La banca tradicional y las Pymes están desconectadas, Esto Tiene Que Cambiar….

 

nota pymes

Los usuarios de los productos financieros vemos que la publicidad de los bancos promociona productos pyme, atención pyme y a emprendedores. Lo cual nos hace asumir, que la banca está brindando productos y servicios financieros, principalmente de crédito, al sector. Pero la realidad es que los bancos y las pymes están desconectados, estadísticas del Banco de México arrojan que sólo alrededor de un 10% de los créditos que otorgan los bancos es para el sector pyme. Lo chistoso es que las pymes representan más del 80% de las empresas en México y generan más del 70% de los empleos del país.

Hablando con empresarios pyme, me topo con que muchos de ellos no consideran a los bancos como fuente de financiamiento, porque los procesos son lentos y complicados, la tasa de rechazos es alta por la mala atención que reciben. Las pymes ven a los bancos como vehículos para hacer pagos de nómina y para administrar sus cuentas de cheques, son muy pocas las que los ven como su fuente de fondeo principal. El 90% del financiamiento de las PYME´s son los proveedores y F&F (familia y amigos), que normalmente son fuentes limitadas y de corto plazo.

Como ya he comentado en otras entradas, la naturaleza familiar, poco institucional y algunas veces informal de las pymes es el principal obstáculo para recibir crédito. Y los bancos no saben leer está naturaleza o no quieren hacerlo. Por tal, basado en está premisa ¿Por qué nos saturan con publicidad de crédito pyme, si el sector está muy mal atendido?

El gobierno está incentivando y medio obligando a que parte de la cartera de los activos crediticios de los bancos este colocado en el sector pyme. Es por ello que vemos publicidad para este sector, pero claramente con una participación del 10% es más que obvio que a los bancos no les interesa o no están pudiendo otorgar crédito a las pymes. Los bancos prefieren colocar créditos en transnacionales y en el gobierno, además de su negocio altamente rentable de cobrar comisiones por todo, naturalmente las pymes como clientes de crédito bancario son consideradas como clientes de alto riesgo. Y es válido, entre otorgar un crédito de 100 millones a una empresa grande a 100 créditos de 1 millón a empresas familiares, los bancos lógicamente preferirán el que les aporte mayor ganancia, menos riesgo, menos trabajo y menos costo. Sin embargo, si la base de la economía se basa en las pymes, no podemos seguir en la misma situación, las cosas deben de cambiar, o los bancos cambian (lo cual va ser difícil para los bancos tradicionales, porque ya son estructuras muy grandes, consolidadas y que además ganan mucho dinero) o los nuevos jugadores financieros, bancarios y no bancarios se enfocan en atender a este sector con nuevos productos y creatividad o las pymes evolucionan creando nuevas soluciones para cubrir su necesidad.

¿Cómo puede cambiar este panorama?

Volteando a ver a otros sectores financieros no bancarios como las SOFOMES.

Sí se enfocan en las pymes, las ven como clientes viables, son creativos y más flexibles, Cualquier SOFOM afiliada a la ASOFOM está enfocada en atender PYME´s. Esto indirectamente crea una punta de lanza de desarrollo de pymes financieramente, para que en un punto puedan calificar para acceder a crédito en los mismos bancos.

También encontramos modelos no bancarios, para resolver esta necesidad en stratups de Fintech y vehículos de Crowdfunding; que están revolucionando la forma en que las pymes están accediendo al financiamiento.

En el Reino Unido 15 de cada 20 pymes se financian a través de empresas de financiamiento alternativo. La evolución del sector financiero enfocado en las pymes debe cambiar drásticamente: por un lado el gobierno debe incentivar la competencia financiera para brindarle al usuario más opciones, y por otro lado, el sector tradicional debe cambiar su modalidad y correr riesgos.

Los bancos deben dejar de tratar a las pymes como clientes físicos y las Pymes deben dejar de voltear a ver a los bancos únicamente. Hoy en día existen en México una infinidad de modelos desarrollados. Hay oportunidad, y como dicen ¡La cosa, es buscarle!

Soy Pyme ¿Por qué obtener crédito, es tan difícil?

Pymes Crédito

La causa principal tiene que ver con la esencia de las mismas pymes. Dentro de su naturaleza inicial, al tener recursos limitados, muchas empiezan como modelos de emprendimiento, y crean procesos internos informales, tienen una falta de institucionalidad que la mayoría arrastra durante toda su evolución como empresa y que como consecuencia se convierte en su principal obstáculo para acceder a un financiamiento.

“Hoy en día en México, solo el 10% del financiamiento bancario es para PYMES, cuando las PYMES representan el 90% de las empresas en el país, que emplean a más del 70% de la población.”

Gran parte de las pymes son familiares o nacen de la visión de un empresario. Es desde el inicio que son concebidas como medio de sustento o manutención del hogar. Está concepción involucra que los empresarios mezclen gastos personales y familiares con los gastos de empresa.

La nula diferenciación entre gastos, la ausencia de personal capacitado para llevar las finanzas (contadores o administradores) y la carencia de educación financiera en el interior de la PYME dificultan que las instituciones financieras puedan tener una lectura clara de su solidez financiera. Es más fácil para estas instituciones declinar créditos que intentar entender las necesidades económicas de dichas empresas.

El apego a la informalidad también recae en nuestro sistema fiscal. En México pagar impuestos, es un proceso complicado lo cual incentiva la evasión fiscal, no tanto por no querer pagarlos, sino por el hecho de tener poco entendimiento del sistema tributario y los problemas de liquidez que muchas veces sufren las PYMES, no ayuda, “si estas sufriendo para pagar la nómina, los impuestos pasan a segundo término”

Claro, hay muchos casos donde los empresarios buscan deducir gastos personales o gastos no relacionados directamente al negocio, inflando los gastos de la empresa para reducir utilidades y minimizar la carga impositiva, muchas veces por la imposibilidad de deducirlos por otro lado. Esto obviamente para las instituciones financieras, le imposibilita  entender la rentabilidad del negocio y por ende a tomar riesgos crediticios en empresas que usan este tipo de estrategias.

Por otro lado, el tema regulatorio amarra de las manos a los bancos y los obliga a generar reservas preventivas sobre los créditos que no cumplen con ciertos criterios (casi siempre los de personas físicas y PYMES), acción que les genera en un principio pérdidas a la institución financiera, usando la lógica de cualquier negocio quien quiere vender algo que le genera pérdidas, no por la compraventa sino por temas regulatorios

Ante este panorama, aquí les van mis recomendaciones para facilitar a las PYMES acceso a crédito a través de una institución financieras bancarias y no bancarias:

  1. Hay que tener la casa en orden, tener una buena contabilidad y manejar reglas de tesorería transparentes dentro de tu negocio. Nadie le quiere prestar al desordenado, ya que el desorden genera desconfianza.
  2. Tienes que demostrar capacidad de pago, a través de flujos de efectivo y eso es mediante tus cuentas bancarias, donde manejes la operación de la empresa y puedas demostrar tus flujos de efectivo. Entre más constante sea tu flujo, más fácil le será a la institución financiera entenderte y menos garantías necesitas para acceder al financiamiento.
  3. Crea y cuida tu historial crediticio, él va hablar por ti, va demostrar que tan responsable eres ante las deudas, lo cual genera confianza a las instituciones financieras. TIP: hoy en día hasta un contrato de telefonía te genera historial crediticio.
  4. Como no estamos exentos de sufrir problemas de liquidez, si tuviste algún inconveniente y arrastras un problema de historial de crédito, acércate a la institución con la que tienes el adeudo y llega a un acuerdo. Te ayudará a sanear tu historia financiera y a mejorar tus posibilidades de acceso a crédito.
  5. Usa el arrendamiento a tu favor, si utilizas maquinaria o vehículos en tu negocio, es una opción más simple que un crédito, pues la garantía es el mismo bien que arrendas.
  6. Acércate a una SOFOM, como ya he mencionado son instituciones especializadas en diferentes sectores, inclusive en el PYME. Son flexibles con los requisitos, de respuesta rápida y brindan productos de acuerdo a las necesidades del usuario.  Las tasas son competitivas con la de los bancos y hay muchas opciones para comparar.

No le tengas miedo a la deuda, el apalancamiento de tu capital es lo que le da rentabilidad a tu negocio, claro, manejándolo con responsabilidad.  No temas en trabajar con dinero de los demás para hacer crecer tu empresa, siempre va ser más productivo que sacar dinero de tu propio bolsillo. Detona tu pyme, recuerda que las empresas no pueden crecer si no tienen acceso a financiamiento. Trabaja en ello.

También los invito a leer,  Financiación bancaria para pymes: 33 razones para no darla,  http://www.sherpafinanciero.com/33-razones-para-no-dar-financiacion/

 

DE EMPRESA PATITO A CISNE EMPRESARIAL

patito-feo

No ser ambicioso es el camino directo hacia la mediocridad.

Muchos emprendedores inician sus negocios sin tener un plan de crecimiento a futuro, la mayoría se estanca en un periodo de incubación o no sobrevive a los primeros dos años de vida. El principal problema radica en iniciar operaciones sin nociones básicas de educación financiera. Sin una cultura financiera, cualquier plan de negocios exitoso en papel corre el riesgo de fracasar.

¿Cómo apoyar entonces a estas empresas en germinación?

Ofreciendo soluciones financieras acompañadas de capacitación financiera. Debemos ayudar a que los empresarios adquieran una visión clara de su desarrollo de negocio desde el punto de vista financiero. Incorporando buenos hábitos empresariales, las micropymes y pymes incrementan sus probabilidades de supervivencia de un 20% a un 80% de acuerdo a datos de la Condusef.

Los empresarios deben superar todas las barreras que limitan sus negocios, principalmente las propias.