¿Quién le teme a las Instituciones Financieras No Bancarias (IFNB)?

IFNB

El sector financiero no bancario es algo natural en todas las industrias financieras maduras y coexiste con el sistema bancario tradicional de manera eficiente.

El éxito del sector no bancario se debe a que se se encarga de atender y brindar distintas soluciones a todos aquellos usuarios financieros que los bancos están desatendiendo o que no atienden de manera eficiente.  En México hace 10 años este sector era micro, y aunque sigue siendo pequeño (en comparación con otros países), está creciendo y en constante evolución. Hoy ya representa el 2% del PIB del país.

Los bancos no deberían preocuparse  por este sector, pues como ya mencioné, los clientes de las instituciones financieras no bancarias, son aquellos que los bancos no toman a consideración tradicionalmente. Por esta razón me pregunto, ¿por qué las IFNB  arrastran una reputación de desprestigio?

Como en las empresas, siempre va existir la polarización entre las que actúan bien y las que actúan mal, es parte de la naturaleza de los negocios. No obstante, en el tema de las IFNB detecto un bombardeo agresivo desde el punto de vista bancario. Los bancos no quieren trabajar con este sector y los reguladores están buscando bloquearlo o cerrarlo.

Creo que en la interacción se atiende mejor al mercado, se desarrolla la economía y se genera más negocio para todos. Es latente que hay un mercado muy grande sin atender que pueden aprovechar todos los involucrados en el sector: sofomes, sofipos, crowdfunding, asesores financieros o cualquier institución que brinde soluciones financieras y que no sea un banco.

¿Qué le está faltando a las IFNB? Frente al sector bancario, que ya se encuentra bien posicionado, las IFNB son empresas relativamente pequeñas y en pleno desarrollo, lo cual complica que sean tomadas en cuentas de manera individual. La forma con la que las IFNB logran defender sus derechos, es a través de la formación de asociaciones que las protejan.

En esta fase el sector sigue poco engranado, México cuenta con nueve asociaciones que agrupan a las IFNB en diferentes especialidades, sin embargo, normalmente trabajan de manera independiente. No se correlacionan ni colaboran por un fin común en beneficio del sector.

Por lo tanto, para que siga madurando el sector financiero no bancario, es necesario crear un frente común de cooperación mutua y dejar a un lado las batallas que se generan dentro del mismo sector por temas de competencia. Es momento de colaborar con información, crear productos nuevos en conjunto y fortalecer recursos para ganarle batallas al sector tradicional.

Basta de ver en los medios la presión para reducir el tema de los crowdfundigs, las regulaciones estrictas que se les solicitan a las sofomes, el cierre de cuentas bancarias de parte de los bancos o la imposibilidad de abrir sofipos o cajas de ahorro. El gobierno debe dejar de perseguir al sector y ayudar a impulsarlo, es un tema de desarrollo de la economía.

Ahí esta el caso de Starbucks, (no voy hablar de la calidad del café) cuya entrada a México le dio un nuevo aire a la industria, generando una cultura cafetera, más mercados, más competidores y más clientes. Este panorama es lo que debería estar buscando el sector bancario y financiero tradicional.

En conclusión, el gobierno debe incentivar el crecimiento de este sector, las mismas IFNB deben unirse cómo gremio y los bancos deben impulsar su crecimiento y generar alianzas de negocios. ¿Por qué seguir siendo las ovejas negras del sector financiero? Un tema para reflexionar y superar, por que  hay con qué competir.