La verdad sobre las tasas de interés

Tasa de Interés Efectiva y nominal

¿Qué es la tasa de interés? Básicamente es el costo del dinero, un concepto sencillo pero para muchos usuarios financieros es un término complejo y difícil de calcular.

Pero más que definir el concepto, trataré de explicar la utilidad y el funcionamiento de las tasas de interés ¿Por qué suben y bajan? ¿Cuál es una tasa alta y cuál es una tasa baja? Pero sobre todo trataré de responder a la pregunta que todos los usuarios financieros nos hacemos ¿Cuál es la tasa de interés que más me conviene?

Aterricemos un poco el término, pongamos el ejemplo del proceso de costos en una televisión, un proceso que inicia con la fabricación de la TV y todo lo que implica: mano de obra, materia prima, etc. Una vez que la TV está terminada, el fabricante le pone un precio mayor al de su elaboración, digamos que costó $50 pesos y se la vende a un distribuidor mayorista a $100 pesos. El distribuidor mayorista la revende a un minorista, por ejemplo, una empresa de retail como Liverpool con una ganancia, en $200 pesos. Finalmente Liverpool venderá la TV al público general y le pondrá un sobreprecio, dejándola en un costo de $500 pesos.

El proceso de costo de un producto, funciona de la misma manera en una tasa de interés. En los productos financieros, las instituciones financieras que otorgan préstamos, también involucran materia prima, que básicamente es el dinero.

En la tasa de interés y en el manejo del dinero existen variables que generan un efecto a favor y en contra, que hacen complejo el cálculo del costo de la tasa (a diferencia de una TV).

La primera variable es el tiempo: No es lo mismo decir hoy te presto $100 pesos y me los regresas mañana, a hoy te presto $100 pesos y me los regresas en 5 años. Claramente entre más tiempo pase, el costo no será el mismo, porque todo el tiempo que tardes en pagar, no tendré ese dinero para usarlo. Hay un costo de oportunidad, oportunidad de usar el dinero.

El costo de la tasa de interés se representa en porcentaje, con éste yo puedo calcular el costo del dinero, según el tiempo. Es un cálculo complejo el relacionar porcentaje con tiempo y es allí que algunas instituciones financieras se cuelgan en términos de marketing para transmitir lo que el usuario quiere escuchar.

¿Y el usuario qué quiere escuchar? Obviamente la tasa más baja. Usando está premisa, hablando en lenguaje de marketing, se puede decir la verdad a un cliente y al mismo tiempo confundirlo. Yo puedo decir, “te cobro el 1%, el 10%, el 30%, el 365% “ y estoy diciendo que te voy a cobrar exactamente lo mismo, solamente lo hago funcionar como el cliente lo quiere escuchar y si éste no entiende de tasas y ve la publicidad de diferentes bancos a 1%, 10%, 365%, pues el va elegir la de 1%. Pero al final todos cobran lo mismo, pues el costo depende del factor tiempo.

Entonces el porcentaje se distribuye de acuerdo al tiempo. Es decir, 1% a plazos diarios, 30% a plazo mensual o 365% a plazo anual. Yo te voy a cobrar lo mismo no importa el porcentaje, todo va depender del tiempo en que tú tengas ese dinero.

Para leer la tasa de interés, es importante revisar en que periodo de tiempo se está evaluando la tasa.

La segunda variable es la forma de cálculo de la tasa de interés, otra vez en términos de marketing, pues las instituciones financieras se han dado a la tarea de crear fórmulas nuevas de cálculo. En está variable existen varios cálculos, pero se maneja principalmente uno tradicional: la tasa sobre saldos insolutos, es decir, el cálculo de los intereses sobre el dinero que debo.

Por ejemplo, el día 1 debo los $100 pesos que pedí, pero el día 100 ya no debo esos $100 pesos, porque ya hice algunos pagos, ya sólo debo $50. Entonces los intereses ya no se calculan sobre los $100 iniciales, se calculan sobre los $50 pesos que me faltan por liquidar.

Otro cálculo usado, principalmente por la tarjetas de crédito, es el de tasas sobre saldos promedios. Es una fórmula complicada que saca el saldo promedio diario y sobre éste se calculan los intereses que debes. ¡Ojo! Aquí te pueden decir que te cobran el 10%, pero en realidad estás pagando más. Además los intereses que generan los vuelven capital, lo vuelven parte de lo que debes. Si no pagas los intereses, tú deuda se vuelve exponencial.

También existen los intereses comerciales, globales o flat, es la fórmula de tiendita de la esquina. Es decir si te prestan 100%, te cobran el 10%. Siempre se calcula desde el saldo inicial y los intereses se calculan mes tras mes hasta finalizar tu deuda sobre el monto inicial, sin importar si ya debes menos.

Hay que entender que la diferencia de la tasa de interés radica en el cálculo. Si el banco “A” cobra 10% sobre saldos insolutos y el banco “B “cobra el 10% sobre saldos globales, la publicidad de ambos dirá 10%, pero en realidad no será lo mismo. Si pusiéramos las dos tasas bajo saldos insolutos, el Banco “A” cobraría 10% pero en realidad el Banco “B” estaría cobrando 20% sobre saldos insolutos, que es lo mismo que 10% sobre saldos globales. Nunca he visto que en la publicidad se lea explícitamente bajo qué cálculo se fija la tasa de interés, entonces se vuelve complicado comparar. Habría que exigirlo.

En México, se estableció el CAT (Costo Anual Total) este costo no toma en cuenta si utilizas el dinero a un día o utilizas el dinero a 5 años. Tampoco toma en cuenta el uso de cálculos en saldos insolutos, globales o promedios. La fórmula consiste en congelar el dinero en un periodo anual, y darte un costo anual total. Además te da un porcentaje que normalmente es comparable. ¡Ojo! También tiene sus complejidades, por ejemplo, es complicado comparar porque va depender de la fecha de cálculo.

Otra trampa en las tasas de interés o CAT´s, se da en la publicidad: normalmente las instituciones financieras colocan la tasa o CAT más baja, ya que normalmente las instituciones financieras tiene distintos productos de acuerdo a tu perfil de riesgo, por lo que la tasa de la publicidad no necesariamente significa que tú calificas para esa tasa.

¿Qué sigue? una vez que ya tengo a la mano está información ¿Cómo puedo diferenciar lo qué es más caro de lo qué es más barato?

Trabajando en el sector financiero, escuchó la comparativa de tasas entre los clientes y me dicen: “estas carísimo, el banco X me presta al 7%”. Y esta bien, hay tasas para todos, lo que sucede normalmente, es que regresan a mi SOFOM, por que para tasas de 7% no calificaron con el banco y al final se dan cuenta que la tasa que les ofrecí está a su alcance, el proceso conmigo era más sencillo o diversas variables donde el porcentaje, ya no es lo más importante. Porque en la toma de decisión, antes de entrar en la comparación, es definir “QUIEN SI TE PRESTA”, no todos califican para todas las instituciones financieras.

Finalmente, en el tema de las tasas , el CAT y la comparación, la CONDUSEF señala que todos los productos financieros tienen que estar registrados y en ésta instancia se puede encontrar toda la información de estos productos. A la fecha hay alrededor de 10,000 productos financieros registrados que recaen en alrededor de 3000 instituciones financieras, es decir, hay muchas opciones en el mercado.

Se trata de comparar y reflexionar que las tasas baratas no hay que leerlas solo por el porcentaje que viene en la promoción, y no siempre son la mejor opción ya que acceder a ellas puede requerir una serie de procesos lentos y caros. Y el tiempo…también es dinero. No es lo mismo que el Banco “A” te preste al 10% pero se tarde 6 meses en el proceso a que la SOFOM “B” te preste al 18% pero se tarde 1 semana en el proceso, o que la CASA DE EMPEÑO “C” te preste al 50% pero se tarde 10 min en el proceso. ¿Qué es mejor? ¿Cuánto te cuesta esperar 6 meses? ¿Para cuándo necesitas el dinero?

Yo te recomiendo que siempre veas a con cuáles instituciones financieras te es viable calificar por que cumples con el perfil que solicitan y puedes completar la documentación que requieren, ya que sin ella, da igual todo lo demás. Posteriormente, haz la comparación entre productos financieros iguales, olvídate un poco de la tasa o el CAT y compara tabla de pagos (el mismo tiempo, la misma cantidad, misma forma de pago), sólo le debes solicitar la corrida a tu institución financiera. Es talacha, pero al final te dará una respuesta fácil de leer.

Recuerda, la tasa de interés es relevante pero no es lo más importante, tener la liquidez para cerrar un negocio, es mejor, que no tenerlo y no cerrar el negocio. Es tarea de los usuarios informarse y comparar. Debemos evaluar opciones para comprender que a veces lo barato sale caro y que la publicidad normalmente solo cuenta una parte de la historia.

REGLAMENTADAS

Reglamento

Todos estamos de acuerdo que la principal prioridad de los bancos, es más, de cualquier negocio, deben ser los clientes. En una conversación con un directivo de uno de los bancos más grandes del país, preocupado me comentó que las leyes y normas creadas para regular a las instituciones financieras, no sólo en México, sino a nivel internacional, están afectando el enfoque al cliente, al sector y especialmente a los usuarios de la banca.

En un afán para protegerse contra delitos y abusos financieros, los bancos se inclinan por evitar riesgos y han comenzado a cerrar cuentas a diestra y siniestra, argumentando que éstas tienen un perfil de riesgo o que no cumplen con algún lineamiento de la institución.

La banca prefiere perder clientes a pagar multas. Hay cambios regulatorios constantemente, por ello las instituciones financieras en vez de estar preocupados en dar un mejor servicio, están más ocupados en cumplir con la normativa.

Es importante que existan reglas del juego claras para evitar que las instituciones financieras sean los canales para lavar dinero y generar recursos a terroristas, narcotraficantes, etc. Pero criminalizar a todos los usuarios ¿es la solución? Los que están perdiendo en este tema regulatorio son los clientes honestos que operan en la formalidad.

El reto del sector financiero es balancear estas regulaciones, sin perder de vista que lo más importante siempre es el cliente. Las instituciones financieras deben ser creativas y proponer servicios o productos que se adapten a las reglas. Deben acercarse y entender al cliente, en lugar de jugar a ser cadeneros de antro. Si destruyen la industria, matan el ciclo económico del país. Ocupémonos primero del cliente y después de la regulación.

El dólar y la SOFOM

Dólar

¿Cómo impacta el aumento del dólar a las SOFOMES? Cualquier incremento afecta a la economía y estas entidades financieras no quedan libres de este impacto, el cual se ve reflejado en los costos de operación y en los costos de fondeo.

Es un impacto negativo, que en primer lugar reduce la rentabilidad de las SOFOMES y las hace menos atractivas para los empresarios que buscan entrar al negocio financiero, y en segundo lugar, incrementa los costos para prestar, lo cual afecta a los solicitantes de crédito.

En el caso de los costos de fondeo, la depreciación del peso, afecta a las entidades que reciben dinero de fuentes extranjeras e inversionistas que prestan en dólares. La variación en el costo de la deuda, por una devaluación, como hemos visto en los últimos meses, ha incrementado las deudas entre un 20% y un 30% de la noche a la mañana.

Las SOFOMES que se encuentran en esta situación y que no tienen una cobertura que las proteja en este escenario, están viendo incrementados sus costos de operación. A los cuales también se suman los gastos en mantenimiento, renta, etc., de sistemas, que generalmente se pagan en dólares.

Desde el lado los clientes, el impacto se proyecta en el aumento de las tasas de interés de los financiamientos. Inversamente, en el caso de los microcréditos beneficia a la base de la pirámide que recibe remesas, por lo cual este sector reduce la demanda de este tipo de crédito a las SOFOMES.

En conclusión, la fluctuación del dólar todavía es controlable y no ha tenido un impacto relevante en las SOFOMES, no obstante, las invita a replantear estrategias y a realizar acciones preventivas para enfrentar cualquier escenario de devaluación.

La transacción del futuro

Capitalez.net

Los bancos han dominado los métodos de pago que cotidianamente utilizamos: portales interbancarios, tarjetas de crédito y tarjetas de débito. Son funcionales, pero cuestan.

Cada transacción tiene su respectiva comisión entre un 2% y un 4% que se ve reflejada en los costos de productos y servicios para los consumidores. Algunos establecimientos, en ocasiones absorben el costo con tal de mantenerse competitivos, lo cual reduce su rentabilidad.

Actualmente los vehículos de pago se encuentran evolucionando en el mundo digital. Los smartphones, se están convirtiendo en dispositivos para pagos y plataformas de compra, sin necesidad de efectivo o tarjetas de crédito. Es cuestión de tiempo para que la demanda dependa de quién te da más conectividad y te cobra más barato. Surgirán nuevas competencias cómo pagar desde Facebook, Twitter o iTunes.

El crecimiento de vehículos de pago reducirá los costos de transaccionalidad y generará opciones flexibles, eficientes y seguras para depender menos de los bancos y del uso de efectivo.

Los modelos cambian y el sector financiero deberá reinventarse. La creatividad y flexibilidad para ofrecer mejores alternativas a los usuarios marcarán el ritmo del futuro.

¡Desbancarízate!

opciones-de-financiamiento-en-Mexico

Muchas personas desconocen que no necesitan de un banco para hacer crecer su dinero y obtener financiamiento. Y aunque el sector financiero ofrece una gran variedad de productos y servicios, en el caso del crédito, el 90% de las personas físicas o Pymes no califican para obtener un crédito bancario. ¿Hacia dónde puede voltear este público desatendido?

Aquí les dejo unas opciones:

Banca de Desarrollo, INADEM, Secretaría de Economía, Nafinsa, etc.: Los apoyos gubernamentales están creciendo, el gobierno desarrolla cada vez más programas para incentivar el crecimiento del sector Pyme y los Micronegocios. Es una opción viable, pero de mucha paciencia. Las tasas que ofrecen (a veces subsidiadas) son más atractivas que las de los bancos.

SOFOMES y SOFIPOS: El financiamiento que ofrecen estas entidades financieras, es una excelente opción, pues ofrecen esquemas para diferentes perfiles, que van desde microempresarios rurales hasta grandes empresarios urbanos. Las tasas que ofrecen son competitivas, pero se compensan con flexibilidad en requisitos y tiempos de respuesta.

CROWDFOUNDING: Es un sistema de financiación colectiva, un modelo de cooperación entre personas, sin intermediarios financieros, donde se reunen sumas de dinero tope, para impulsar proyectos personales y empresariales.

FONDOS DE CAPITAL SEMILLA: Se refiere a fondos de capital de riesgo o fondos de grupos de empresas que invierten capital privado en negocios atractivos y buscan incentivar emprendedores y ayudarlos a desarrollar su negocio.

En todas estás opciones también deben pasar por un procesos de análisis y su historial crediticio es la herramienta clave para conseguir las mejores tasas.

¿De verdad necesitamos a los bancos?

depositos_bancarios-424x318

La banca comercial es un elemento habitual en nuestra vida. Esencialmente cubre tres necesidades financieras de nuestro día a día: resguardar nuestro dinero, fungir como vehículo de pago y para financiarnos, (crédito, préstamo, arrendamiento, etc.)

El banco se convirtió en una herramienta de administración de dinero y pagos, costosa y que no presta, a pesar de que resguardan nuestro dinero, el cual está lejos de generar algún rendimiento. Pues, aunque éstos ofrecen créditos en su gama de productos y ofrecen a los ahorradores tasas relativamente “bajas”, yo solo veo que se preocupan más por cobrar comisiones.

Además, el beneficio de resguardar y darle seguridad a nuestro dinero, no va de la mano con el con la obtención de crédito, ¿Los bancos no existían para intermediar entre ahorradores y deudores? así los ahorradores generaban rendimientos y los que necesitaban financiamiento podían lograr sus proyectos, el modelo bancario se basa en un GANAR-GANAR. Hoy en día en la banca mexicana, solicitar un crédito, es un proceso complicado, básicamente un dolor de cabeza para el usuario común y corriente, que tiene que hacer filas en la sucursal, llevar una serie de documentos innecesarios, recibir atención impersonal y esperar un largo periodo para recibir una respuesta, que usualmente es negativa.

El 90% de los usuarios que buscan un crédito bancario, reciben una respuesta negativa sin una razón clara. Lo lamentable del asunto es que la mayoría desconocen otras alternativas de financiamiento como: las SOFOMES, la Banca de Desarrollo, las Sofipos o el crowdfoundig.

La realidad es que el acceso a préstamos está evolucionando, y actualmente existen diversas opciones, rápidas, flexibles y sin bancos comerciales. Alternativas que nos hacen volver a la pregunta inicial ¿De verdad necesitamos a los bancos tradicionales?