¿Estás cómodo? ¡Cuidado!

shutterstock_439431067“Si estás 100% cómodo, no te estás moviendo lo suficientemente rápido”. Esta es una frase que dijo Mike Cagney de SoFi, una de las empresas estadounidenses fintech más grandes del mundo, que se dedica a dar préstamos estudiantiles en línea.

Esta frase refleja la realidad de la rutina diaria y cómo solemos caer en zonas de confort, sobretodo cuando tenemos buenos resultados, las cuales son peligrosas para las personas y empresas. Cuando estamos en ellas, nos frenamos, nos confiamos, dejamos de observar y de hacer lo que nos llevó a tener buenos resultados.

Todos, en algún momento estamos buscando esa zona de confort, pero hay que entender que los negocios son animales vivientes, es decir, nacen, crecen, maduran y mueren. Gran parte de las empresas muere por no saber adaptarse a los cambios en su industria de las nuevas tecnologías o a los nuevos paradigmas. Pero no todos los negocios mueren, hay algunos que siguen sobreviviendo y actualizándose.

La realidad es que cuando eres emprendedor trabajas mucho, ganas poco y vives estresado. Durante el proceso de crecimiento buscas lograr ventas para consolidar el negocio buscando además una estabilidad económica. Lo anterior hace que seas muy creativo, busques mejorar los procesos que implementaste cuando eras emprendedor y crear tu propia estructura o equipo. Si esta etapa la ejecutas correctamente, te llevará a la maduración del negocio, donde empezarán a darse los números y lograrás utilidades, pero cuando ya cuentas con un poco de abundancia se generan las zonas de confort. Claro, provoca felicidad, misma que te distrae de los objetivos que te llevaron a estar ahí y generalmente eso hace que la empresa empiece a declinar.

Lo anterior lo podemos ver en grandes empresas que empezaron con mucha fuerza, pero cuando llegan a ciertos volúmenes de ventas, los dueños y emprendedores, inclusive los empleados empiezan a estar ausentes en el negocio y a operar sin visión, sino manteniendo las cosas, ya no están tan activos y genera que el servicio y la calidad de los productos decaiga.

Estar en una zona de confort se puede mantener por un periodo de tiempo, pero los competidores, las startups y las empresas que están creciendo empiezan a detectar las áreas de oportunidad de negocio y las aprovechan, por lo que si son suficientemente listos te van a quitar gran parte de tu mercado, y te van a hacer sufrir.

Esto aplica para todos, no solo para empresarios, emprendedores y directores, también pasa en los puestos de trabajo, en tu matrimonio y en todos los aspectos de tu vida.

Entonces, si estás cómodo, preocúpate. No te sientas cómodo, al contrario, siempre busca más. Cuando te sientas muy cómodo en la posición en donde estás, empújate a ti mismo para buscar el siguiente paso. No te quedes dormido. ​

Si estás cómodo, cuidado.

Una solución para la corrupción, ¿qué opinan?

shutterstock_86306050La corrupción en México es un tema del cual todos los mexicanos hablamos, nos preocupa y nos quejamos, pero a pesar del rechazo generalizado, es parte de la naturaleza de nuestro país. La corrupción existe a todos los niveles: desde el más sencillo entre las personas, con la cultura de “es mío si me lo encuentro” o el de no respetar una cola hasta la corrupción más conocida de los políticos, policías, burócratas y empresarios. En la elaboración de trámites, licitaciones o compraventa de acciones. La cultura de beneficiar a ciertas empresas o personas sesgadamente está permeada no solamente en México sino en gran parte de Latinoamérica y del mundo en general.

La corrupción es algo que como país nos duele, nos cuesta y muchas veces es la causa por la que no avanzamos como sociedad.

Una persona me planteó un punto de vista diferente: ¿qué pasaría si todo ese dinero  que el gobernador de Veracruz se robó o desvió,  en lugar de esconderlo y sacarlo del país para que no lo descubrieran, lo hubiera invertido en México abriendo empresas, construyendo y desarrollando? Actualmente los que desvían o roban dinero, son muy creativos para evadir los controles, las auditorias, al fisco, usando miles de estrategias pare enviar el dinero a Tomboctú, y cuando, en algunas ocasiones, finalmente los detienen en Panamá, Guatemala o Suiza, el dinero se congela en esas cuentas por años. ¿Qué pasaría si esos corruptos invirtieran el dinero que se robaron en el país en aspectos productivos y generando empresas?

¿Cuál sería el impacto real de ese desvío?, ¿México sufriría igual por ese robo? No estoy diciendo que esté bien robarse el dinero, pero no sería una mejor historia que contar y el impacto en largo plazo sería menos negativo.

Obviamente estas empresas iniciarán de una forma incorrecta, pero contratarían gente, la cual produciría, generaría valor y se reflejaría en la calidad de vida de las familias. Con dinero las familias invertirían en la educación de sus hijos, serían más ambiciosos, buscarían lograr más y en algún momento podrían crear sus propios negocios. Todo esto gracias al trabajo de una empresa que creó una persona que robó dinero del país.

De esta forma, se genera un círculo virtuoso, es decir, de una acción negativa se generaría un aspecto positivo para el país.

¿Cómo se puede solucionar la corrupción? Siendo más indulgentes si el dinero que robó una persona lo invirtió en empresas mexicanas. Tal vez sea la forma de controlar un aspecto que no se ha podido resolver en el país, que está permeando en la cultura mexicana y en todos los niveles socioeconómicos. , sin lugar a duda una idea loca, pero, es un punto de vista diferente, ¿qué opinan?

La ventaja de que México esté años atrás del resto del mundo

shutterstock_203691097En muchos sectores de México, parecería que estamos retrasados con respecto a otros países y un factor que lo evidencia aún más, es nuestra cercanía con los Estados Unidos. Este fenómeno se manifiesta en distintas industrias.

En el sector financiero donde el mundo está innovando de manera acelerada, llegan a México varios años más tarde, ejemplo que los bancos nos faciliten el acceso a nuestras cuentas vía celular, es algo que ya sucedió en otros países hace varios años y en México algunos Bancos -solamente Bancos- lo están implementando apenas, y lo venden como la gran novedad del siglo XXI. Incluso los sistemas financieros en otros países de Latinoamérica -que son los más parecidos a México- están más evolucionados y avanzados en cuestión de penetración que el sistema financiero mexicano, a pesar de su solidez y las utilidades que generan los grandes Bancos, cuando la mayoría de los sistemas bancarios en el mundo están reduciendo número de sucursales, por la misma penetración tecnológica, en México siguen creciendo el número de sucursales año tras año. En el tema de usos y costumbres de los consumidores hacia temas tecnológicos ocurre lo mismo. Por ejemplo, las compras por Internet y el uso de celulares como medio de pago ya es algo común en otros países, pero en México se percibe como un aspecto sumamente novedoso.

Todo lo anterior, como país, nos genera una gran ventaja a los empresarios mexicanos.

¿Por qué es una ventaja? Porque como empresario puedes predecir mucho más fácil qué productos pueden tener éxito y cuáles no, prever tendencias y elaborar escenarios de cómo se reflejarán en nuestra idiosincrasia. Si los empresarios están volteando a ver lo que está sucediendo en otras partes del mundo pueden, de cierta manera, predecir lo que va a suceder en México en los próximos años. Al hacer esto, nos da una inteligencia estratégica para ejecutar, actuar e invertir, lo que me preocupa es que a pesar de ello todavía ves muchas empresas, que a pesar de tener esta ventaja siguen sin voltear a verla y sin hacer nada al respecto.

Uno de los aspectos clave que todo empresario debe estar realizando de manera cotidiana y estructurada es estudiar las tendencias de la tecnología relacionada a su industria para estar siempre un paso adelante.

Un ejemplo para reflexionar referente a los usos y costumbres en el futuro, es lo que ocurre en San Francisco, California. Considerada una de las mecas del mundo de la tecnología empujada por Silicon Valley -donde están las mayores empresas de tecnología y redes sociales como Facebook, Twitter, Salesforce, Linkedin y Google-San Francisco está impactando y cambiando nuestro mundo, por lo que analizar el comportamiento, la idiosincrasia, la cultura y el estilo de vida de su sociedad nos da una idea de las tendencias actuales de hacia dónde estamos yendo como sociedad para detectar dónde invertir concretamente.

Por ejemplo, en San Francisco -a diferencia de otras ciudades- tener automóvil es mal visto, es decir, la gente tiende a trasladarse en bicicleta, usar transporte público o coches compartidos, por lo que poseer un auto no es lo de hoy, es visto como una decisión poco inteligente.

Esto mismo, lo vamos a ir viendo en otras ciudades, porque el tráfico se encuentra en un nivel insoportable, genera mucha contaminación y se invierte demasiado tiempo. Como respuesta a esta situación han surgido los coches autónomos. Hoy en día ya hay varios autos UBER con piloto automático, operando sin la necesidad de un conductor, ya no es una película de ciencia ficción, es una realidad y eso ira creciendo poco a poco. Otro ejemplo, Airbus ya anunció el desarrollo de aviones autónomos, que definitivamente cambiarán la manera en que nos hemos viajado los últimos 50 años.

Con este cambio, las agencias de coches, distribuidores y proveedores de la industria automotriz deben empezar a replantear su negocio y enfocarse hacia las nuevas tendencias.

Un ejemplo más, es la mentalidad de consumir productos healthy o saludables. Todo lo que es verde ayuda a mejorar el mundo, cuidar el planeta y la salud, por lo que los alimentos no sanos, como las grasas, y comida chatarra ya no son tendencia.

También,  en San Francisco, la vestimenta de los empresarios que han desarrollado tecnología es juvenil e informal. Un directivo se viste igual que otro empleado, por lo que no hay una etiqueta de vestimenta o comportamiento que los diferencie, lo cual genera un mundo más libre, transparente y comunicativo, ya que las personas pueden dialogar sin importar el lugar del organigrama que ocupen.

En San Francisco las personas están más enfocadas al emprendimiento y menos a un mundo corporativista, inclusive las grandes empresas como Google, (uno de los mejores lugares para trabajar calificado por Best Place to Work) la gente labora para la empresa, pero también busca emprender, por lo que no se generan carreras de largo plazo ni lealtad de por vida hacia la compañía, ya que las personas ingresan a laborar para aprender, desarrollarse y posteriormente emprender. Por lo tanto, el emprendimiento se convierte en un motor constante y la preparación se hace hacia las tendencias de las nuevas empresas, como tecnología, innovación y programación.

Entonces, las carreras tradicionales que han sido exitosas en los últimos 50 o 100 años –Ingenierías, Contabilidad y Arquitectura- tienden a desaparecen para ser sustituidas por nuevas carreras.

Imaginen un mundo donde los coches autónomos no sean una novedad y los aviones con pilotos autónomos sean cotidianos. ¿Qué va a pasar con toda la gente que vive de manejar vehículos o aviones? Claramente, las empresas van a requerir una nueva serie de talentos, por lo que la gente que tendrá trabajo será la que se prepare hacia las nuevas tendencias, de eso dependerá el éxito laboral y las universidades tendrán la tarea de preparar al talento futuro.

La clave del éxito de una ciudad va a ser la capacidad que tenga de desarrollar talento. Y créanme, no importa el proteccionismo que cualquier gobierno quiera imponer o las huelgas que los sindicatos quieran hacer, el mercado manda siempre y por más resistencia al cambio que exista, éste siempre llega. Se puede retrasar, pero no se puede luchar contra lo inevitable.

La historia nos demuestra lo antes mencionado. Observa lo que está pasando en otros países y llévalo hacia tu negocio porque vas a poder tomar decisiones muy inteligentes, basadas en los productos que ya están siendo probados en otros lados del mundo. Sé el primero en hacerlo en México. Es posible que algún día México vaya a la cabeza.

 

¿Por qué las PyMES normalmente tienen maquinaria vieja?

shutterstock_544774825¿Por qué en muchas empresas -y sobre todo en PyMES- encuentras maquinaria vieja? ¿Por qué muchas no modernizan sus equipos con tecnología de punta?

En los últimos 20 años, por el trabajo que desempeño, he visitado empresas grandes, pero principalmente PyMES de todo tipo, no sólo en México, sino también en China, Estados Unidos y Latinoamérica. Un aspecto que detecto en la gran mayoría de las PyMES mexicanas es que a pesar de que invierten en tecnología -ya que adquieren máquinas nuevas- conservan maquinaria muy vieja, la cual sigue funcionando aunque ya no esté en las mejores condiciones.

Lo antes descrito, no ocurre en empresas grandes ni fuera de México, ya que por ejemplo, en China, las fábricas cuentan con máquinas con tecnología de punta, y qué decir de un país de primer mundo, donde es muy raro encontrar maquinaria vieja en las plantas de fabricación.

¿Por qué sucede eso en las empresas PyME de México? Recordemos, son el 99% de las empresas en el país. Las razones principales son:

1.Tendemos a aferrarnos a los fierros. Normalmente, los empresarios compramos la maquinaria para utilizarla hasta que deje de funcionar. Desde el fundador hasta la tercera o cuarta generación se sigue utilizando la misma maquinaria.

Poder comprar esas máquinas en el pasado costaba mucho dinero y esfuerzo. Los créditos eran escasos, por lo que la adquisición de activos era una tarea complicada. Entonces la toma de decisión de comprar nueva tecnología era difícil, porque el costo del activo tenía que salir de las utilidades de la compañía y si consideramos que las PyMES son empresas naturalmente familiares, la decisión de invertir en tecnología afecta el sustento de la familia directamente. Por lo tanto, el tomador de decisión tiene un conflicto de interés natural, porque debe decidir si compra la maquinaria –la cual le generará más utilidades futuras- pero esto puede generar estrés en el hogar en el corto plazo. Por lo que al final  muchas veces ganan las decisiones a corto plazo y con poca visión. Esa es la realidad e idiosincrasia del empresario mexicano.

2.Miedo a la deuda. Hoy en día las PyMES pueden obtener créditos de manera sencilla. En los bancos sigue siendo complicado, pero el sector financiero no bancario –como las SOFOMES- que se ha desarrollado para atender a las PyMES, hacen que cualquier negocio pueda acceder al financiamiento, el cual es una forma de adquirir tecnología con dinero de otro. Sin embargo, el miedo a la deuda provoca que los empresarios regresen a costumbres de antaño en donde los que vivieron y sufrieron una crisis, como las devaluaciones no querrán tener deudas. Por lo que se sienten más poderosos cuando compran de contado, aunque financieramente sea una mala decisión, porque creen que cuesta menos, pero en realidad siempre cuesta más.

3.El producto financiero ideal para financiar tus activos no es el crédito sino el arrendamiento. A pesar que existen varias arrendadoras en el país y que el arrendamiento es cada vez más común, la realidad es que hay muy poca penetración de este producto a nivel industrial, ya que el arrendamiento se ha enfocando a vehículos y no a maquinaria. Sin embargo, el arrendamiento es el producto ideal para adquirir tecnología. En lugar de comprar una máquina que en ciertos años será obsoleta cuando surjan nuevas tecnologías y tengas que rematarla como fierros, el arrendamiento te permitirá actualizar tu equipo, ir de acuerdo a los avances y tendencias para poder competir globalmente.

Para que tu producto sea más competitivo y puedas producir más por hora, debes pensar en el arrendamiento, no como un producto financiero para al final conservar el activo sino para rentar una maquinaria y en un plazo de tiempo cambiarla por nuevas tecnologías. Por medio del arrendamiento, pagarás más pesos, pero sin descapitalizarte. El pago será por medio de rentas, las cuales puedes cubrir con las ganancias de la producción y en el momento que decidas cambiar la maquinaria, no sufrirás por tener que desembolsar una gran cantidad de dinero.

La mentalidad de los empresarios tiene que cambiar, ya que en ocasiones, el arrendamiento lo comparan con un crédito y se preocupan por el valor residual; sin embargo, el arrendamiento no es un crédito sino la renta de un activo que no vas a conservar como fierro viejo, sino que lo vas a cambiar por fierros nuevos.

Ese es el pensamiento de los empresarios de primer mundo, por eso, en sus empresas, siempre hay maquinaria moderna. Esto no quiere decir que tengan mucho dinero o que sean más ricas que las empresas mexicanas, simplemente utilizan los productos financieros de una manera más inteligente.

Indistintamente de los cambios, la tecnología permite hacer más con menos espacio, es decir, ocupar menos espacio para producir más y la única forma de lograrlo es con innovación, tecnología y cambios en los procesos.  Además, el arrendamiento tiene varias ventajas fiscales, ya que ayuda a reducir la carga impositiva de impuestos lo cual genera un benficio.

Si tuviéramos PyMES sanas, modernas, que puedan competir y producir un mayor volumen ocupando menos espacio, serían más eficientes y provocaría que el país fuera más competitivo y tendríamos una mejor industria.

¿Qué vale más un Ferrari o un taxi?

shutterstock_520475236¿Qué vale más? ¿Un Ferrari o un taxi? La respuesta lógica y obvia es la primera opción, ya que vale miles de dólares, mientras que el taxi puede ser cualquier vehículo. Esta es la forma como pensamos: de una manera consumista y creyendo que las cosas valen por lo que cuestan. Efectivamente, esta es una forma de valuar las cosas, pero tenemos que cambiarla, porque cuando hablamos del valor, lo relacionamos con la cantidad de dinero que se desembolsa para adquirir un bien y no con el valor que ese bien puede generar.

En el caso del Ferrari, desde el momento en que lo adquiero, deja de valer la cantidad que pague por él. Ese dinero cada día tendrá un valor menor, el Ferrari es una inversión y tiene una valuación negativa, porque cada día vale menos, hasta el momento  en que prácticamente no valdrá nada y esto se debe a que el Ferrari, por sí solo no produce nada, lo único que genera son costos, gastos y depreciación.

En cambio, un taxi que cuesta poco dinero, cada peso que se invierte en él va a producir más dinero. Aún cuando los fierros del taxi van a valer menos, va a estar produciendo y generando dinero.  Entonces en la forma de valuar tienes que incluir la ganancia que se va a generar, por lo que si el taxi va a producir mucho más de lo que costó, su valuación es mucho mayor.

Esta mentalidad es la que muchas veces utilizan las personas para determinar si compran algo de contado o a crédito, utilizando un financiamiento o un arrendamiento. La comparación que hacen es que si lo compran de contado el costo será –por ejemplo- de 10 pesos, pero si es a crédito el pago será de 15 pesos. No obstante, si aplicamos el ejemplo antes mencionado con el Ferrari  y el taxi, si lo compro de contado me va a costar 10 pesos, pero ese dinero ya no lo voy a recuperar. En cambio, si lo adquiero por medio de un crédito o arrendamiento, voy a usar los 10 pesos de alguien más, los que voy a pagar no de manera inmediata, sino en un periodo de tiempo y el pago será mayor, es cierto, pero continuaré teniendo el dinero y mientras tanto mis 10 pesos, los puedo invertir en algo más.

En el dinero no se puede sumar como los números para tomar decisiones de inversión,  hay que incluir una fórmula diferente, que no sea nada más el precio final del artículo. Hay que entender que el dinero tiene mucho valor de acuerdo al uso que se le va a dar, y el dinero es más valioso en mi bolsillo para aprovechar otra inversión que invertido en los fierros de cualquier equipo, por lo que es importante considerar este aspecto para decidir si es conveniente pedir un crédito o un arrendamiento o comprarlo de contado.

¿Me compro un taxi o me compro el Ferrari?

Error básico al vender: Envíame tu presentación… Yo te busco

shutterstock_609147971“Mándame tu presentación por correo electrónico y yo te busco”.

Es el típico comentario que los ejecutivos de ventas normalmente reciben, pero generalmente no concretan citas con clientes, lo cual ocurre por errores básicos en los equipos de venta, ya que a menos que cuentes con la suerte de contactar a un prospecto en el momento preciso en que necesita tu producto o servicio, difícilmente se convertirá en un cliente. Por lo que ese correo electrónico, llamada o visita se sentirá como una distracción y la forma más sencilla de eliminar una distracción es parecer interesado para deshacerse del vendedor. Muy probablemente no revise la información que reciba.

El error básico en las ventas es que en todo momento queremos vender lo que hacemos. Cuando se contacta a un prospecto de cliente normalmente se le indican los años de experiencia de la empresa, el origen de la misma, los servicios que proporciona y los beneficios de éstos, por lo que el vendedor se pone a hablar como merolico.  Ese es un error muy común en un proceso de venta, porque las empresas no compran por comprar, cubren necesidades.

Lo que tienes que hacer es entender qué necesita tu cliente y cuáles son sus preocupaciones,  para ello, primero investígalo antes de hablar con él, ¿a qué se dedica?, ¿qué hace?, ¿dónde está?, teniendo esta primera información, entabla una comunicación con él y antes que nada realiza preguntas que te ayuden a conocerlo y entender sus necesidades, una muy buena y muy general es, ¿qué te duele o que es lo que más te preocupa hoy en día?,  esto siempre antes de presentar tus productos y servicios. Así, tú como experto de toda una gama de productos y servicios puedas enfocarte a ofrecerle la solución específica que consideres que le puede resolver su preocupación. Además, esas preguntas tienen que ser guiones de venta, para que el equipo de ventas o incluso cualquier persona que venda –sea el Director General o un ejecutivo- las conozca.

Pero si vas a realizar estas preguntas vía correo electrónico, es importante que consideres que los correos electrónicos normalmente son poco efectivos. Claro, en ocasiones funcionan, porque al mandar miles de mensajes, habrá algún cliente que su necesidad coincida con tu producto o servicio, pero no son métodos ideales.

Si tu única forma que tienes, es vía un correo, lo mejor es un correo personalizado, es decir, dirigido a una persona en específico, pero antes de enviar el mensaje debes estudiar a ese prospecto. No debes mandar el mismo correo a todos, las empresas tienen problemas y necesidades distintas. La clave para que abran tu correo, tanto si es individual como masivo, es que el asunto del mensaje -que es lo primero que lee la persona- sea tan breve y tan claro que le indique el beneficio por el cual debe abrirlo. No debe ser un mensaje de venta, sino de solución, que sea un no-brainer abrirlo. Pero ojo, no utilices frases demasiado trilladas como “incrementa 30% tus ventas”, aunque a cualquiera debería interesarle ese beneficio, aparece más como un engaño. Hoy en día los directores reciben muchos correos con mensajes similares y que borran automáticamente.

Un ejemplo del buen Seth Godin: si vas en la carretera y ves una vaca, no te llama la atención pues ya has visto muchas,  pero si ves una vaca morada, te va a llamar la atención al grado de detener el auto. Sin embargo, si mañana todas las vacas se vuelven moradas, las vas a dejar de ver otra vez y se van a convertir en adornos del entorno.

Debes ser creativo, trabajar y hacer los guiones de ventas, para que cuando un cliente te diga, “mándame tu presentación yo la reviso” identifiques qué hiciste mal en tu proceso de ventas. Ese es el mensaje más importante, porque en realidad no estás logrando cubrir sus necesidades, no te estás comunicando o no te está entendiendo, por lo que la probabilidad que compre tu producto o servicio es baja.

El México roto, pero…

shutterstock_615487772México es un gran país. Todos los mexicanos nos sentimos orgullosos de nuestra nación, sin embargo, tiene muchos aspectos rotos: la corrupción, el crimen, la contaminación, la falta de civilidad, el narcotráfico, la desidia y la obesidad; pero no podemos sentarnos a esperar que los políticos nos resuelvan todos esos problemas.

Indistintamente del resultado que se obtiene en cualquier elección, sin importar si preferimos el partido amarillo, rojo, verde o azul, la realidad es que debemos participar en las contiendas electorales para que el voto genere una voz.  Pero no se puede esperar que las elecciones solucionen o cambien el país, porque ningún político lo va a hacer, aunque se crea el mesías.

México es un país con muchas oportunidades y para que continúe evolucionando depende que nosotros, los mexicanos, hagamos la diferencia y dejemos de esperar que los gobiernos solucionen todos los problemas. No estoy diciendo que los políticos van a destruir el país, pero el cambio no va venir de parte de ellos, México tiene potencial para ser de primer mundo y no lo digo sólo por amor a la patria.

México tiene capacidad, no sólo para ser un país de grandes empresas oligopólicas o exportador de materias primas para los países ricos, sino para desarrollar y emprender. Somos un país con muchas ideas, pero nos falta iniciativa, como decía Henry Ford: “la visión sin ejecución es una alucinación”. Y eso es lo que nos pasa, somos un país soñador donde nos encanta estar proyectando y salvando al mundo con buenas ideas, pero nadie las ejecuta. Y es exactamente el emprendimiento la solución para nuestro México, más empresas significa más empleo, lo cual trae más sueldos, mejor calidad de vida y logra por ende mejor educación, mejor salud-pagada o gratis- y esto hace que estemos mejor preparados para competir y crecer. No me voy a dejar engañar por mentiras y promesas de políticos, no voy a querer estirar la mano para que me mantenga el gobierno y voy a querer producir más. Por lo que la única forma de lograr un mejor país en todos los aspectos es a través del emprendimiento.

En México, el 99% de las ocasiones la gente no emprende, justificándose principalmente porque no tienen dinero, pero esa no es la razón real, sino que es por miedo al fracaso y por desidia, preferimos nuestra zona de confort, preferimos seguir quejándonos de todo, porque dinero hay mucho ahí afuera, porque no nos atrevemos a salir y pedirlo, por ejemplo, a un fondo de capital privado o capital semilla, a instituciones financieras, en plataformas de fondeo colectivo, en  incubadoras, al INADEM o a cualquier otro de los cientos de programas que hoy existen para acercar el dinero a emprendimientos y buenas ideas de negocio. Inclusive, a los mexicanos nos da pena que los demás se enteren que pedimos prestado, como si eso fuera malo.

Pero la realidad es que el dinero ya no es un problema. México ha cambiado mucho, hace unos 5 años levantar 5 millones de pesos para una empresa o startup que estaba arrancando era una tarea bastante complicada, pero hoy existen muchos canales nuevos donde puedes encontrar dinero. Esto no quiere decir que el dinero llegue solo o que lo vas a conseguir en el primer intento, pero en este mundo globalizado tenemos la posibilidad de tocar puertas no sólo en México sino en el extranjero, porque fuera de México también existe interés por invertir en el país.

Una de las principales quejas que he escuchado de fondos de capital privado mexicanos y extranjeros, que quieren invertir en México, es que encuentran pocos proyectos. Es cierto que emprender tiene un riesgo y es más complicado que ganar una quincena, pero el emprendimiento no significa que no ganarás dinero. Al momento de realizar un levantamiento de dinero para una startup tienes que considerar que vas a tener un sueldo para subsistir –no para hacerte rico- de esta forma no tendrás que sacrificar tu quincena para vivir. Si queremos un mejor México entonces necesitamos más empleo, más riqueza en las familias, más consumo -y no del que prometen los politicos y medio regalan a veces- lo que necesitamos es emprender más. El gobierno puede ayudarnos con leyes que faciliten los procesos pero no va a ser el que resuelva, sino nosotros y cada día es más fácil.

Entonces, emprende; esa idea que tienes, ejecútala. No dejemos a México roto.

¿Por qué los futbolistas ganan más que los empresarios?

shutterstock_431362573Casi todos los deportistas de alto rendimiento ganan mucho dinero, incluso más que la gran mayoría de los empresarios. Esto también sucede en ciertas profesiones como los médicos, que generan ingresos, mayores al promedio de los empresarios. No quiere decir que no haya empresarios que ganen más que los futbolistas y que los médicos, pero en términos generales sí hay una ganancia individual mayor en ciertas profesiones.

¿Pero por qué sucede esto? Es muy sencillo. Sólo producen cuando están ahí, es decir, el futbolista sólo produce cuando está jugando, por lo que si deja de jugar, va a dejar de generar ganancias. Además, la vida productiva de los deportistas es muy corta, por lo que a cierta edad –todavía jóvenes- se tienen que retirar. Su generación de ingresos para mantenerse y llevar un estilo de vida, lo tienen que lograr en un periodo de tiempo corto. Por su parte, un médico normalmente produce cuando está operando o atendiendo pacientes y los que son exitosos crean organizaciones con otros colegas, pero realmente el que genera la ganancia en mayor escala es el del apellido famoso, por eso cobran grandes cantidades. En cambio, los negocios de los empresarios exitosos producen inclusive cuando ellos no están, porque son organizaciones productivas y rentables.

Esa es la gran ventaja de ser empresario. Sí, un futbolista y un doctor pueden ganar más –aunque en estas profesiones no todos son iguales y algunos pueden ganar más que otros- pero al final el empresario no depende directamente de su talento individual.

Las empresas en promedio generan más ganancias, porque pueden crear equipos, delegar, y desarrollar estructuras que no dependan de ellos, por lo que la clave de éxito de cualquier empresario es crear equipos de trabajo que funcionen y sean eficientes. Mi recomendación es que contrates talento que te aporte y que genere valor, porque eso va a pemitir que tu negocio funcione sin la necesidad de tu talento o incluso, lo puedas transmitir generación tras generación. Por lo anterior, es importante que sigas las siguientes reglas:

1.Contrata talento. Debes tener claro que el talento no siempre es lo más barato, pero no definas a quién contratar sólo por el sueldo sino por lo que aportan a tu empresa.

2.Desarrolla procesos de contratación. Normalmente el proceso de reclutamiento no es una ciencia perfecta, es complicado. Los candidatos se están vendiendo para conseguir el puesto, por lo que un buen vendedor te puede engañar y es fácil equivocarse de persona en este proceso. Por eso te recomiendo que seas lento reclutando y rápido despidiendo si detectas que te equivocaste en el reclutamiento, así hasta que logres encontrar a las personas talentosas, es decir, compara y analiza para tomar la decisión de quién es el mejor candidato. Pero como te puedes equivocar, sé muy rápido para sacar, cuando el talento no funciona.

3.Aprende a delegar. Para que tu empresa funcione, es importante que tú, como líder y empresario, no quieras hacer todo, sino que aprendas a delegar, no se trata sólo de aventar tareas a tu equipo sino capacitarlo y ayudarlo. Esto requiere tiempo ya que puede ser un proceso lento, pero ayudará a mejorar el desempeño de tu personal y generar pasión por el negocio.

4.No quieras controlar todo. Aunque tengas un equipo talentoso, nunca vas a ser tú, a veces eso es complicado cuando se trata de toma de decisiones que pueden afectar a tu negocio positiva o negativamente, por lo que tienes que aprender a ser paciente, no quieras tener siempre la razón, empuja a que tu equipo tome decisiones, y que te diga cuando no esté de acuerdo contigo. Las opiniones diferentes generan riqueza en las decisiones y en las proyecciones de un negocio. Por lo tanto, no quieras controlar todo, deja que tu equipo se equivoque, proponga y actúe. No hay peor error que un empresario que no permite que su talento demuestre su talento, ya que tu equipo puede caer en una zona de confort porque tú tomarás todas las desiciones.

Desarrolla equipos de trabajo, para que la empresa no dependa solamente de ti.

Contado, crédito o arrendamiento, ¿qué te conviene más?

shutterstock_583347337Como empresarios, nuestra tarea es contar con activos (equipo, maquinaria, mobiliario, etc.) para cubrir las necesidades de nuestros clientes  y para que todos los empleados puedan desempeñar sus funciones de forma correcta. Existen diferentes opciones para adquirir activos en las empresas: contado, crédito y arrendamiento.

El pago de contado es en el que simplemente adquieres el activo de manera inmediata pagando el total de su valor y pasa a ser de tu propiedad Este pago se basa en la liquidez que tengas en tu empresa.

El crédito es el derecho a disponer de un dinero ajeno o capital a cambio de un interés, pagando capital e intereses en un plazo establecido. En el crédito, el activo sólo sirve de garantía del mismo, por lo que eres dueño del activo pero te dan la propiedad hasta el último pago.

El arrendamiento es donde pagas una renta por el uso del activo. Al final, puedes regresar el activo o comprarlo a un valor descontado a la arrendadora pagando su valor residual o depreciado. El activo es propiedad de la arrendadora y el contrato te concede el derecho del uso durante un plazo forzoso -normalmente en las rentas- se incluyen algunos rubros como accesorios, seguros, comisiones, trámites, tenencias, etc.

Pero ¿cuál es el más conveniente para mi empresa?

Depende de los gustos personales o de la estrategia de flujo y fiscal de las empresas. A continuación, analizo las ventajas de cada opción de acuerdo con algunas recomendaciones realizadas por la CONDUSEF.

Conviene que sea de CONTADO cuando:

  1. No te gusta deber dinero.
  2. Te sobra el dinero.
  3. No te gustan las finanzas o no las entiendes y en lugar que el dinero trabaje para ti, prefieres no complicarte la vida.
  4. Normalmente no tienes nuevas oportunidades de negocio o inversión.
  5. Puedes negociar un mejor precio con el proveedor directamente.
  6. No te gusta hacer estrategias fiscales, te gusta pagar impuestos sobre tus utilidades, ya que tu activo se depreciará bajo normas contables no comerciales.
  7. El mantenimiento y las modificaciones del activo es voluntario lo puedes o no hacer, ya que el riesgo que se descomponga o deteriore es tuyo.

Conviene que sea de CRÉDITO cuando:

  1. Quieres que el activo sea tuyo, pero no te sobra capital y prefieres aprovechar el dinero de alguien más para lograr adquirirlo.
  2. No te preocupa el apalancamiento de tu empresa
  3. Te gusta hacer pagos anticipados. De inicio, el crédito siempre te requerirá un enganche, normalmente es arriba del 25% y en la vida del crédito te gusta poderlo pagar anticipadamente.
  4. Normalmente no usas estrategias fiscales, para reducir tu cargo de ISR.
  5. Eres una persona física y no declaras impuestos o no los pagas directamente.
  6. Te gusta tanto el activo y piensas conservarlo para dejárselo a tus nietos. Quieres sentirte dueño de los fierros, por lo que es muy buena opción para los que les gustan los autos que se van a convertir en clásicos.
  7. Lo quieres modificar. Recuerda que tú eres responsable del mantenimiento del activo y no lo puedes modificar. Si te gusta personalizarlo, cambiarle su apariencia y ponerle equipo especializado esta es la opción correcta para ti.

Conviene que sea con un ARRENDAMIENTO cuando:

  1. Te gusta el olor a nuevo, es decir, quieres que tus autos, máquinas, equipo de cómputo se mantengan al día, ejemplo, te gusta cambiar tus autos cada 2 o 3 años, modernizar tu maquinaria cada 3 o 5 años, o tu equipo de computación cada 1 o 2 años.
  2. No te gusta pagar enganches ni pagos anticipados altos. Dependiendo de la institución podrías arrancar el arrendamiento sin enganche o pagos anticipados. Aunque en la práctica se pide algún depósito de garantía que normalmente no supera el 10% del valor del activo.
  3. Quieres que tus pagos mensuales sean lo más bajos posibles. En arrendamiento los pagos son más bajos que en crédito, porque sólo representan la depreciación que el activo sufre durante la vigencia del contrato y no el costo total del activo.
  4. Quieres que el costo del mantenimiento sea bajo, ya que cuando el activo es nuevo normalmente sus costos son bajos. Esta es una buena opción para personas que no conocen mucho de mecánica y odian el trato con los talleres.
  5. No estás seguro que quieras quedarte con el activo, y prefieres decidirlo al final del contrato y no al principio.
  6. Te gusta pagar una renta en vez de pagar el valor del activo.
  7. No quieres apalancar a la empresa, ya que el arrendamiento no se registra en el pasivo de la compañía debido a que es un contrato de rentas.
  8. Aunque pagas tus impuestos, haces estrategias fiscales legales que te ayudan a reducir tu carga de impuestos. El impacto directo en la reducción de pago de impuestos puede llegar hasta el 40%.
  9. Te gusta mantener tus activos en buen estado. La arrendadora te va a obligar a tenerlos en buenas condiciones

Consejos al comprar de contado, sacar un crédito o arrendar:

  • Siempre busca las ofertas y compara.
  • Cuando hagas tus cálculos de cuánto cuesta cada opción, no es comparable el crédito y el arrendamiento, porque la idea del arrendamiento es que no quedarte con el activo, sino modernizarlo, la única decisión de comprarlo es porque le vas a ganar si lo vendes.
  • El dinero más valioso y que más te cuesta es el que está en tu bolsillo, el que es líquido, el que está en tu cuenta de banco, porque el hecho de gastarlo te cierra la oportunidad de invertirlo en más cosas, y aunque no veas un costo claro, no tener la capacidad de tomar una oportunidad, se vuelve mucho más caro que la tasa más alta del mercado, por eso no debes de comparar sólo la tasa y el costo total.
  • La formalización de un crédito o arrendamiento siempre debe hacerse mediante un contrato. Lee todos los detalles del contrato, identifica en especial los gastos que te corresponden.
  • Busca activos que mantengan su valor en el tiempo del contrato.
  • Siempre en la compra de un activo evalúa los costos de mantenimiento, las garantías y el servicio postventa.
  • Si piensas adquirir el activo al término del plazo de arrendamiento, pregunta desde un principio el monto que deberás cubrir al finalizar el contrato, ya que usualmente el costo residual es mucho más alto que las mensualidades, aunque casi siempre es más bajo que el valor en el mercado.

¿Qué se está disputando en las Elecciones del Estado de México?

elecciones¿Por qué todos los mexicanos tenemos que voltear a ver qué sucede en las elecciones del Estado de México? Esta no es una entrada que busque convencer el votar por algún partido, ni de temática política, es un análisis de nuestro país, de lo que está pasando y lo que tenemos que hacer como mexicanos.

Sin importar si eres empresario, emprendedor, empleado, desempleado, hombre, mujer, nivel socioeconómico alto, medio o bajo, ni la entidad en la que vivas, el Estado de México representa un aspecto importante para México y su futuro.

El Estado de México es la entidad con mayor porcentaje de población, ya que en ésta habita el 14% de los mexicanos del País, por lo que concentra la mayor cantidad de mexicanos. Es el estado con mayor número de industrias, empresas y comercios;  el segundo con más tiendas de menudeo y el que aporta más al PIB de México. Además, recauda la mayor cantidad de impuestos para el gobierno y recibe más recursos por parte de la Federación.

El promedio de edad de los mexiquenses es de 27 años, por lo que la gran mayoría se categoriza como millenials, el 64% de la población es mayor de edad en rango productivo. Es uno de los estados con menor índices de vejez, menos del 7%. También, sus índices de migración son relativamente bajos en comparación con otros estados. Es el estado con más usuarios activos en redes sociales, por lo que no utilizan los medios de comunicación tradicionales.

Por otro lado, en el Estado de México el 49% de su población se encuentra en pobreza y el 8% está en pobreza extrema, a pesar de tener sus índices de industrialización, es el Estado con más desempleo, mayor índices de criminalidad, feminicidios, homicidios y robo de vehículos; el segundo con más secuestros y ejecuciones.  El 15% de sus niños entre 5 y 11 años padecen obesidad.

Estas estadísticas económicas y de recursos son las razones por la que los políticos están peleando tanto ganar las elecciones, pero es un estado con grandes retos. Sin embargo, lo que ocurre en el Estado de México puede considerarse como una radiografía bastante cercana de lo que sucede en todos los aspectos del país. A diferencia de otras contiendas electorales, un aspecto importante que vemos en estas elecciones es la fuerza de una nueva generación de jóvenes que entraron a edad electoral, que están viviendo y desarrollándose en un mundo globalizado y conectado a las redes sociales.

Todos en México estamos hartos de la corrupción, cansados de la indiferencia de unos y de la apatía de otros, algunos no soportan los mensajes populistas y  mesiánicos y otros los escuchan como si fueran mensajes del mismísimo Dios, todos queremos un país mejor, más productivo y con más empleo. Ya nadie le cree a los políticos, tal vez porque vemos cómo engañan o manipulan comprando votos con despensas o dinero, tal vez por que los vemos prometer cambios con estrategias que se usaban en los 60’s y 70’s, o simplemente por que no vemos cambios tangibles, o porque nada más dicen lo que la gente quiere oír, pero cuando cambian de audiencia se contradicen, todos prometen que ellos no son corruptos y que los malos son los otros, pero al final todos viven del mismo sistema corrupto.

Estas elecciones van a mostrar si realmente la población está cambiando y si la generación de los millennials empieza a hacer la diferencia en la dirección del país. Lo que ocurra en el Estado de México, definirá los caminos que podremos seguir como País en las próximas elecciones del 2018 o pondrá claro a los mexicanos que debemos despertar de la apatía si queremos un Mexico diferente.

Obviamente los políticos y partidos están luchando con todo por ganar. Pero hay que entender que los políticos no están ahí por amor al País, los políticos tienen una forma de vida, de sustento y de negocio. Algunos son más innovadores o comprometidos que otros, pero en ningún caso existen milagros ni los mesías.

Hace poco tiempo, México se unió en contra de Trump y sus acciones, porque la información en redes sociales y en medios de comunicación constantemente nos mostraba la realidad de una persona que por un lado decía una cosa y por otro lado hacía otra. Sin embargo, los votantes estadounidenses no alcanzaron a analizar claramente la situación, estaban tan cansados del régimen que gobernaba que buscaron el cambio y ahora están viendo las consecuencias de su voto.

A los pobladores del Estado de México los invito a que en estas elecciones voten de manera inteligente. No promuevo candidatos o partidos, pero estoy convencido que si nos informamos sobre los candidatos, de su pasado, sus posturas, sus declaraciones y sus escritos podremos darnos una idea más clara de por quién estamos votando.

Síganlos un tiempo en redes sociales, se sorprenderán que al hacerles preguntas muchos sí contestan. No sólo vean anuncios de campaña, esas están estudiadas y buscan convencer fácilmente.  No voten por el candidato que les compre el voto por $1,500, que los favorezca en un negocio o con apoyos sociales. Para que México cambie todos debemos aportar y eso se logra emitiendo un voto responsable y educado, es decir, habiendo estudiado al candidato.

Pero si el resultado que se logra en estas elecciones es lo mismo o no estamos contentos con ello, no nos conformemos diciendo que así es México, debemos ver qué podemos hacer. Necesitamos un México productivo, más empresas para que haya más empleo y la gente no quiera irse a Estados Unidos a buscar el sueño americano. Si el Gobierno de Estados Unidos nos quiere arrebatar el TLC, que no nos preocupe, porque somos un país con una economía interna fuerte.

Como empresario, busca superarte, lucha por ser mejor, por generar más empleos, abrir empresas y ser mejor en tu trabajo. El voto es importante, te invito a que lo realices informándote. No importa el color por el que votes sino que seas inteligente, respaldes correctamente tu decisión y presiones al político que resulte ganador para que sepa que lo estamos observando y que le vamos a exigir. Los políticos son los empleados de toda la población y tienen que hacer lo que la mayoría de la gente quiera que se haga, no lo que a sus amigos, compadres o familiares les convenga más.