Conectarse o Morir

blog-fintech

Ya no es una novedad que cada día estamos más conectados, la información viaja a tal velocidad que nos está convirtiendo cada día más en seres tecnológicos. Por supuesto hay quienes están en contra y argumentan que estamos más conectados al celular que entre nosotros. En consecuencia se está cambiando la base de nuestra sociedad.

La realidad es que la humanidad está viviendo una faz de cambio en todos los sentidos. Vivimos un mundo de interdependencia donde nuestros actos generan olas, nuestras vidas son cuasi-públicas y aunque a mi no me gusten las redes sociales, al de a lado si le gustan y voy a aparecer en su historia. Así nos vamos conectando. Nuestros hábitos de consumo también se conectan: gustos, preferencias, visitas a la tienda de apps de Apple, Amazon, etc. Estas interfaces saben más de nosotros que nosotros mismos. De eso se trata el BIG DATA, de tener información de cómo nos comportamos y hacia donde nos dirigimos. Esto nos puede llevar a un grado de evolución nunca antes alcanzado.

Dentro del sector financiero mexicano, todos dependemos de todos. Llámese banco, SOFOM, crowdfunding, casa de empeño, fondo de inversión, los reguladores o casa de bolsa; somos un mundo en un universo interconectado. Sin embargo, en el sector financiero, hemos actuado de manera contraria. Los bancos están cerrando las cuentas a las SOFOMES y éstas a su vez señalan el mal servicio de los bancos Y los crowdfundings por su lado, dicen ser la única solución. Cada institución financiera entra en conflicto y no acaba de entender que estamos interconectados y dependemos unos de otros.

Las SOFOMES necesitamos a los bancos, porque en los bancos es donde se hacen las transacciones de dinero, los bancos deben de ver a las instituciones financieras no bancarias como sus aliadas, porque le van atraer clientes y ayudar a generar acceso e inclusión financiera. Las pymes y los empresarios por su lado, deben de entender este mundo interconectado. No porque tu vida este en un banco, significa que debes quedarte siempre con éste. Hay muchísimas opciones de préstamo, de crédito, de manejo de cuenta, etc. No hay que tener miedo, hay que cambiar, hay que conectarse, hay que usar la banca en internet, hay que solicitar crédito en línea, hay que comprar en línea…

Todos dependemos los unos de los otros, no se trata de luchar, sino de unirse, eso es lo que necesita México desde el punto de vista financiero. Empresarios, sector financiero bancario, sector financiero no bancario, reguladores y fintech debemos trabajar en conjunto, por que hay un mercado para todos y la forma de alcanzarlo es conectándonos.

 

Sector financiero y Fintech: ¿La destrucción de la banca o cambio en nuestras costumbres?

FInTech

 

La evolución del sector financiero no significa que los bancos van a dejar de existir o que los servicios como vehículos de pago, de ahorro, de inversión, etc., van a dejar de ofrecerse. El futuro implica que se modifique el modelo de negocio a las nuevas necesidades tecnológicas y financieras de los consumidores.

Los nuevos participantes en el sector financiero no buscan competir con los bancos, buscan diversificar el acceso a financiamiento a través de la ESPECIALIZACIÓN. Crear productos enfocados en áreas específicas, con el fin de brindar a los consumidores servicios financieros más eficientes y atención personalizada y relevante.

Para entender el sector financiero, podemos decir que se divide en 4 rubros principales:

  1. El banco de día a día. Donde administras y guardas tu dinero de tu vida corriente, cheques, cajeros, sucursales, etc. En esta área la banca hace muy bien este trabajo de gestión, pero deja a un lado, la atención personalizada que es requerida en servicios financieros especializados.
  1. La zona de préstamos. Es la parte del sector financiero que se encarga de dar acceso al financiamiento, vía arrendamientos, factorajes, líneas de crédito, créditos simples, créditos hipotecarios, etc. Uno pensaría que los bancos se dedican a esto, pero en México no es un servicio desarrollado, tienen descuidadas a las personas físicas y a las pymes por darle más atención a clientes corporativos y gubernamentales.

Por ello existen otros jugadores del sector financiero no bancario, como son: Sofomes, Sofipos, Cajas de Ahorro, P2P, Crowdfundig, etc. La realidad en está zona de préstamos, es que existe más demanda que oferta, pero es una zona que se encuentra en evolución constante y busca brindar soluciones rápidas y flexibles en nichos cada vez más especializados.

Los principales nichos de zona de préstamo son:

CONSUMO, normalmente dinero para uso de corto plazo, normalmente se usa en créditos simples, y tarjetas de crédito.

PRODUCTIVO, financiamiento a la actividad productiva, de empresas y personas físicas, dirigido para adquisición de equipo y maquinaria, inventarios, capital de trabajo, y normalmente se usan créditos simples y revólventes, factoraje, arrendamiento.

HIPOTECARIO o INMOBILIARIO, adquisición y mejora de vivienda e instalaciones.

  1. Medios de pago. Del lado del consumidor vemos tarjetas de crédito, soluciones de pago móviles y banca electrónica. Por ejemplo, dentro de este desarrollo fintech tenemos a Apple Pay o Bitcoin.

Es un medio que está evolucionado muy rápido, que le está quitando clientes a los bancos por medio del fintech y el uso de smartphones. Allí tenemos el caso de la cadena de retail Whole Foods Market, conocida por ser abierta a todas las clases de pago, y que en el 2014 implementó el recién nacido Apple Pay como método de pago y su sorpresa fue que en ese mismo año se incrementó las opción de pagos móviles en un 400%.

Del lado de los negocios, los puntos de ventas tradicionales de los bancos son obsoletos y caros. Hoy en día hay varias opciones que te ofrecen gadgets económicos, que conectas a tu smartphone sin una serie de requisitos y comisiones, y que facilitan a éstos, los cobros a tarjetas de crédito u a otra clase de pagos digitales.

  1. Finalmente, tenemos el sector de ahorro e inversiones, que todavía está muy conectado a los bancos. Honestamente, las cuentas de ahorro y los fondos de inversión que hoy existen en México, para la población en general, no te generan un rendimiento, algunas veces hasta pierdes por temas de comisión, básicamente es como si tuvieras el dinero bajo el colchón.

Existen algunas empresas en plena evolución que están atadas de manos por los temas regulatorios. Pero tenemos a los crowdfundings que son una buena opción para invertir, generar ganancias y te dan la libertad de elegir a quién le quieres prestar tu dinero.

En opciones para invertir en la bolsa, podemos ver interfaces hechas a la medida de usuarios comunes, para que realicen sus inversiones sin necesidad de un bróker y desde la comodidad de su casa.

El punto relevante de la evolución del sector financiero, no está, en si,en el cambio generado por el mundo digital, ni en los cambios en los bancos y las regulaciones, el cambio y el futuro del sector, se enfoca en el consumidor, él está cambiando el mercado, los usos y costumbres de la población está cambiando radicalmente.Como sector financiero, debemos salir de zonas de confort tradicionales, no podemos ser queriendo atender al cliente igual, tenemos que salir a entenderlos y a brindar soluciones personalizadas, porque el usuario no va quedarse en el mismo banco que le ofrece de todo un poco y de ese poco nada.

Mi consejo para los usuarios, es diversificar sus necesidades financieras a instituciones especializadas. Hoy vemos instituciones dedicadas a crédito hipotecario, automotriz, empresarial, factoraje, líneas revolventes, arrendamientos, etc. Estas Instituciones especializadas pueden ofrecerte productos y servicios financieros a la medida y sin pagar de más.

No te quedes con un sólo banco o SOFOM o fondo de inversión, lo de hoy es cambiar donde te atiendan y cubran tus necesidades mejor, lo de hoy es la diversificación financiera.

 

 

Fintech ¿Qué es eso?, dicen que el futuro financiero

Fintech

Suena trillado, pero el mundo está cambiando. La revolución tecnológica y de información ha cambiado la forma de cómo convivimos, nos desarrollamos, y nos conectamos. Claros ejemplos son Uber, Amazon y Apple. Con un mundo en constante cambio, a las empresas les toca evolucionar. La innovación tecnológica no excluye al sector financiero, ya que el consumidor es el que está cambiando y todo indica que el sector no está progresando a la par de sus necesidades de los clientes. Empresa que no cambia, muere.

Normalmente los usos y costumbres de las generaciones jóvenes en países desarrollados son una ventana al futuro. Tenemos que voltear a ver a los millennials, son la generación que estará tomando decisiones claves en los próximos años.

México se está rezagando en atender a este segmento y en impulsar una transformación tecnológica en el sector financiero. Para muestra les presento algunos datos interesantes de los que está sucediendo en otras partes del mundo:

  • Las plataformas P2P, que quitan a los intermediarios financieros tradicionales, tan sólo en Estados Unidos ya generaron 5.5 billones de dólares.
  • En Europa el financiamiento alternativo ha crecido en los últimos 3 años, 487% y prestó en 2014: 2,857 millones de euros.
  • Solamente en el Reino Unido las plataformas alternativas han prestado: 5.7 millones de euros.
  • 15 de cada 20 pymes en el Reino Unido, se financian a través de plataformas P2P y de crowdfunding.
  • Al 77% de los millennials no les gusta ir a una sucursal bancaria.
  • En el libro “The End Of Banking” de Jürg Müller, analiza como el 80% de los servicios de la banca tradicional son fácilmente sustituibles por aplicaciones de tu teléfono.
  • Hoy hay más empresas de Fintech, que bancos en Estados Unidos.
  • La clase media en LATAM no confía en los bancos tradicionales: 50% de los préstamos son por procesos informales.
  • En México el 50% de la población no ahorra en el sistema financiero.

El tema de fintech, un término que se define cómo la mezcla entre finanzas y tecnología. Aplicaciones, plataformas y software aplicados al mundo financiero, donde aterrizan todas estas nuevas soluciones que hablamos desde crowdfunding, bitcoins, Medios de pagos (PayPal, Apple pay, etc.). Lo que más me llama la atención, es lo que reflejo un estudio que se hizo en el 2014 donde el 66% de los profesionales del sector bancario tradicional no tienen idea del significado de fintech. Que contrastando con las cifras arriba mencionadas, nos indica que el sector financiero tradicional se encuentra totalmente desactualizado con lo que está pasando digitalmente en el día a día.

Se dice que el tema de la seguridad informática, es el pretexto para que el fintech, no despunte en el país, o cual es la explicación que te da tu abuela de no querer usar su portal digital para hacer pagos, o que te dice tu papa de comprar cosas por internet. Pero honestamente, prefiero hacer mis transacciones desde la comodidad de mi casa, a exponerme a que me asalten en una sucursal o un cajero. El cambio tecnológico detona una forma diferente de mover dinero, comercializar productos, fiscalizar y conectarnos unos con otros. No significa que los bancos y los intermediarios financieros tradicionales desaparecerán, pero estamos en un proceso de cambio en el que tienen que participar. Ya no hay opción.