¿es la forma en la que atienden los bancos? ¿Es falta de confianza? Desde la perspectiva de una institución financiera ¿qué estamos haciendo para captar la atención de nuevos usuarios?, ¿Los bancos realmente quieren bancarizar a la población?

¡Y atención Señor Gobierno! Si la bancarización es uno de los pilares para desarrollar y potenciar la economía del país, la estadística nos muestra que algo se está haciendo mal y que la estrategia necesita cambiar. Los clientes, consumidores o usuarios son los que mandan, si ellos no compran es por qué el producto no es bueno. No hay una oferta de valor que cubra las necesidades de los usuarios. El mercado está gritando por innovación, es la gran oportunidad del sector financiero: desde crowdfundings, Sofomes, Sofipos, Startups de fintech hasta los mismos bancos. Hay que ver las cosas desde un punto de vista diferente.

Un ejemplo muy claro de que existen caminos para lograrlo es Kenia. Un país que con poca infraestructura bancaria, con una población meramente rural y una bancarización menor al 20%. Bajo esta realidad, consiguió que Vodafone lanzará en el 2003, M-Pesa, que nos es otra cosa que convertir el móvil en una billetera electrónica. Poder pagar y cobrar por medio del teléfono, con una app ligera que funciona en prácticamente cualquier teléfono, se apoyó  en la infraestructura de pequeñas tiendas de conveniencia tradicionales (en México misceláneas). Hoy más del 60% de la población keniana usa tecnología móvil para realizar pagos y cobros, y esto ha logrado que la bancarización de Kenia sea superior a la de México.

Hay una gran oportunidad para todos y no específicamente de bancarizar, sino de voltear a ver al cliente y su realidad, entenderlo y crear nuevos productos y servicios que le sirvan y sobre todo que le sean útiles. Tal vez, la bancarización tradicional, no es la respuesta… es momento de ser creativos y reflexionar.