¿Qué nos espera en el 2017 y qué tenemos que hacer?

shutterstock_555604723Últimamente, me han preguntado ¿cómo veo el 2017?

Todos los discursos de gente conocida, ya sea empresarios, familiares, alumnos o amigos, optimistas , pesimistas o realistas; todos terminan  concordando en que será un año difícil, pero en el fondo nadie está muy seguro de qué es lo que realmente va pasar. Yo en lo personal veo que el 2017 va a ser un año con mucha volatilidad, un año con mucho nerviosismo,  va ser un año que va retar nuestra zona de confort y a nuestras formas tradicionales de hacer las cosas, no obstante, va a ser un año lleno de oportunidades para el que tenga los ojos abiertos.

Es una realidad que Trump da muchos discursos y mensajes en contra de México, lo cual provoca miedo, enojo, genera que los mercados financieros  lo reflejen con volatilidad y que las inversiones se detengan por miedo al país y los capitales especulativos -que se mueven muy rápido- contaminan el ambiente, a esto hay que sumar, que el petróleo tiene precio bajo, que somos un país que importa más que exporta, que dependemos del mercado de Estados Unidos y que la situación política del país no está muy bien. Esta combinación, está generando que la bolsa de valores baje, el dólar se devalúe y las tasas de interés suban. Estamos en una situación donde no se sabe realmente qué tanto Trump va a lograr ejecutar. Lo que sí sabemos, como empresarios, es que nada de eso lo podemos controlar y nuestra tarea es concentrarnos en lo que sí controlamos, no en lo que no.

Por esta realidad, yo recomiendo tres puntos que todas las empresas, empresarios, empleados y colaboradores de una compañía tienen que tener como reglas del juego y en lo que debemos concentrarnos para hacer frente a este año:

1.No te apaniques. Los medios de comunicación, que son los principales informantes de las noticias, venden más entre más alarmante sea la noticia, por eso siempre hay noticias negativas o amarillistas. Los periódicos y las televisoras quieren tener más rating para poder vender más caros sus anuncios, por lo que necesitan tener programas que hagan que la gente voltee a verlos, es un negocio y hay que verlo como tal. Las principales fuentes de información nos van a dar a conocer las noticias negativas y no pondrán tanto énfasis en historias positivas, por lo que debes tomarlas y analizarlas con mucha objetividad y no creyéndolas toda, no son verdades absolutas, si puedes evitar engancharte en la noticia mejor, guarda tu distancia de los sistemas de información. Y cuidado con las noticias que te llegan vía tus redes sociales, ya que la mayoría de ellas, su autor es difícil de identificar y muchas veces la fuente es poco confiable.

2.Abre los ojos y sé creativo, vienen MUCHAS, MUCHAS oportunidades. Indistintamente de Trump, viene un año complicado para México. Empiezan las campañas electorales y su inseparable tema de corrupción, el petróleo no está fuerte, vienen otros eventos en el extranjero que pueden traer más incertidumbre, como elecciones en algunos países de Europa, el alza del dólar, que si eres importador te impactará y si eres exportador te beneficiará. Con el gasolinazo, habrá más inflación y todo hará subir la tasa de interés, es decir, va a haber movimientos y cambios, pero no hay que verlos como una catástrofe. Los empresarios tienen que tener los ojos bien abiertos, ser creativos y voltear a ver las puertas que están abiertas, ante cada problema, ante cada puerta que se cierra una se abre otra. Buscar oportunidades de mercado que antes no estaban ahí. Es momento de estar cerca de tu cliente, analiza cómo le está impactando y no te quedes en tu cliente, estudia al cliente de tu cliente, lo mismo tienes que hacer con tu proveedor, observando y estando cerca, verás las oportunidades y podrás estar un paso antes.

El camino fácil para México siempre ha sido Estados Unidos por ser nuestro vecino, pero realmente mucha de la interacción que existe entre México y Estados Unidos es provocada por los grandes corporativos. Pero en México somos un país donde el 99% de empresas son PyMES, y es ahí donde tenemos una gran oportunidad. Nuestros productos, servicios y mano de obra, es atractiva para inversión extranjera de otras partes del mundo y también es atractiva para inversión y negocio en otras partes del mundo. Además, tenemos un mercado interno cada día más fuerte, que no es nada despreciable, existen grandes oportunidades de hacer negocio internamente.

En el sector financiero, cuando hay crisis económica los bancos se aprietan, es decir, prestan más caro y descuidan a las PyMES, ya que optan por lo que es 100% seguro pues no quieren correr riesgos. Para los negocios que son financieros no bancarios esto va a ser una oportunidad porque habrá muchas empresas que van a estar desatendidas.

Es un momento de aprovechar, de tener los ojos bien abiertos y la suficiente versatilidad para moverse rápido, las oportunidades las tienes que agarrar, no van a llegar solas, hay que hacer los cambios y ajustes necesarios para que no impacte a tu empresa.

En época de crisis o volatilidad el fuerte es el que tiene liquidez, por lo tanto cuida tu cobranza, ten tu líneas de deuda (crédito, arrendamiento, factoraje) abiertas aunque no las uses y como se espera que los bancos se compliquen, te invito a  que te acerques a las SOFOMES u otros intermediarios financieros no bancarios, en las que podrás conocer nuevos modelos para solucionar esos problemas de liquidez.

3.“Juntos somos más”. Asóciate para hacer frente a lo que pueda venir. Para hacer frente a un problema y generar impacto es más difícil lograrlo si cada persona lo hace de manera individual. Es importante unirse o acercarse a la competencia o con la asociación o cámara de su sector. Es un momento de unirnos y hacer frente común. Por ejemplo, no es lo mismo salir a buscar materia prima a China yo solo, que salir en conjunto con otras diez empresas que necesitamos la misma materia prima, ya que el precio y las condiciones que vamos a obtener van a ser mucho mejores.

Hay que quitarnos ese miedo a compartir con la competencia, ya que se trata de cooperar y de sumar, incluso, grandes comunidades de ciertas regiones han crecido gracias a esa colaboración como la comunidad judía, la libanesa y la española. Como parte de una empresa, también perteneces a una industria o sector, acércate a la asociación o cámara correspondiente, participa, evalúa como sector, y trabaja ahí, porque si vienen cambios que tú no controlas y tienes que hacer un contraataque, como una representación ante las legislaturas o ante el gobierno para hacer un cambio de la ley, o aprovechar oportunidades de mercado, es mucho más fácil si lo haces en equipo. Te invito a leer mi blog de la semana pasada, el cual hace referencia al tema de la competencia.

Las asociaciones y cámaras son canales perfectos, pero si no quieres acercarte a éstas, acércate a tu competencia, evalúen cómo está el mercado, qué estrategia podrían hacer en conjunto que los haga fuertes a los dos. El estar unidos en un momento en el que puede haber movimientos siempre dará más fuerza. Unirnos nos hará más fuertes a todos.

Los pesimistas no van a lograr mucho porque no esperan mucho, los realistas se van a convertir en pesimistas, los optimistas pueden descalabrarse porque piensan que no va pasar nada,  a los que les va ir bien, es a los OPORTUNISTAS.

Competencia, ¿tu amiga o tu enemiga?

shutterstock_467761022¿Por qué la competencia realmente es tu amiga y no tu enemiga?

Desde pequeños hemos crecido en un mundo donde se ve al competidor como el enemigo a vencer. En un partido de futbol o en una competencia de velocidad sí debes vencer a los demás para ganar, pero en el mundo de los negocios no es forzosamente así.

Efectivamente, con tu competencia -ya sea directa o indirecta- contiendes para ganar el contrato o al cliente y siempre buscas que tu producto o servicio se diferencie de los demás. Entonces, la competencia realmente es tu herramienta principal para ser mejor y vender, ya que entre más la conozcas, más podrás diferenciarte de ella. Al final, hay mercado para todos, pues hay clientes con gustos y preferencias distintas. Si conoces bien a tu competencia será más fácil establecer la ventaja competitiva.

La competencia es la mejor fuente para hacer crecer tu empresa, si estás en contacto y tienes buenas líneas de comunicación con tu competencia te ayudará a hacer más negocio. Claramente, en algunos momentos competirás y perderás porque la ventaja competitiva de tu competidor será más atractiva para el cliente,  pero en otras ocasiones ganarás tú. También existe el cliente al que no le puedes dar el volumen que necesita y qué mejor solución que tener una buena relación con un competidor para que entre los dos puedan ofrecerle el servicio. Puedes lograr mejores acuerdos con tus proveedores, mayores volúmenes de compra, mejores precios y por ende, mejor margen. Además, puedes hacer sinergia y evitar que los proveedores te secuestren, o que los clientes te manipulen o engañen.

Te recomiendo totalmente que veas a tu competencia como un amigo que está luchando por lo mismo que tú, que te puede ayudar a ser mejor, a diferenciarte y que cuando lo necesites, hacerte segunda frente a un pedido o una oportunidad de insumos. Si tienes contacto con tus competidores puedes consultar problemas referente a tu industria y esto puede ayudarte a encontrar caminos y soluciones que tú no visualizabas. Muchas veces tú y tu competidor enfrentan las mismas amenazas y oportunidades. Una de las herramientas fundamentales para aliarte con la competencia es por medio de las asociaciones, las cuales generan valor, unen fuerzas, conectan a los competidores directos e indirectos del sector y comparten información.

Muchas veces en el mundo emprendedor, cuando los jóvenes quieren lanzar su proyecto y buscan levantar dinero, tienen una gran preocupación de que les roben su idea. La realidad es que en el mercado hay muchas ideas y todo mundo puede copiar las ideas de otros. Pero este mundo está hecho por los que toman acción, no te preocupes por compartir tu idea de negocio con alguien más, lo importante es que tengas muy claro cómo la vas a ejecutar. Lo difícil no es generar la idea sino ejecutarla e inclusive si alguien tiene el valor, la acción y la reacción para ejecutar tu idea, la ejecutará diferente, por lo que es importante que aprendas a diferenciarte.

Un ejemplo es el vino australiano Yellow Tail, que iba a entrar al mercado estadounidense saturado y consolidado por los vinos europeos y americanos. Desarrolló un producto enfocado a los consumidores de cerveza y nunca vio a los otros productores de vino como competidores. Su competencia eran los productores de cerveza. Entendiendo el mercado de las cervezas y estando cerca del stand de estos productos, logró posicionarse y no le quitó mercado a los vinos tradicionales, simplemente amplió el espacio de los consumidores de vino. La entrada de competidores nuevos da más fuerza a la industria y genera más consumidores, por lo que todos se benefician.

Actualmente, no hay forma de subsistir y tener éxito en este mundo tan competitivo y conectado, si no es uniéndote. La idea de poner un negocio y lograr tener éxito solo, cada día es más difícil. Vivimos en un mundo conectado por todos lados, tus competidores son una fuente riquísima de conexión.

Cambia tu visión de la competencia, no le tengas miedo, no es tu enemiga, es tu amiga y tu principal estrategia para crecer y mejorar todos los días.

Las tres reglas para las empresas familiares.

shutterstock_290587307

El camino que todo mundo cree más fácil para ser empresario o ayudar a sus hijos, es trabajar en el negocio familiar. Pero créanme que es el camino más difícil y complicado que hay.

La mayoría de las empresas en México son PyMES y el 90% son negocios con base familiar.

Cuando el padre emprende su propia empresa, busca naturalmente heredar el negocio a sus hijos, ¿No es el sueño de todo emprendedor?, pero la mayoría de las empresas familiares presentan estadísticas terroríficas. Solamente el 32% sobrevive a la segunda generación y sólo el 12% sobrevive a la tercera generación, lo que significa que la idea de una empresa familiar transgeneracional, parece no estar funcionando. ¿Cuántas veces no hemos escuchado de alguna familia que por temas de dinero o manejo del negocio se desintegra?, como pasa de un sueño a el motivo de la desintegración de lo que más valora uno. Una de las principales razones es que las empresas familiares se preparan para operar como empresas comunes y corrientes y no como empresas familiares.

Cuando realizas una sociedad con un tercero, le abres la puerta a un inversionista o inclusive le entras con tus amigos, te preocupas que los contratos estén escritos con claridad, que las reglas sean claras desde el principio y haciendo la operación más sencilla. Pero cuando hay familiares involucrados, en ocasiones las reglas no están escritas. Cada quien asume su posición, interpreta a su manera y espera del familiar un compromiso muchas veces no pactado. Hay poca institucionalización y las reglas del juego no son transparentes. Sólo el 45% de las empresas tienen consejos de administración y menos del 13% tienen un plan de sucesión formal, es decir, una estrategia para saber qué va a pasar cuando el dueño, o la primera generación decida retirarse o fallezca.

Es importante poner reglas en tu empresa familiar -muchas de ellas normalmente no existen en una empresa común- y seguirlas al pie de la letra:

1.El negocio es negocio y la familia es familia. No se debe mezclar negocio con familia, los temas del negocio nunca se tocan en las reuniones familiares. Si no logras respetar esta regla es mejor no involucrar a tu familia en el negocio.

2.Las familias crecen mucho más rápido que los negocios, por lo que no puedes pensar que en éste emplearás a toda la familia para darle sustento. Los puestos de trabajo están para las personas que se ganen el puesto, por sus aptitudes, habilidades o resultados, no por el apellido. ¿Quieres ayudar a tu familia? Hazlo de otra manera, no empleándolos en tu negocio.

3.En un negocio familiar hay que ser más transparentes con la familia en las reuniones de trabajo, que si fuéramos una empresa pública o cotizáramos en la bolsa. Esta transparencia debe informar si se generó o se perdió dinero, los nuevos retos, las estrategias y en general todo lo que se está haciendo, como si le estuvieras presentando al más alto inversionista, no confundas la confianza con dejar de informar. En familia, más cuando se trata de dinero o negocios, las sorpresas son enemigas, porque siempre se malinterpretan, por lo que debes evitar el mayor número de sorpresas y la única manera de hacerlo es con información. El orden y la estructura son los mejores aliados de una empresa familiar. El desorden, la falta de institucionalización y de procesos genera malestares. La base de una empresa familiar es la confianza y esta aunque todos creen que se tiene por apellido, la realidad es que solo se gana con hechos.

Son tres reglas básicas. Si una de ellas, se te dificulta aplicarlas en tu negocio familiar, contrata una empresa de consultoría de PyMES, hay muchos asesores y empresas que se dedican específicamente a esto y te pueden ayudar a estructurar ese gobierno corporativo familiar, pero si no puedes contratar a un experto separa la línea aún más, tu familia y tu negocio dependen de ello. Creo que es fundamental porque el perder a la familia es mucho más caro que pagar un consultor que te ayude. Es mucho más barato un asesor que arruinar tus cenas de Navidad o lastimar la convivencia entre padres e hijos o entre hermanos. Así que protégelo, es fundamental.

 

3 preguntas clave para saber qué tecnología necesita tu empresa

shutterstock_393078724La velocidad con la que el mundo está cambiando requiere que en las empresas empecemos a modificar los procesos, que empecemos a innovar en la forma que hacemos las cosas, en la que vendemos, producimos y entregamos. Sé que esto lo han escuchado muchas veces, pero realmente hay pocas empresas que en verdad están haciendo algo concreto al respecto.

En 1995 –no hace tanto tiempo- sólo el 1% de la población mundial se conectaba a Internet, en 2015 el 50% de la población nacional ya navegaba en la red. El 98% de estos usuarios utilizan Google para realizar búsquedas, el 88% usa Youtube y el 60% de la navegación por Internet se realiza a través del celular, el 73% de las personas usan Internet como primer recurso para buscar información. ¿Qué va a pasar en el 2020? Los cambios en los procesos tienen que empezar a adoptarse en las empresas, para lo cual debes generar un plan de inmediato, ya que el cambio es inevitable.

Sabes que es importante invertir en tecnología, modernizar o incorporar innovación en tu empresa para enfrentar los próximos retos. Pero, ¿a dónde dirijo la inversión de tecnología e innovación en mi empresa?

Hoy en día hay muchas empresas que ofrecen soluciones, programas, softwares, maquinaria y tecnología, que se vuelve -depende de la industria en que estés- sumamente abrumador, porque si no eres un experto del tema te puedes perder en la cantidad de ofertas o invertir erróneamente. Por ejemplo, hoy todo mundo quiere tener su App para su empresa, ¿pero será la decisión correcta? Hoy casi el 70% de las Apps no se usan, por lo que innovar por innovar no es la respuesta. Es necesario dedicarle tiempo a definir dónde y en qué invertir y hay que entender claramente la oferta tecnológica, revisar si realmente traerá el beneficio prometido y si el costo es viable y esto debe hacerse por cada uno de los proveedores. Este proceso, normal en cualquier compra, genera gran confusión, hartazgo y temor para la toma de decisión.

Sin embargo, hay una estrategia para tomar una decisión de manera más sencilla, para tener más claro el cómo, cuándo y en qué invertir. Es un proceso fácil, pero sólo si tienes las respuestas a las siguientes tres preguntas:

La primera pregunta es, ¿qué es lo que más le duele a mi cliente de trabajar conmigo? Todas las empresas tienen algo que a sus clientes no les gusta y que es mejorable. Entonces tienes que detectar qué es lo que más le duele a tus clientes de trabajar contigo. La respuesta tiene que decir qué tecnología o innovación enfocada al cliente debes implementar para resolver esa molestia.

La segunda pregunta es, ¿mejora el servicio o la entrega, -o el compromiso, o la línea de comunicación- a mi cliente? Si la respuesta es afirmativa y la tecnología me está ayudando a esto, quiere decir que hay que hay que continuar por este camino. Si no tienes muy clara la respuesta a esta pregunta, entonces la tecnología no es la adecuada.

La tercera pregunta es, ¿me ayuda a generar un diferencial importante –con la competencia- en la experiencia de compra o uso de mi producto a mi cliente? Si la respuesta es afirmativa, es momento de tomar la decisión de compra.

Entonces, si vas a adquirir una nueva tecnología al menos debes contestar afirmativamente una de estas tres preguntas, de lo contrario, la tecnología no es la adecuada para resolver el problema.

¿Por qué debes hacer una planeación estratégica para 2017?

shutterstock_526649641“Ningún viento es favorable, para quien no sabe hacia dónde va”

Ahora que está terminando el año es importante que dediques un tiempo para revisar el plan estratégico referente hacia dónde se va a dirigir tu empresa. Sobre todo en este momento de incertidumbre en que los medios de comunicación se están encargando de difundir miedo a las empresas por factores como Trump, Carstens o el tipo de cambio, todo esos son efectos fáciles de aprovechar y convertir en oportunidades, pero éstas no llegarán solas, hay que planearlas para ejecutarlas.

El mayor problema que tiene un empresario es la falta de tiempo para hacer todo,  por eso tienen equipos de trabajo, empleados, trabajadores o colaboradores. Un líder que está haciendo todo el trabajo operativo, apagando incendios, tomando todas las decisiones, está perdiendo el tiempo y está siendo ineficiente. Su trabajo debería estar en la parte estratégica: construyendo y dirigiendo un negocio que funcione de manera predecible, replicable, escalable, sin su intervención directa.

Cuando no tienes plasmada de manera clara la dirección de la compañía, además que te será difícil tomar decisiones y serás víctimas de las fluctuaciones del mercado y la política, las cuales NO PUEDES CONTROLAR,  para tu equipo de trabajo, les será difícil tomar decisiones acorde a tu visión, por lo que recurrirán a ti constantemente por ideas y lineamientos, empujando a que la empresa dependa de ti para cada paso. Así, estarás luego abrumado porque todas las decisiones dependen de ti.

La empresa no podrá crecer porque depende de tus capacidades, es decir, estás limitado en ti mismo. Siempre debes estar en la empresa para la toma de decisiones, firmar cheques y hacer procesos. Sin embargo, uno necesita espacios para poderse alejar –si se te presenta alguna enfermedad, accidente o incapacidad o vacación-  y la empresa tiene que seguir funcionando. Necesitas un equipo de trabajo que pueda funcionar contigo o sin ti, que la empresa continúe en la dirección correcta y no se caiga.

El primer paso es desarrollar una buena planeación estratégica. Debes dar a conocer al equipo de trabajo la razón de ser de la compañía. Seguramente, como dueño del negocio, no sólo lo tienes tatuado en mente y alma, es la razón para levantarte cada día. Pero si no logras transmitirla a tu equipo de trabajo, cada quien irá a su velocidad y a sus tiempos, es decir, la gente no tendrá visión ni aportará ideas, al menos en la misma dirección que el dueño. Muchas personas aprenden en la escuela la definición y significado de la misión, la visión y los valores de la compañía, pero muchas empresas los desarrollan porque un consultor les dijo que debían escribirlos, pero en realidad pocas empresas le dan la importancia a ellas y menos la viven como su razón de existir. Tus trabajadores deben sentirse identificados con estos tres aspectos, por lo que deben ser ideas que inspiren, motiven y definan claramente la razón de la empresa. Si tú logras transmitir eso a tu equipo será más fácil. Si quieres que tus trabajadores se enamoren de tu compañía, que se comprometan, sí,  el sueldo es importante, pero el dinero no satisface a nadie, nunca es suficiente, no importando cuanto ganes, por lo que la visión de tus trabajadores, la razón de porqué se despiertan todos los días y llegan a trabajar, tendría que ser algo más que dinero, ¿no crees?

Posteriormente, debes establecer objetivos para cada área de tu empresa, los cuales claramente estarán alineados con la misión, visión y valores. Específicamente qué quieres o qué debes lograr en cada lugar de tu empresa. Los objetivos debes revisarlos al menos cada año y transmitirlos a los empleados, los cuales deben entender, comprender el porqué, para que se puedan comprometer a lograrlos.

Además, es importante que en esta planeación estratégica involucres a tus tomadores de decisiones: jefes, gerentes y directores; no se trata que impongas los objetivos, sino que tus empleados participen, los incentive y los comprendan. Si no los comprenden por qué se debe lograr x o z, pueden creer que éstos son inalcanzables, no harán nada para lograrlos y en lugar de provocar motivación y empuje, generarán lo contrario. Tampoco se trata que dejes que tu trabajador establezca solo sus objetivos, porque muchas veces los humanos tendemos a protegernos y ponernos retos fáciles de alcanzar, sobre todo cuando una evaluación o una remuneración depende de ello, éstos deben ser realistas, pero retadores, porque si no no funcionarán, y todos deben estar involucrados en la creación de los mismos.

Con lo anterior, puedes establecer planes de acción para lograr los objetivos, las estrategias que vas a ejecutar y los tiempos en que se llevarán a cabo.

Si quieres mejorar los resultados de tu empresa, pero haces lo mismo que siempre has hecho, difícilmente lograrás un resultado distinto.

No dejes que termine el año sin realizar tu planeación estratégica. Si no tienes tiempo de efectuarla en las últimas semanas del 2016, debe ser lo primero en tu agenda del próximo año. La planeación estratégica es fundamental para el desarrollo, crecimiento y éxito de las empresas, no importando el tamaño que tengan, ya sean grandes, chicas, medianas, familiares o micro-negocio; hay que hacer esa planeación y seguirla.

Podrás encontrar despachos de consultoría –grandes, chicos, caros, baratos- que te ayuden a establecerla, hasta millones de lecturas en Internet, libros o videos en Youtube con consejos para realizarla. Hay mucha información fácil de obtener, no es un proceso complicado, sólo hay que dedicarle un poco de tiempo, y el resultado créeme que se reditúa.

“Los buenos resultados no se logran  por suerte, sino porque los buscaste”.

Los 10 sectores que no serán afectados por Trump y que serán gran oportunidad

shutterstock_77384059Indistintamente de lo que suceda con la llegada de Trump a la Presidencia de los Estados Unidos, si queremos ver un cambio en el país hay que invertir en empresas en México. Veo 10 sectores donde vale la pena invertir y los efectos secundarios provocados por los alcances internacionales pueden mitigarse, inclusive el efecto será positivo.

1.Sector financiero:  Acceso a productos financieros.

Cuando hay crisis, los canales financieros tradicionales, es decir, los bancos, normalmente se aprietan más, para evitar pérdidas sus áreas de riesgos ponen reglas más complicadas para el otorgamiento de crédito, y si hoy en día ya es complicado accesar a financiamiento de un banco si eres una persona física o una PyME, pues la situación puede complicarse más. Además si agregamos que las tasas y el tipo de cambio están subiendo, la oportunidad para innovar y desarrollar nuevos modelos de negocio relacionados a resolver necesidades financieras de la población en general tendrán mucha fuerza. Actualmente, antes de una situación de crisis, lo que hay en el mercado no se está dando abasto para cubrir las necesidades del país, hoy ya es una buena oportunidad invertir en este sector, ahora imagínense la oportunidad que habrá si la situación se estresa más. Hoy hay poco menos de 300 instituciones financieras reguladas por CNBV, siendo los principales los 45 bancos (5 de ellos concentran el 90% de los activos del país)  y poco menos de 1,500 SOFOMES, instituciones financieras supervisadas por la CNBV y CONDUSEF. La oportunidad en este sector con o sin crisis es clara.

2.El sector salud.

Vivimos en un país donde la población tiene problemas de salud -como obesidad o diabetes- y los servicios médicos no se dan abasto, en su mayoría están centralizados,  los públicos son deficientes y los privados muchas veces son poco accesibles. La población en general, poco a poco ha tomado conciencia de invertir en su salud, a todos los niveles socioeconómicos, esto hace la combinación perfecta para la creación de nuevos modelos de negocio, por lo que incursionar en algún sector de esta industria (distribución, equipo médico, investigación, servicios de salud, educación, etc.) tiene un gran potencial, indistintamente de las acciones que pasen en el extranjero, la oportunidad de salud, en un país con déficit de atención, genera una mina de oro.

  1. El sector gastronómico relacionado con la salud.

Siguiendo con el punto anterior,  está directamente relacionado con la alimentación y cada vez nos preocupamos más por alimentarnos saludablemente, no sólo por un tema de  obesidad, también por consumir productos orgánicos, o con beneficios nutrimentales o alimentación deportiva. Los millenials están muy interesados en alimentarse sanamente a diferencia de otras generaciones y esto está generando un cambio en los usos y costumbres de los consumidores, igualmente a todos los niveles socioeconómicos.

4.La industria del deporte, ejercicio y fitness.

Otro relacionado al tema salud, ya que observamos constantemente aperturas de gimnasios y otros modelos de negocio como los crossfit que fomentan el ejercicio. Vemos el aumento de corredores y ciclistas en el país, así como eventos deportivos como carreras o triatlones. Buscar modelos de negocio creativos, diferentes y que aporten un valor agregado a los usuarios será un buen negocio, ya sea enfocarte a los deportistas directamente o a la cadena de valor atrás del sector. Y si las cosas se estresan por temas financieros qué mejor forma de enfrentar el estrés que con ejercicio.

5.Entretenimiento

Si la economía se aprieta, el gasto en entretenimiento tradicional se reducirá, entonces las familias mexicanas van a buscar nuevos espacios innovadores y creativos. El modelo de negocio que brinde alternativas de entretenimiento accesibles podrá atrapar a un mercado que está dispuesto a gastar en divertirse y entretenerse, pero que tiene que apretarse un poco, será una mina de oro para modelos creativos y accesibles. Para divertirse no es necesario, ni mucho lujo, ni mucho gasto.

6.Entretenimiento y cuidado de niños.

Sumando al anterior todos los espacios o actividades que incluyan entretenimiento en familia y que involucren actividades para niños tendrán un gran mercado, ¿cuántas veces has ido a un lugar que tenga un espacio realmente bueno para el esparcimiento de los niños y de los papas?, créanme que muchas veces es difícil de encontrar. Por otro lado, si la situación de Estados Unidos genera una crisis, probablemente ambos padres tendrán que trabajar –si no lo hacían ya- para generar más ingresos. Necesitarán espacios donde puedan entretener y educar a sus hijos mientras están trabajando, como guarderías o clases en las tardes.

7.El sector turístico.

Esta industria está directamente relacionada con el tipo de cambio, por lo que va a ser un sector de alto potencial. Si se devalúa la moneda, será un destino más económico para los extranjeros. Además en el país tenemos destinos turísticos que no han sido explotados desde el punto de vista turístico, ya que todavía estamos concentrados, y con una sobreoferta de los lugares tradicionales: Cancún, Los Cabos, Mazatlán, Puerto Vallarta; pero creo que hay muchísimos espacios más, con potencial de negocio, desde playas, ciudades, pueblos mágicos y turismo ecológico que no están siendo explotados ni vendidos. Hay un gran potencial ya que México, por su cultura, geografía y gastronomía tiene un gran atractivo para el turista extranjero. Y por otro lado, para el mercado nacional, el salir al extranjero será más complicado, por lo que la demanda interna también se va ver incrementada.

8.Industria de la tecnología.

Es una tendencia mundial, pero creo que en México tenemos una gran oportunidad. Más del 60% de la población en México ya tiene un smartphone, parece ser que ya tiene más prioridad un celular con conexión a Facebook que una televisión. Más de 100 millones de habitantes en México ya tienen celular, el desarrollo de apps y tecnologías periféricas ya sea para el mercado local o para el de importación serán un buen sector donde invertir.

9.Reparaciones y remodelaciones a domicilio.

Cuando hay una época de crisis y estrés económico, muchas veces uno se vuelve más creativo con el tema del dinero. Por ejemplo: si un aparato eléctrico se descompone, tal vez en otras condiciones comprarías uno nuevo, pero en este momento de crisis, las alternativas serán intentar repararlo, remodelarlo o mejorarlo. Todavía hoy en México dependemos mucho de los oficios, reparadores, plomeros o eléctricos, que trabajan de manera informal, no brindan mucha garantía y no puedes pagar con tarjeta de crédito.

Creo que cualquier oportunidad de negocio que pueda institucionalizar este sector de la industria de la reparación y remodelación a nivel hogar, que sea accesible, cuente con alternativas, sea fácil de localizar, que incluya algunos procesos tecnológicos y que dé seguridad de quién está entrando a tu casa, tendrá una gran oportunidad.

10.Industria del coaching y asesoría a nivel PyME

Cuando la personas pierden su empleo en los grandes corporativos por algún despido (frecuente en época de crisis), obliga muchas veces a que la gente tenga que emprender. Las PyMES que representan el 90% de las empresas del país, han vivido y sobrevivido muchas crisis de México y si fuera el caso, van a tener que sobrevivir a una situación de estrés donde deben mejorar su procesos, técnicas y sus estructuras tradicionales .Las empresas de coaching, asesoramiento y consultoría enfocadas a PyMES las ayudan mucho a enfrentar los nuevos retos, ajustar procesos, hacer cambios y adaptarse a las crisis. El coaching o la consultoría está muy enfocada a los grandes corporativos, lo cual hace sus costos inaccesibles para una PyME. Cualquier desarrollo de consultoría y asesoría para el sector PyME focalizado a la realidad económica  del país tendrá una amplia oportunidad porque hay muy poca oferta y una alta necesidad.

Estas son las industrias en las cuales recomiendo voltear e invertir, ya que tienes la oportunidad de que tu dinero tenga rendimientos amplios, esté relativamente seguro y que no se vea afectado por la crisis. Estos son sectores donde estarás más protegido pase lo que pase en Estados Unidos.

¿Cómo podemos los mexicanos hacer la diferencia?

shutterstock_478208803Somos un país en vías de desarrollo, tenemos una educación deficiente, desigualdad económica, dependencia a Estados Unidos y 50 millones de habitantes en pobreza extrema. La gran mayoría de los mexicanos estamos preocupados por esta realidad, todos queremos que México sea un mejor país, más próspero y desarrollado y nos encantaría poder ayudar a resolverlo. Pero a la hora de pensar en cómo hacerlo normalmente nos abrumamos culpando al gobierno, o a la mediocridad, o a la falta de educación y ahora con Trump en Estados Unidos, lo vemos todavía más inalcanzable. He visto a muchas empresas y fundaciones, inclusive el gobierno, invertir grandes cantidades de dinero en los problemas referentes a la pobreza: ayuda en salud, alimentación, educación, etc. Al final no vemos que se genere una gran diferencia. Los pobres no dejan de estar en una situación precaria y la situación de Mexico no acaba de cambiar. No digo que son malos programas o intenciones, pero son caminos que generan cambios de manera muy lenta y a muy largo plazo, y muchas veces el tema de corrupción se interpone en el camino haciendo menos efectivo el resultado.

Entonces, ¿cómo? Claramente la solución no va a venir por parte de nuestros políticos, o del Fondo Monetario Internacional o de Estados Unidos y tampoco el camino más rápido y efectivo será a través de programas sociales o donaciones.

La regla a seguir como solución para realmente ayudar a México es generar riqueza, la mejor forma de ayudar a nuestro país es generando riqueza, porque el dinero es energía pura, es lo que mueve al mundo hoy en día, no desde el punto de vista de sólo hacer dinero, sino de crear o invertir en empresas. Empresas sanas, que generen empleo, que generen ganancia, que sean rentables, que inviertan, que paguen impuestos, que desarrollen su giro y a todos con los que interactúa, de manera local, nacional o inclusive internacional, empresas dirigidas por empresarios honestos, sensatos, que paguen correctamente a sus trabajadores, que consuman de proveedores locales, que desarrollen estrategias y creatividad, que se asocien con otras empresas.

Todo esto genera una derrama económica exponencial, que genera grandes cambios, mejor calidad de vida y menos criminalidad y violencia. Con dinero la gente invierte en sus localidades y le da una mejor educación, alimentación y salud a su familia. La gente con empleo no está pensando cómo asaltar ni está estirando la mano esperando a que el gobierno le resuelva todo. No estoy diciendo que esté mal realizar un donativo a alguna fundación, claro que suma y hay que seguir haciéndolo, pero si realmente queremos cambiar y hacer la diferencia, tenemos que hacer que existan más empresas en Mexico, ya sea creando o invirtiendo. Los mexicanos debemos animarnos a ser emprendedores. México es, a pesar de los problemas, un país de muchas oportunidades.

Si eres empresario, tienes tu empresa y ya pones tu granito de arena ¡Felicidades! De seguro quieres seguir ayudando, pero ya tienes las manos llenas con tu propia empresa, pero lo que sí puedes hacer es invertir en otras empresas. Hay un mundo de emprendedores y de startuperos que están desarrollando ideas y soluciones que son grandes oportunidades de negocio, pero que muchas veces no tiene acceso a capital para poder hacerlas realidad. Además invertir en empresas de otros es un ejercicio muy sano y divertido, te generará pasión, preocupación, miedo y alegría; invertirás en un negocio en donde no vas a operar, sólo pondrás tu dinero. Claro que existe el riesgo ya que puede tener éxito o no, pero en caso de tenerlo, el retorno es mucho mayor que cualquier banco o modelo de inversión tradicional,  y vas a obtener más rendimiento por tu dinero. Es importante que pongas a trabajar tu dinero en otros negocios, apoyando a un emprendedor y no en un fondo de inversión o en acciones, porque te va a ayudar a seguir sumando a este cambio que estoy describiendo. Hoy en día existen muchos canales institucionales para acercarte a empresas a invertir, las incubadoras de emprendedores, los fondos de capital semilla o Ángel, las plataformas de crowdfunding, las universidades, las SOFOMES, etc. Hoy en día es fácil encontrar oportunidades para invertir en otras empresas.

Si eres un empleado, puedes tomar el camino de lanzarte a ser emprendedor y ser dueño de tu propia empresa. No es una cuestión de dinero o conocimiento, es de animarse a dar el primer paso. Entiendo que vivimos en un ciclo en el que estamos atrapados en gastos, necesitamos pagar cuentas y para ello necesitamos la quincena. Tal vez siendo trabajador se te dificulta ser emprendedor, pero eso no quita que puedas poner a trabajar, aunque sea un poco de tu dinero -no importa la cantidad- en otras empresas. Como lo decía antes, hoy en día, es muy fácil de lograr, los crowdfundings nos abren una posibilidad, en donde no necesito ser millonario para invertir en otras empresas. Puedo invertir desde 50 pesos a través de estas plataformas y entrar prestándoles dinero como deuda o como accionista de capital a estas nuevas empresas.

No tienes que ser empresario ni rico para invertir en estas empresas, poner una parte de tu dinero a trabajar buscando mejores rendimientos y así apoyar este ecosistema que va a llevar a México a otro lugar.

Necesitamos desarrollar más empresas, abrir más negocios y generar más trabajos. La diferencia no vendrá de la grandes empresas transnacionales que vienen al país, colocan su planta y generan miles de empleos. Necesitamos que el mundo de las PyMES, empresarios, negocios familiares, se desarrolle y crezca. Hoy en día hay 5 millones de PyMES, que emplean al 80%-90% de los trabajadores del país y que generan gran porcentaje del PIB del país, imagínense qué pasaría si hubieran 10 millones de PYMES, ¿Cuál sería la situación del país? En el país somos más de 120 millones de mexicanos, realmente duplicar el número de empresas no debería ser algo imposible, simplemente hay que incentivarlo.

Debemos invertir en empresas, esa es la forma en que vamos a lograr cambiar a México.

 

Trump: Análisis sin amarillismo

shutterstock_512914012Para la mayoría de los mexicanos la victoria de Trump nos generó miedo, angustia y preocupación, sentimientos que nacen de las promesas electorales que hizo, el hoy presidente electo de los Estados Unidos. Pero nada cambia de inmediato y ante cualquier cambio vamos a tener tiempo para digerirlo, prepararnos y enfrentarlo. El amarillismo vende. Los encabezados de “A Temblar” y “De Terror” de los diarios logran vender contenido, pero al trasladarlos a los mercados financieros éstos se disparan. La realidad es que los efectos reales y  de largo plazo, no son tan rápidos

En el corto plazo vamos a ver volatilidad dependiendo de las declaraciones del presidente electo. Los mercados podrán reaccionar de manera favorable o desfavorable según qué tanto se apegue o se distancie de sus promesas de campaña. Hoy en día la incertidumbre manda.

Para entender el problema que tenemos enfrente, hay que entender quién es Trump:

Más allá de que sea bueno o malo, es un hombre de negocios. Experto en mercadotecnia, su fortaleza es saber venderse.  Para conseguir votos no importó que mintiera, ofendiera, o que dijera estupideces; se supo vender a un sector de la población al que nadie le estaba vendiendo y ganó. El triunfo de Trump y el Brexit, nos muestra cómo la población –en especial la que está menos educada e informada- está harta de los políticos, sus instituciones y sus promesas. El populismo está arrasando ya que la simple idea de “cambio” atrae a la masas, aunque su discurso sea mentiroso, racista y xenófobo. Lo bueno del triunfo de un Trump debería provocar cambios en los políticos a nivel mundial, al menos de los políticos tradicionales, de lo contrario tendremos un retroceso significativo.

Donald Trump necesitará apoyo de los políticos republicanos- quienes controlan las cámaras- y de los demócratas. Pero el partido Republicano apoya la estabilidad económica, por lo que habrá que ver si realmente Trump podrá empujar sus promesas de campaña. Eso sí, este estira y afloje que se puede generar pondrá a temblar a los mercados y provocará volatilidad, de nuevo nada de efecto permanente.

Revisemos las promesas de campaña

  1. Deportar a todos los migrantes e indocumentados a México.

El tema es delicado ya que las remesas conforman una de las principales fuentes de ingreso del país. Pero hoy existe una fuerza policiaca, la migra, una barda y drones para evitar que los inmigrantes crucen a Estados Unidos, lo cual no ha detenido el efecto de migración, es más el gobierno de Obama es el que más deportaciones ha realizado. Veo pocos cambios en  la promesa de Trump, barda ya existe en parte de la frontera, deportación masiva, difícil porque para hacerlo tienen que encontrarlos, hoy ya son perseguidos. Pero si llegara a suceder, lo cual veo casi imposible, tendríamos 11 millones de mexicanos que podrían convertirse en un motor de generación de cambio positivo. No verlos como un lastre, sino como la punta de lanza, como una oportunidad, 11 millones con deseo de superarse, luchadores, más educados que cuando se fueron, con ambiciones, eso no veo más que un efecto positivo para México.

Hoy ya electo vemos mensajes menos agresivos en relación a la inmigración.

2. El TLC

El tema del Tratado de Libre Comercio nos aterra, ya que Trump pretende cancelarlo. Hoy en día el 80% de las importaciones de México son hacia Estados Unidos, pero la principal fuente de exportación son las mismas empresas americanas que importan en México gran parte de los insumos para posteriormente ser exportados de vuelta a su propio país.

Cualquier traba al Tratado de Libre Comercio que afecte la exportación de México a Estados Unidos, les estará pegando a ellos mismos. Las economías de ambos países están muy vinculadas. Pero, como ya lo dije, Trump es un hombre de negocios, al final su decisión se basará en la rentabilidad del negocio. No quiere decir que no vaya a querer hacer algunos cambios al Tratado de Libre Comercio, pero las economías de ambos países seguirán demasiado ligadas y dependientes una de otra, y cualquier cambio solo resultará en incremento de precios al consumidor de Estados Unidos.

3. El incremento de los aranceles a productos mexicanos.

Trump mencionó que subiría 35% los aranceles para incentivar que las empresas estadounidenses no se instalen en México. ¿Pero por qué las empresas se van a países en vías de desarrollo y no siguen operando en Estados Unidos? Por reducción de costos. El incremento de costos no hace que las empresas quiebren, hace que las empresas suban sus precios, y en una economía consumista como es la de Estados Unidos no veo que la población –en especial la que votó por Trump- lo vea con buenos ojos.

Y recordemos que las empresas que toman decisiones de inversión en México, no piensan en corto plazo y Trump será presidente solo por 4 años, a lo mucho 8 años, los planes de inversión en las plantas en México, son planes a 10 – 20 años.

Entre la promesa y la realidad, algo nos afectará e impactará en la economía del país. Pero no creo que se cumpla la profecía del caos que nos vende la prensa. Hay que poner atención a la volatilidad, pero no tomar decisiones precipitadas.

¿Qué mensajes positivos podemos encontrar con el triunfo de Trump?

  1. El sistema político tradicional en el mundo ha empezado a agotarse, entonces los políticos tienen que reinventarse o de lo contrario los racistas, demagogos  que utilizan mensajes populistas ganarán y pondrán en riesgo las relaciones comerciales y los partidos progresistas se quedarán fuera del poder
  2. Nos demuestra que no hay imposibles y que todo puede suceder. No digo que la forma en que lo logró Trump sea la correcta pero nos mostró que todos podemos lograr lo que nos propongamos, nada está escrito en piedra. Arriesguemos para ganar.
  3. Trump hizo más evidente que nunca la dependencia que tenemos con Estados Unidos. Es momento de ver hacia adentro, enfocarnos en un mercado interno y hacia afuera buscando oportunidades con otras naciones. Los empresarios mexicanos tenemos una cultura de sobrevivientes y nos sabemos adaptar ante la adversidad. No quiere decir que estemos de maravilla, pero sí somos una sociedad que sale adelante de muchas crisis y ésta es otra de las que vamos a salir adelante.

Mira lo que estás perdiendo por no saber qué es una SOFOM

shutterstock_461636197No importa si eres empresario, persona física, empleado, emprendedor o estudiante; debes tener en el radar a las SOFOMES. De lo contrario, estás perdiendo dinero, oportunidades y herramientas valiosísimas para crecer.

Antes hay que definir qué es una SOFOM. Es un modelo que ha existido en México por más de 10 años, pero aún hay mucha gente que a la fecha no tiene claro qué es. Una SOFOM es una Sociedad Financiera de Objeto Múltiple, es decir, una Institución Financiera –que no es un Banco- que se dedica a financiar de manera legal a personas físicas y morales con productos como crédito simple, créditos al consumo, crédito en nómina, crédito a empresas, arrendamiento, factoraje, micro crédito, etc.

Hoy las SOFOMES otorgan el 3.5% del crédito del país atendiendo principalmente al sector que los bancos no han atendido bien principalmente a las PyMES, a las personas físicas y a las microempresas y la cartera de crédito que administran ya representa poco más del 5% del PIB del país.

El sector financiero bancario en México -a nivel crédito- ha crecido y mejorado en algunos aspectos. Pero siguen existiendo pocos bancos, los cuales en su mayoría son Internacionales y controlan la gran parte de los activos del país (5 bancos controlan el 90% de los activos). Por ende, en cuestión de créditos y soluciones financieras, a los grandes bancos, por facilidad y términos regulatorios les es más fácil enfocarse y dar financiamiento a las grandes empresas, corporativos, gobiernos federales y estatales que a PyMES y a personas físicas (sólo el 6.6% del crédito bancario está en las PyMES). Normalmente tienen cautivo al nivel socio económico medio alto y alto en sus productos de consumo (tarjetas de crédito), y a pesar de sólo atender estos sectores, los principales Bancos en México son bastante rentables.

Si vivimos en un país de PyMES (99% de las empresas del país), con personas físicas no bancarizadas o muy poco bancarizadas (menos del 30% de la población tiene tarjeta de crédito, el 40% no cuenta con cuenta bancaria y el 70% de los usuarios de cuentas bancarias de nómina, sacan el 100% de su nómina en efectivo cada quincena), ¿por qué no volteamos a ver a las SOFOMES?

Las SOFOMES conforman el mayor número de instituciones agrupadas sobre un segmento. Existen 45 bancos, pero son pocos los que la mayoría de las personas pueden enumerar, más de 10, nadie los conoce. Imagínense que en el sector de las SOFOMES hay alrededor de 1,500 Instituciones. La gran mayoría de las SOFOMES llevan años desarrollando productos financieros y atendiendo personas físicas o empresas en México, cuentan con una curva de aprendizaje, saben lo que hacen, han competido con los bancos, han sufrido, se han regulado y cumplido con las nuevas leyes y lo más importante han salido adelante.

Entre el 2008 y 2011 hubo un boom de SOFOMES, llegando a haber hasta 4,000 Instituciones Financieras. Luego vino un proceso regulatorio para ponerlas en orden y sacar a los jugadores que no estaban haciendo bien las cosas o que no estaban trabajando en términos de productos financieros. Esto redujo la cantidad a poco menos de 1,500. A pesar de esta reducción, las SOFOMES que existen actualmente se ha esforzado por cumplir las regulaciones, actuar conforme a ley, mejorar los procesos, la calidad y organizarse. Las SOFOMES están en una posición poderosa.

Hoy en día, existen nuevas empresas que están ingresando en el sector financiero o para atender a estos sectores mismos sectores: las Fintech. Las plataformas de crowdfunding o las peer to peer lending comienzan a sonar como la nueva moda para resolver esta necesidad en el país, misma que las SOFOMES están atacando, inclusive muchas SOFOMES son empresas FINTECH desde hace varios años.

Todas las empresas necesitan deuda para crecer. Las empresas para desarrollarse e invertir necesitan productos financieros como crédito simple, arrendamiento o factoraje porque eso les da liquidez y utilizada de forma correcta ayuda a crecer y desarrollar la empresa. Estamos en un mundo donde los bancos tradicionales no están realmente atendiendo al 99% de las empresas que son PyMES, por lo que existe un área de oportunidad increíble. Todas las empresas, empresarios y emprendedores deberían estar buscando de manera constante una SOFOM para encontrar soluciones a sus necesidades financieras.

Los bancos tienen tarjetas de crédito, créditos personales o créditos hipotecarios; sin embargo, están muy enfocados al sector que ya está bancarizado y la población no está contenta con sus productos financieros.

Las SOFOMES no resuelven temas de ahorro sino de financiamiento. No obstante, hay una oportunidad desde el punto de vista de inversión. Las SOFOMES tienen prohibido captar ahorro del público en general, pero sí pueden recibir inversiones o capital de riesgo, lo cual genera una oportunidad para los que desean invertir en este sector. Son áreas fértiles para invertir excedentes, con rendimientos interesantes ya sea vía capital o esquemas de deuda de largo plazo.

Ojo: no es para meter todos tus ahorros ni para tener tu dinero 100% seguro, es para el dinero que tienes destinado para capital de riesgo o inversiones. Se pagan mejores tasas de intereses o rendimientos porque tiene un poco más de riesgo que si lo inviertes en cualquier otro esquema tradicional. Esto no quiere decir que que el dinero se va a perder, simplemente te pagan una tasa mayor porque tienes un riesgo mayor que si lo tuvieras en tu cuenta de banco.

Desde el punto de vista de crédito para tu empresa, las SOFOMES otorgan financiamiento y conseguirlo es mucho más fácil y sencillo.

Desde el punto de vista inversión, existen buenas oportunidades, ya que puedes tener rendimientos y tasas de retorno bastante interesantes.

Si no te has acercado a una SOFOM es el momento de hacerlo.

¿Y tú sabes cuánto vale tu empresa?

shutterstock_325650083Es una pregunta básica, muy importante y que pocos empresarios realmente pueden contestar. Los empresarios PyME o las Startup muchas veces no saben cuánto vale su empresa; sin embargo, es fundamental saber este dato y tener un sistema de evaluación.  Ya sea para saber cuánto valen tus inversiones o por si deseas levantar capital, vender o por si alguien te hace una oferta de compra o si alguien quiere invertir en tu negocio, tienes que saber de una forma fácil y rutinaria dónde estás parado o  si son oportunidades que hay que dedicarle tiempo o no.

Adicionalmente, tienes que saber el valor de tu empresa para ver cómo se ha apreciado el valor de inversión de tus acciones, para compararla contra otras empresas y poder valuar si lo que estás haciendo está dando resultados o no. Esta es una práctica muy común en los grandes corporativos -obligatorio en los que cotizan en la bolsa-  por lo que muchas veces las empresas y las riquezas de los grandes billonarios, se miden por la información pública del valor de sus acciones en el mercado, pero los empresarios PyMES que no tiene una ley de oferta y demanda para determinar el precio de su acción, entran en una disyuntiva de cómo valuarlo.

Entonces, ¿cuánto vale mi empresa?, ¿cómo valúo o cuánto estaría dispuesto a vender?

Existe una disyuntiva en general en referente a que a las PyMES les cuesta mucho trabajo determinar su valor, por falta de información generalmente. Aunque contablemente su valor está expresado en el capital contable de los estados financieros, la realidad es que ninguna empresa vale lo que dice su capital contable -sólo en algunos casos excepcionales- porque hay cosas que tienen valor como la marca, la infraestructura, el conocimiento, el posicionamiento, la experiencia, la red de clientes, o las bases de datos; pero normalmente no están expresados en los estados financieros y no se trata de mandar valuar estos intangibles para registrarlos en tu balance, porque normalmente estas valuaciones son poco claras y no se consideran tal cual, en una valuación para determinar el precio.

Al final la realidad es, que las cosas valen lo que el comprador está dispuesto a pagar.

En su mente, el empresario tendrá un número determinado y puede afirmar que su empresa vale miles, pero si el mercado está dispuesto a pagar pesos, su valor se convierte en pesos.

Entonces, ¿cuál es la técnica para determinar la valuación de una compañía? Normalmente son métricas referentes al número de veces de ventas al año, es decir, las ventas al año las multiplicas por un cierto número de veces. Otras métricas usadas es: Veces valor libros (es decir cuántas veces tu valor de capital contable) o veces utilidades. Y este múltiplo varia dependiendo el sector o la industria donde se desenvuelva tu empresa. De estas métricas, las más efectivas o reales son sobre datos reales e históricos fácil de comprobar, ejemplo las ventas del último año, ya que las que se basan en los estados financieros (valor libros o utilidades) en las PYMES son más complicadas, porque la mayoría de las PyMES manejan esta información de manera interna y no auditada, lo cual a un inversionista externo le cuesta más trabajo confiar.

Hay otras métricas que proyectan el valor de tu compañía basadas en presupuestos o en proyecciones tanto de las ventas como del valor del capital contable, en los ingresos que va a tener tu compañía o las utilidades que va a tener en el futuro. También puedes determinar una métrica de valor, basada en lo que creas que vas a vender; sin embargo, no es la mejor porque está basada en supuestos y en las hojas de cálculo (Excel) las ventas siempre van para arriba y todo está perfecto, ya que nunca he visto una empresa que pierda dinero en Excel. El Excel aguanta todo.

Entonces, ¿qué múltiplo es el que uso para mi compañía?

Tengo que conocer por cuántas veces multiplico las ventas o el valor libro de mi compañía. Hay empresas muy profesionales que se dedican específicamente a eso, entonces si ya estás en un proceso de venta o compra de una empresa, es importante que contrates a un equipo de profesionales y que inviertas para llegar a un número más exacto. Pero estos despachos no son baratos, por lo que si sólo quieres tener un aproximado para saber cuánto es el valor de tu inversión, no gastes dinero en un despacho profesional, lo puedes hacer tú mismo basado en estas técnicas.

PASO 1

Hacer un benchmark, el cual es un estudio de mercado de empresas similares a tu negocio en donde lo que tienes que buscar -más que empresas similares- son mismos giros para poder entender a cuánto valúa el mercado. Detecta las empresas que cotizan en la bolsa, entra a las páginas de internet de las casas de bolsa o a cualquier aplicación que informe de alguna compañía que cotiza en el mercado,  siempre va a tener una métrica de veces utilidades, veces ventas y veces libros. Esa acción significa que en el mercado de valores, cuántas veces vale ventas, utilidades y su precio en libros. Pero no te limites al mercado de valores de México, porque desgraciadamente todavía hay pocas empresas y no encontrarás de todos los giros. Consulta bolsas de Estados Unidos, Europa o Asia, y encontrarás empresas de todos los giros, que te darán una fotografía de cómo están las empresas. La clave es buscar de tres a cinco empresas, de preferencia las más conocidas -si hay conocidas en tu giro-, identificar las que coticen en la bolsa, ingresar a la acción donde cotizan y buscar estas tres métricas: veces ventas, veces libros y veces utilidades.

Existen muchas variables que juegan para sacar estos números, pero te va a dar una idea.

PASO 2

Dentro del benchmark realizado, busca los múltiplos más bajos o el promedio y ese podría ser un punto de referencia para sacar la evaluación. Sacarás tres números (x ventas, x veces libros y x utilidades) que son los rangos sobre los cuales podrás determinar el valor de tu compañía. Si quieres ser conservador toma el número más bajo, si quieres ser optimista el más alto.

Empresas de servicio

Para valuar empresas de consultoría o de servicio que dependen mucho de la persona que brinda el servicio, como las consultorías que dependen de los dueños o los consultores,  que cobran por honorarios o por proyecto, requieren una técnica adicional. Como son empresas que no tienen fierros, las proyecciones de ventas pueden ser muy volátiles porque funcionan mientras esté la parte intelectual desarrollando el servicio de consultoría, pero en el momento que deje de darse el servicio ya no se genera ingresos, entonces las valuaciones basadas en ventas o en valor libros e inclusive en utilidades son muy limitadas.

Esas empresas utilizan una práctica que hace referencia a que valen más o menos del 50% al 100% de la venta de un año -de las históricas, no de las proyectadas- y normalmente estas empresas no valen mucho más que eso, porque dependen de la persona, es como una forma de aterrizar la valuación. Se considera la facturación del año pasado y la empresa valdrá entre la mitad de la facturación del año y la facturación completa de un año. No se puede proyectar más veces ventas porque se depende de una gestión y la valuación no crece mucho.

Emprendedores o Startups

¿Cómo se evalúan las empresas de emprendedores que no tienen ingresos, que están en sus primeros meses de operación o tal vez ni siquiera han empezado a operar? Si mi empresa es un Startup o es una compañía nueva, necesito un inversionista, pero ¿qué porcentaje de mi compañía le doy? y ¿cómo reflejo?

Una de las técnicas que utilizan los emprendedores para valuar su empresa es proyectar los ingresos de los próximos 5 años y en base a eso utilizar las mismas fórmulas que explicaba anteriormente. Sin embargo, en las hojas de cálculo la empresa siempre gana porque difícilmente se proyectan pérdidas, entonces es muy fácil exagerar en las ventas para generar que la evaluación sea alta. Muchas veces los inversionistas ven esto y se espantan.

Una forma en la que los emprendedores pueden levantar dinero sin saber cuánto vale su empresa es a través de “Notas Convertibles” es decir, como nadie tiene ni idea realmente cuánto vale la empresa, debido a que todo es proyección o supuesto, la nota convertible es una deuda a una tasa establecida (normalmente baja) la cual al momento de que la empresa ya empieza a operar o a generar ingresos o cuando se haga un primer levantamiento de inversionistas institucional, tu deuda (Capital y los intereses acumulados) se convierten en acciones a la valuación que se determine en el futuro, menos un descuento x, esto hará que el dinero del inversionista, si la empresa tiene éxito, que se aprecie su inversión por arriba de cualquier deuda, recibiendo un premio importante. Para ambas partes se vuelve fácil de documentar ya que sólo se hace con un contrato, un contrato de préstamo con condiciones de cómo se convertirá en capital, no hay que gastar ni en valuadores, ni en notarios para iniciar y el emprendedor captaría a los inversionistas, que prácticamente les gustó la idea.

Cuando los inversionistas aportan cantidades importantes, muchas veces pueden requerir sillas en el consejo, es decir, estar involucrados en la toma de decisiones estratégicas, incremento de capital, entrada de un nuevo socio, venta, etc., entonces vas a requerir de su permiso. Existen algunos inversionistas que son pasivos y se van a sentar a ver cómo funciona el negocio, estos son los que prácticamente creen ciegamente en lo que presentaste o en el emprendedor.

Emprendedores, mis consejos, cuando necesiten levantar capital y meter nuevos socios:

1.- Es importante que el socio que metes en tu compañía, entre menos operativo sea, mejor.

2.- Cuando una empresa está en una fase Startup, sí necesitas consultoría pero también necesitas que te dejen las manos desatadas para poder operar, moverte y tomar decisiones. Si el inversionista quiere amarrarte mucho la toma de decisiones, no sólo las estratégicas sino también a nivel operativo, es peligroso porque te puede limitar el crecimiento.

3.- Si el inversionista quiere involucrarse en la toma de decisiones estratégicas muy puntuales, es válido y es inclusive sano.

4.- Entre menos socios tengas es mejor. Evita tener muchos socios, entre más socios tengas, más te estás diluyendo. Indistintamente de tu proceso de venta, te conviene aguantar lo más que se pueda con tus accionistas iniciales hasta llegar a un punto donde si realmente requieres realizar un levantamiento institucional y si valga la pena diluirte un poco más pero porque ya la empresa vale mucho más, en una fase inicial donde todavía no hay ingresos es carísima la dilución.