El estrés financiero de tus trabajadores, afecta tu rentabilidad como empresa

 

c30504e5-8a9c-4d65-9ab5-3105e6fdf580

La realidad financiera de los empleados afecta en gran medida la productividad y estabilidad de las empresas. Es un tema al que los empresarios no son sensibles -tal vez- por la diferencia entre el perfil del patrón y el del trabajador. Pero el empresario puede resolver el estrés financiero de los trabajadores y generar un mejor ambiente de trabajo para que sus empleados se desarrollen, sean más eficientes y adquieran permanencia.

Qué genera estrés financiero en tus trabajadores:

  • Falta de educación financiera.
  • Tener una necesidad financiera y no saber dónde resolverla, los bancos tienen horarios iguales a las horas laborales, y el trabajador no quiere pedir un permiso para eso.
  • Sobreendeudamiento en productos de consumo.
  • Endeudamiento por cubrir gastos corrientes.
  • Deudas con prácticas de cobranza agresiva.
  • Pedirle prestado al patrón o a un compañero de trabajo.
  • Participación en tandas con compañeros de la oficina.
  • Cuando familiares que viven en tu casa adquieren deudas sin control.

Las estadísticas señalan que la antigüedad laboral en las empresas oscila entre los 2 y los 4 años. Cada vez es más complicado que la gente haga carrera dentro de las empresas. Este es un punto que los empresarios deben desarrollar con detenimiento. En la actualidad, las estrategias de remuneración deben adaptarse a las necesidades de los empleados. Hoy en día el perfil generacional, es decir, el millennial, no tiene las mismas motivaciones que tuvo el baby boomer o la generación X. La pirámide de Maslow ya no es punto de partida para determinar cómo cubre sus necesidades el trabajador. Esta falta de estrategia impacta al empresario, pues la falta de conexión con su capital humano la ve reflejada en costos y en la rentabilidad del negocio.

¿Cómo resolverlo? En primer lugar se tiene que comprender dónde radica el estrés financiero. Hay que ponernos en los zapatos de los trabajadores y entender la idiosincrasia socioeconómica de la gran mayoría. Si nos vamos al nivel del personal operativo, encontramos que es una realidad la falta de educación financiera, pues desconocen como administrar su cartera, sus flujos de dinero, sus incentivos y ya ni se diga el saber cómo funciona un crédito o una tasa de interés.

La falta de conocimiento de conceptos financieros básicos lleva muchas a veces al trabajador a tomar malas o repentinas decisiones financieras. Entre menos cultura financiera, menos acceso a productos financieros útiles y de calidad. Por ello, vemos que mucha gente cae en las trampas -por ejemplo- de comprar Televisores en “pagos chiquitos”, que elevan hasta 8 veces el precio del producto y que si no hay constancia, provoca un sobreendeudamiento. Y es exactamente el sobreendeudamiento, el factor clave del estrés financiero. Cuando ya no le alcanza, lo primero que hará será pedir un aumento de sueldo. Si no lo recibe, comienza el descontento y a interrogarse si le conviene quedarse dentro de la empresa.

El empresario no puede estar cubriendo este tipo de necesidades, pero las debe de tomar en cuenta. El estrés financiero es una las causas principales de rotación de personal y genera costos adicionales en reclutamiento y capacitación. Propicia el 20% de las incapacidades del personal, debido a la presión psicológica que se vuelca en malestares físicos. Todo esto adicionalmente al problema de inasistencia que merma la productividad de la empresa. Por ello, hay una obligación por parte de los empresarios de reducir el estrés financiero, generar alternativas y evitar que utilicen canales clandestinos, como prestamistas o métodos de dinero fácil cómo las famosas “tandas”.

Si quieres empezar a crear una diferencia entre tus trabajadores para que mejoren su desarrollo, calidad de vida y permanencia, debes contar con un plan estratégico de remuneración como sistemas de cajas de ahorro, acceso a crédito de nómina controlado e incentivar la educación financiera. Muchas SOFOMES se especializan en dar soluciones financieras de Capital Humano con beneficios agregados, te sugiero acercarte a una.

El estrés financiero de los trabajadores es un tema que al ponerle atención puede elevar la productividad del negocio. Finanzas sanas, relaciones laborales largas.

OJO: no porque el banco te preste como empresario a tasas muy atractivas, quiere decir que tus trabajadores pueden acceder a ellas, así que nunca compares estás condiciones con las mismas con las que resuelves tus necesidades financieras como empresario, ésto adicional a que estadísticamente el trabajador promedio, no le gusta ir a la sucursal bancaria, además de que no tiene tiempo.

Usuarios pasivos, bancos abusivos

Banco Abusivo

¿Tenemos la banca que nos merecemos o con la que nos conformamos?

Como usuarios de productos financieros, tenemos la obligación de exigir verdaderas soluciones financieras. ¿Por qué toleramos el mal servicio de los bancos? ¿Por qué seguimos contestanto a sus llamadas de promoción en horarios incómodos? ¿Por qué aceptamos cláusulas abusivas?

En México, unos cuantos bancos monopolizan el sector y han diseñado muy bien su estrategia: condicionarnos y comprometernos con ellos en una relación de constante abuso. Sobrevivimos un pésimo servicio al cliente, cláusulas excesivas, comisiones hasta por respirar, intereses de créditos por las nubes, intereses sobre mis ahorros por los suelos y poco y complicado acceso a soluciones de financiamiento.

El problema de nosotros los mexicanos, es que estamos acostumbrados a tolerar todo: desde políticos corruptos, hasta fiascos de la selección de fútbol. Las entidades que guardan nuestro dinero lo saben, por ello nos ofrecen un servicio de poca calidad y lo cobran.

Pocos le hemos preguntado al banco qué queremos que haga con nuestro dinero. Esta conciencia es un papel fundamental que debemos asumir como usuarios de servicios financieros, aunado al hecho de educarnos en finanzas.

Claro, aún se tiene que trabajar en mejores opciones para el sector económico. Pero debemos salir de nuestra zona de confort, buscar otras alternativas de crédito, de ahorro y de vehículos de pago. Si no las hay, exigirlas. Así, obligaremos a todas las entidades financieras existentes en México, a brindar soluciones financieras, creativas, útiles y accesibles.

CUENTAS CLARAS, AMISTADES FINANCIERAS LARGAS

FP_historial_int

¿Alguna vez te han dejado plantado o te han hecho esperar en una cita que planeaste con anticipación?

Si respondiste afirmativamente, seguro la pérdida de tiempo y esfuerzo te provocó un sentimiento de molestia ¿Correcto? ¿Volverías agendar una cita con la persona que incumplió su compromiso? Puede que lo pienses dos veces; ¿no es así?

Así es como funciona tu historial crediticio.

El crédito, es tan bueno o malo como el manejo que hagas de él. Si eres una persona incumplida con tus pagos verás cómo se van cerrando las puertas a nuevos préstamos, pero si lo utilizas con inteligencia y responsabilidad te dará acceso a bienes que difícilmente puedes pagar al contado, como es el caso de una casa o un automóvil.

El historial de crédito representa información relevante sobre tu comportamiento comercial y les permite a las entidades financieras saber cómo has manejado tus finanzas en el pasado y los ayuda a decidir si desean hacer un negocio contigo.

 

¿Cómo construir un historial crediticio que trabaje a tu favor?

  1. Define tu facultad de pago: No gastes lo que no tienes, antes de adquirir cualquier bien a crédito, ten presente cuál es tu capacidad de pago.
  2. Paga de manera puntual, si es posible antes de la fecha límite: Los retrasos se reflejan en tus historial y se convierten en intereses que afectan a tu bolsillo.
  3. Procura pagar el total de tu deuda: Pagar el mínimo en tu deuda debe ser tu última alternativa, no una costumbre.
  4. Cuídate de la promociones: Los meses sin intereses pueden endeudarte a un plazo mayor que el del esquema original, úsalos con responsabilidad, de preferencia en gastos relevantes.
  5. Mantente pendiente de tu historial a través del Buró de Crédito o círculo de crédito: Consulta tu historial a través de cualquiera de las sociedades de información crédito a en México, lo puedes obtener de manera gratuita una vez al año.

Finalmente compara, hay gran variedad productos en el mercado, procura comparar al menos tres opciones e identifica aquella que mejor se adapte a tus condiciones financieras.

Recuerda, el crédito es sinónimo de confianza; y la confianza de un banco no se gana de un día para otro. Empieza a construirla.

¡URGE EDUCACIÓN FINANCIERA!

financialeducation415Sólo una de cada cien pymes recibe algún tipo de financiamiento por alguna institución financiera. ¿Por qué tan ínfima esta cifra? Una palabra: INFORMALIDAD. Y no me refiero solo a la informalidad que presentan los micronegocios por su naturaleza, me refiero a la informalidad de falta de procesos, organización, etc.

La informalidad es una traba para el crecimiento de la economía y un obstáculo para la generación de empleos en México. Síntoma de nuestra carencia en Educación Financiera.

Los emprendedores se distraen por el simple de hecho de ubicar un negocio exitoso o una buena idea , sin tener previamente contemplado un plan de negocios a corto, mediano y largo plazo. La mayoría de los negocios, inician con un capital que proviene de ahorros personales, préstamos familiares o inclusive con tarjetas de crédito.

Muchas empresas optan por omitir la rendición de cuentas y respetar las estructuras operativas. Lo que a la larga las hará inaccesibles a créditos tanto por los bancos, como por otras instituciones de financiamiento.

Mi consejo sería educar para prestar, cuando una empresa hace buen manejo de sus finanzas, tiene más y mejores posibilidades de acceder a soluciones financieras que le permita impulsar sus proyectos laborales y personales.

De acuerdo a la KPMG México, las empresas que recibieron financiamientos de capital privado generaron alianzas de negocio, profesionalizaron sus empresas, incrementaron sus ventas y aumentaron la generación de empleos.

La mejor inversión para tu negocio es mejorar tu educación financiera y la de tus empleados o colaboradores.